ARAGON: Agua de Norte a Sur

jun 29, 2008 by     6 Comments    Posted under: Autocaravana, Deportes, Eskapadas, Kayak, Trekking

Cuando planeas una ruta y esta empieza a tomar forma, comienzas a deleitarte con mil escenas que ansias ver, pero como a veces las rutas también son caprichosas, te das cuenta que en vez de llevar tu las riendas, son ellas quien toman vida propia y tu simplemente te dejas llevar. Pues bien esto ha sido lo que nos ha sucedido con esta pequeña aventura.

Salimos ya tarde e hicimos noche en Playa Llarga (Tarragona). Por la mañana comenzamos nuestra ruta hacia “Beceite”, una localidad de la provincia de Teruel junto al río Matarraña, en las proximidades del límite de la provincia de Tarragona. Su pintoresco casco urbano se halla ubicado en la falda de la Reserva Natural de los Puertos de Beceite, a 579 m. de altitud. Pero esta vez, nuestro empeño no estaba en visitar iglesias, o disfrutar de la arquitectura, esta vez buscábamos “Naturaleza en Estado Puro” y eso fue lo que encontramos.

Verdaderamente hacia un calor de justicia, pero cuando comenzamos a vislumbrar “El Parrisal”, de pronto se nos olvido todo lo demás. Decidimos dejar a Suny aparcadita en un lugar bien sombreado, para que Gish no se achicharrara, y lo hicimos en un espacio tranquilo cerca de las impresionantes Piscinas Naturales que encontramos a nuestro paso. El Parrisal es un deslumbrante paraje que encierra los secretos más bellos y salvajes de la flora y fauna ibérica, y que consta de una reserva de Cabra hispánica.

Comenzamos nuestro recorrido equipados con calzado cómodo que nos permitiría hacer nuestra escapada, ya que el recorrido dura aproximadamente 3 horas, por terrenos que a veces se hace bastante difícil transitarlos. También nos pertrechamos de zapatillas de río, bañadores, y bocadillos, ya que se nos echaba la hora de comer encima.

RECORRIDO

Al punto de inicio, se llega perfectamente con cualquier vehículo, desde la localidad de Beceite, por medio de una pista que lleva al merendero, y a la zona recreativa del Mas de Lliviá. El recorrido comienza atravesando diversas pasarelas de madera, sobre las aguas del Matarraña, apoyadas en la propia roca que encañona el cauce.

Una vez que desaparecen estas pasarelas, también lo hace el camino y es preciso andar con bastante cuidado para no mojarse, hasta llegar a un ensanchamiento del río, donde el sendero se abre entre juncos.

De este modo vamos a llegar al “Estrecho”, donde las paredes caen a plomo sobre el cauce. Entonces para seguir remontando el curso es necesario cruzar varias badinas, hasta que una más profunda nos introduce en la parte más espectacular de la garganta. A partir de aquí el río se va ensanchando y el sendero va entre los matorrales cambiando de orilla en diversas ocasiones para ascender por último entre praderías, hasta llegar a la Font del Teix, el lugar de nacimiento del río Matarraña.

La excursión al Parrisal de Beceite, no se puede considerar una práctica alpina, sin embargo recorrer el tramo alto del río Matarraña supone todo un deleite para los sentidos, apreciando las curiosas formas de su modelado fluvial.

A lo primero íbamos jugueteando con el agua, saltando por las rocas, recorriendo las barandas de madera que están a lo largo de algunos tramos, disfrutamos como niños. Pero la cosa se comienza a complicar, la primera subida hay que hacerla a través de un tramo entre rocas y una pequeña cascada, con lo cual ni cortos ni perezosos nos cambiamos las botas por las zapatillas de río, y tiramos hacia arriba, no sin varios resbalones a nuestro paso.

Nos imaginábamos la excursión bonita, pero era mucho mas que “bonito”, fuimos disfrutando de todos los recovecos, de todas las mini-piscinas que encontramos con unos colores verde turquesa que quitaban el aliento, pero todavía nos faltaba encontrar a las “mamas” de las pequeñas piscinas, y no tardamos mucho en que la primera nos enseñara su carta de presentación.

Encontramos personas tirándose en picado desde las barandas al abismo verde que se habría ante nuestros ojos. Nosotros lo intentamos, pero el agua estaba tan gélida que no hubo manera de disfrutar de ese placer, y mira que hacia calor…!!!!

Decidimos hacer una paradita, bien merecida y dar buena cuenta de nuestros bocadillos, que ya a esa hora nos resultaron deliciosos. Después de tener el estomago lleno y de charlar animadamente con otra pareja que nos encontramos en las piscinas, seguimos nuestro recorrido.

De vuelta íbamos bastante cansados, pero disfrutando a tope de esta maravilla, del sonido del agua chocando con las rocas, de los olores increíbles que nos llegaban por todos lados, de las sonrisas cómplices de la gente, de los colores verdosos de este increíble entorno. Aun así todavía nos quedaba un trecho bastante grande de vuelta, y las fuerzas comenzaban a flaquear. El calor apretaba de lo lindo y cuando por fin conseguimos llegar a nuestra AC, nos bebimos un batido de chocolate “fresquito”, que nos supo a gloria. Descansamos un momento y nos pusimos otra vez en marcha.

FICHA

Emplazamiento: Puertos de Beceite
Duración del recorrido: 3 horas 30 minutos
Época aconsejada: Todo el año
Nivel: Para senderistas y montañeros entrenados

Nos volvemos a poner en marcha con Suny y comentando en todo momento lo que hemos vivido durante la mañana, ponemos dirección a nuestro siguiente destino que nos llevaría hacia el Mar de Aragón, ya que queríamos hacer Kayak. Pero como ya hemos dicho que esta ruta es la “Caprichosa”, de pronto nos encontramos un cartel bastante destartalado que nos señalaba lo siguiente, “El Salto” …

A nosotros nos comienza a picar la curiosidad, y como no, nos dirigimos a descubrir que es eso del salto, y madre mía, menos mal que somos curiosos por naturaleza, por que nos hubiéramos perdido otro de los “lugares”, que vas acumulando cerca del corazón.

Comentar que lo que nos encontramos nos dejo alucinados, el Salto es un regalo para los amantes de los espectáculos puros, un salto de agua de 20 metros de altura que ofrece el río Tastavins en el paraje de El Salto en La Portellada, localidad donde también destacan la montaña de San Pedro Mártir, Artigas y el entorno de la ermita de San Miguel. Pero como ya hemos dicho, íbamos buscando este otro espectáculo. Nos costo sudor y lagrimas llegar hasta allí con la auto, el Salto esta situado a 2,800 m. Por un camino de cabras que por momentos pensábamos no podríamos llegar, al final decidimos aparcar a Suny en un lugar sombreado y realizar el resto del camino a pie hasta llegar a el.

Con un calor sofocante, comenzamos a andar por aquel camino empedrado, sudando como pollos y con ganas de llegar, al final la decisión de dejar aparcada a Suny fue la mas acertada, por que un poquito mas adelante la cosa se complicaba aun mas. Después de recorrer un buen trecho a pie, de repente comenzamos a escuchar “el sonido del agua”, comenzamos a acelerar el paso, y después de cruzar el río por una zona de grietas o por un vado de cemento nos acercamos al impresionante precipicio de 20 metros, realmente da cosa hasta acercarte, pero en el fondo ves los colores turquesas de la piscina natural y se quitan todos los miedos.

Nos dispusimos a bajar hasta allí, como no, por otro caminito de cabras, hasta que conseguimos llegar hasta el, la estampa que nos encontramos fue maravillosa, y además tuvimos la suerte de encontrar muy poca gente. En esta ocasión probamos el agua, y vimos que aun estando fría, podíamos optar a un bañito.
Conrad no se lo piensa y es el primero en meterse, yo como soy mas friolera, me puse el neopreno y me metí de cabeza. La sensación fue indescriptible, el agua cristalina y de un verde profundo que te dejaba sin aliento, disfrutamos de este momento escuchando como caía con fuerza la cascada de agua que teníamos a nuestra espalda. Después del chapuzón nos quedamos un ratito mas contemplando todo aquello, hasta que nos secamos y volvimos a retomar el camino de vuelta hacia la auto, eso si mucho mas fresquitos.

Llegamos a la auto, nos cambiamos de ropa y nos volvimos a poner rumbo hacia el Mar de Aragón. Nuestro plan era pasar la noche en el Camping Lake Caspe y quedarnos en el hasta las 15,00 h del día siguiente, para ello hablamos con los propietarios que no nos pusieron ningún reparo para que lo hiciéramos sin pagar nada mas… Realmente es de agradecer, por que el camping estaba bastante concurrido.

Una vez colocada a Suny y ventilada, por que hacia un calor de mil demonios, nos fuimos a dar una vuelta. La razón para elegir este camping fue por su embarcadero, ya que al día siguiente queríamos hacer kayak. Ciertamente tenemos que decir que el Camping esta en un entorno privilegiado, ver atardecer en el embarcadero fue precioso.

Volvimos para preparar la cena, disfrutamos de la compañía de nuestros vecinos de parcela y después de un día agotador, decidimos acostarnos para poder estar en forma a la mañana siguiente.

El día vuelve a amanecer caluroso, pero nuestras ganas de kayak aprietan, nos disponemos a desayunar y una vez con las  fuerzas a tope comenzamos a inflar el kayak, después de un ratito, cargamos con el y nos dirigimos hacia el embarcadero.  En un rato estábamos navegando.

Es curioso como puede haber tantos tonos distintos de agua, el agua del Mar de Aragón nos recibió con un color casi anaranjado, era un placer poder surcar sus tranquilas aguas, deleitándonos con mil detalles, veíamos saltar peces a nuestro alrededor y como colofón teníamos los Monegros como paisaje de fondo, realmente no se puede pedir mas… “bueno por pedir, yo pediría una cámara acuática”, por que realmente para una enamorada de la fotografía como yo, era imperdonable no poder sacar instantáneas de todo aquello… Pero todo se andará!

Estuvimos un buen rato disfrutando de nuestra salida en Kayak, pero tampoco nos podíamos pasar por que teníamos la hora de salida a las 15,00 h y no queríamos quedarnos mas tiempo, por que aun faltaba mucho puente por delante y muchas cosas por hacer.

Dejamos que el Kayak se secara y mientras nosotros nos dimos un chapuzón en la piscina del camping, la mañana estuvo bien completita. Después comimos, recogimos, nos despedimos del camping y pusimos rumbo a nuestra próxima parada.

Abandonamos Caspe en dirección Zaragoza, para disfrutar de nuestra siguiente parada “La Expo de Zaragoza”, pero volvemos a lo caprichoso de la ruta. Llegamos a Zaragoza, le preguntamos a un amable policia por el camping que han habilitado para la Expo y muy amablemente nos explica como llegar. Una vez en el  nuestra sorpresa fue “Mayúscula”. El camping estaba completo, no creo que hubiera mas de 50 plazas para AC´s.  Van a hacer poco negocio con la poca previsión y visión de futuro que han tenido, pero realmente eso no fue lo peor…

Zaragoza a 40 grados a la sombra, y resulta que el camping no tiene ni una mísera sombra. Después de dar mil vueltas a nuestra cabeza y de tener claro que ni en el parking de la expo y ni el camping nos podíamos quedar, ya que la pobre Gish se hubiera “achicharrado”, decidimos cambiar de planes.

Echamos una mirada rápida al mapa y nos decantamos por poner dirección a Huesca y buscar otro camping cercano a algún otro pantano, y a poder ser con embarcadero, donde poder hacer otra salida en Kayak al día siguiente. El elegido fue el Camping La Mason Laguirre, junto a la recién reconstruida población de Ligüere de Cinca, a orillas del embalse de Mediano, cerca de Ainsa. Que deciros de aquella zona, a parte de que es espectacular, el embalse increíble, se perdía por sinuosos enclaves y el Monte Perdido como un lienzo que terminaba de dibujar todo el Paisaje. Allí pasamos la noche en un entorno realmente mágico.

A la mañana siguiente decidimos hacer una escapada para ver Ainsa y disfrutar de sus alrededores, una zona muy animada por cierto! Volvimos a comer y una vez descansados, volvimos a hinchar el kayak y nos fuimos hacia en embarcadero. Hay que decir que esta vez dicho embarcadero estaba bastante retirado y tuvimos que llevar el kayak con la auto para poder hacer la ruta, pero realmente mereció la pena el esfuerzo.

Comenzaba a soplar una brisa que no hacia presagiar el airazo que mas tarde se levantaría y que tanto trabajo nos daría a la hora de regresar. Introducimos el Kayak en las aguas esta vez, azuladas del embalse del Mediano, comenzamos a salir esquivando los árboles que estaban cubiertos por el agua después de la ultima crecida. Disfrutamos con todo el espectáculo, además de encontrarnos con un grupito de franceses que estaban también haciendo kayak. Pero realmente lo mas impresionante fueron las vistas del pueblo que se podían disfrutar desde el agua, otra vez eche de menos mi cámara de fotos. Estuvimos allí contemplando todo aquello, sin movernos dejando que el kayak llevara su propio ritmo y dejándonos acunar con las pequeñas olas que nos llegaban hasta allí, realmente era un remanso de paz, nada que ver con lo que nos encontramos a la hora de volver. El aire comenzaba a soplar con fuerza, y nosotros teníamos que hacer verdaderos milagros para poder remar con la fuerza suficiente para que el kayak avanzará, estuvimos un buen rato con el aire en contra hasta que en uno de los recovecos que hacia el pantano, de pronto ceso… Nos miramos nerviosos, y decimos acercarnos a una pequeña playita que había para pegarnos un bañito después de todo el esfuerzo.

Volvimos a poner el Kayak a flote y terminamos nuestro ultimo tramo hasta llegar al embarcadero, otra vez con mas viento, hasta que conseguimos llegar a la orilla. Estábamos muy cansados y sedientos, yo me quede con el Kayak y Conrad volvió a buscar la auto para poder trasladarnos a todos al camping y así poder descansar de todo lo acontecido.

Una vez en la civilización, nos dimos un merecido baño y dimos buena cuenta de una copiosa cena. Aún así nos sobraron fuerzas para ir a visitar el pueblo que habíamos visto durante nuestra escapada en kayak. Eran las 21,30 h de la noche y la luz ya era casi inexistente, comenzamos nuestra ascensión, por que … como “NO”, era todo cuesta arriba : – ) hasta que llevábamos un buen rato entre risas y bromas, andando, andando y andando y el pueblo no aparecía…

Realmente somos tan happys que no nos fijamos a cuantos km estaba el pueblo del camping, pero creo que debía estar a bastantes mas de lo que nosotros pensábamos. Después de reírnos un rato y decidir que lo mejor era volver, ¡Ya que no veíamos un pimiento!, y después de mas de media hora de bajada llegamos otra vez al camping. Nos tomamos algo fresquito y tras disfrutar los últimos momentos de la noche de San Juan, agotados caímos en la cama muertos de sueño.

El día siguiente era de vuelta, salimos sin prisas del camping, ya no había ninguna necesidad de correr, hicimos alguna paradita, pero aun así la ruta nos deparó una pequeña sorpresa mas… Estábamos comiendo tranquilamente en una Área de Tarrega cuando de pronto vino a hacernos una visita Josep- Sqz, que pasaba por la autopista cuando reconoció nuestra auto y decidió parar para charlar un ratito. La verdad que a veces estos pequeños detalles son los que hacen especiales conocer gente de este mundillo y poder compartirlos. Como se suele decir unos vienen y otros se van, nosotros terminábamos así nuestra ruta y el comenzaba la suya en esos mismos momentos, así es la vida.

Y poco mas, con este buen sabor de boca, hemos disfrutado de 4 días hiper intensos, volvemos con el cuerpo cansado, pero con las pilas cargadas a tope y con ganas de hacer muchos mas viajes.

6 Comments + Add Comment

  • Hola otra vez:

    Que buena pinta tiene la escapada, aunque tengo que confesar, que si lo hacemos nosotros, iremos mas de relax. Por que menuda paliza os habeis pegado.

    Las fotos chulisimas, y el relato muy divertido. la verdad que nos teneis enganchados.

    Saludetes.

    Maria y Bernardo.

  • Hola pareja:

    Encantado me he quedado con la escapada, dan ganas de cambiar la planificación de las vacaciones para adecuarlas a la ruta que relatais.
    Otra vez será, ya que en las próximas dos semanas nos subiremos a Galicia.
    En septiembre la realizaremos.
    Gracias por mostrarnos rutas tan interesantes.
    A disfrutar del verano

  • Hola a ambos:

    Mil gracias Maria por tus comentarios, me alegro mucho de volver a encontrarte por aqui, siempre es un placer volver a reencontrarnos.

    Apegao!!! Que alegria, la verdad que la rutilla ha estado muy divertida y sobre todo muy “Activa”, que era lo que realmente buscabamos. Aquella zona es preciosa, las piscinas naturales “Impresionantes” de verdad, y lo principal que es una zona que aun no esta demasiado masificada, y eso se agradece.

    Si al final os animais a hacerla en Septiembre y necesitais mas info, solo tienes que pedirla.

    Supongo que ya estareis con los mil planes para las vacaciones, nosotros tambien, liados diseñando la Ruta y viendo las posibilidades que nos ofrece los distintos sitios que queremos visitar. En fin, que esperamos que paseis unas Felices Vacaciones y disfruteis como “enanos”….

    Buenta ruta a ambos!!!

  • gracias por compartir, un bonito relato sin duda repetiremos tus pasos, con tu permiso me lo guardo para mi agenda del viaje, un saludo

  • buen plan para hacer en familia…gracias

  • Gracias Inmma y Kankel! La verdad es que son lugares muy recomendables para visitar en familia … eso si, preferiblemente en primavera o principios otoño si no quereis sufrir mucho frio o mucho calor1!!

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>