Los Monegros: Una noche en el Desierto Verde

sep 2, 2009 by     17 Comments    Posted under: Eskapadas, Lugares con encanto, Propuestas

Hacia muchísimo tiempo que Conrad venia hablando de Marruecos, que le gustaría visitar aquellas tierras y que le atraía mucho todo lo relacionado con el continente, especialmente su desierto, pero como no teníamos tiempo suficiente para poder hacer una escapada decente por aquellos lares, me estuve devanando los sesos intentando buscar algo parecido más cerca de casa.

Fue a mediados de Abril cuando planee algo muy especial con motivo de su cumpleaños, y por ello le monte una sorpresa que hemos disfrutado durante todo el fin de semana. Como era una pequeña locura, intenté ir dándole pequeñas pistas durante toda la semana para que se fuera preparando para lo que se le venia encima. Lógicamente su nerviosismo fue aumentado según se acercaba el viernes.

Mi plan comenzaba el sábado a las ocho de mañana en punto, cuando sonaría el despertador que seria nuestro pistoletazo de salida para esta aventura. Nos levantamos nerviosos, y durante el desayuno le di un mapa en el que tenia señalada parte de nuestra ruta. Hasta que no llegáramos al destino él no sabría realmente donde íbamos a ir por lo que nos pusimos en marcha sin que él supiera exactamente a donde nos dirigíamos. Exactamente 370 kilómetros separaban Barcelona de nuestro destino ubicado en la provincia de Huesca, con lo cual teníamos una buena tirada hasta llegar allí. Nos armamos de paciencia y después de algo mas de tres horas de viaje llegamos a nuestro destino, “El Aeródromo de Tardienta”, ubicado en pleno desierto de los Monegros. Con cara de no entender nada, Conrad me miraba de reojo con una risilla nerviosa y cara de circunstancias, temiéndose que a pesar de su miedo a las alturas la desaprensiva y malvada bruja de los vientos (o sea yo) ;-) le hubiera planeado algún vuelo en una de las avionetas que allí se encontraban.

Salí del coche y me dirigí a la entrada. Sutilmente, con una voz casi inaudible, le dije a la chica que me hablaba por el interfono que teníamos una reserva y que hiciera el favor de abrirnos la puerta. La chica me dio la bienvenida y nos abrió la reja para entrar al recinto. Habíamos llegado al Recinto de Multiaventura de Tardienta donde se encuentra el Aeródromo y también nuestro destino.

Nos vino a recibir el mismo propietario del recinto, quien nos dio la bienvenida con un rifle Calasnicof en la mano, algo que aunque sorprendía no desentonaba con un lugar en el que muchas cosas parecían no tener mucho sentido. Después de preguntarnos si habíamos tenido un buen viaje, nos conmino a eseñarnos el lugar antes de llevarnos a la habitación (supongo que ya habréis imaginado que habíamos llegado al Hotel), nosotros dando el visto bueno comenzamos a andar junto a el, así que nos llevo a dar un pequeño paseo.

El recinto se compone de un gran edificio en el que se encuentra la recepción y el Bar cuyo diseño emula el fuselaje de un avión. Junto a él se encuentra su correspondiente pista de aterrizaje, el angar y varias edificaciones de Arquitectura Marroquí tales como una Haima. Todo ello se encuentra englobado en un entorno en el que te encuentras palmeras, camellos, cabritas, avionetas y ultraligeros, varios inventos diseñados por el propietario de esta iniciativa tan original, e incluso un cañón de la primera Guerra Mundial.

Durante el paseo tuvimos incluso ocasión de contemplar una avioneta construida a imagen y semejanza de las de la Segunda Guerra Mundial. Su piloto, un personaje bastante peculiar que parecía estar sacado de una película de nazis, se disponía a despegarla cuando nosotros llegamos, y aunque no parecía posible que aquel cacharro despegara, consiguió volar hasta que nuestros ojos ya no la divisaron. Fue entonces cuando nuestro anfitrión por fin nos llevo hasta nuestra habitación.

El cumpleañero iba observando todo en silencio. Imaginaba que el Hotel tendría que ser uno de los edificios de arquitectura marroquí que teníamos a nuestra derecha, pero nada mas alejado de la realidad. Me miró y le dije que donde íbamos a dormir era dentro de la montaña que teníamos en frente. Se rió pensando que le estaba tomando el pelo… pero a medida que nos fuimos acercando se fue dando cuenta de que lo que le estaba diciendo era la verdad.

Íbamos a pasar la noche del sábado como si estuviéramos viviendo dentro de las Mil y una noches. El encargado de obrar este milagro es el “Hotel Cueva de Tardienta”, un hotel muy peculiar nacido de la nada y excavado en la roca para crear el efecto de una cueva, imitando a los famosos hoteles cueva de Turquia. Este hotelillo cuenta tan solo con ocho habitaciones a cual más acogedora y cada una de ellas decoradas en un color distinto, en nuestro caso la reserva estaba hecha para la habitación verde.

El acceso al hotel se realiza a través de un amplio pórtico de madera que, tras pasar por un estrecho pasillo decorado con unos pequeños farolillos, conduce a un amplio patio que deja entrar la luz natural y que filtra un montón de colores en un día resplandeciente como resulto ser aquel. En su centro se haya una pequeña fuente típicamente marroquí, y a su alrededor las ocho habitaciones excavadas literalmente en la roca, formando un circulo perfecto. Sin duda aquel era un lugar precioso del cual nos enamoramos nada mas llegar. Mas tarde descubrimos también que una novena puerta conduce a la piscina exclusiva para los huéspedes del hotel. Lamentablemente para las fechas en las que nosotros estuvimos aun permanecía cerrada, toda una lastima por que con el calorcito que nos hizo nos hubiésemos pegado algún que otro chapuzón.

Nos dieron nuestra habitación, y cuando abrimos la puerta nos quedamos flipados. Yo había visto fotos por Internet pero realmente no le hacían justicia La amplia habitación, con su enorme cama en medio, se encontraba increíblemente decorada con un estilo marcadamente marroquí, donde cada complemento estaba muy estudiado para que la decoración resultara excepcional. Según nos comentó el propietario, todo el mobiliario era originario de dicho país, y él mismo se había encargado de traerlo para decorar personalmente su hotel. De hecho, el acceso al hotel es muy restrictivo ya que sus dueños solo lo alquilan a quienes consideran que lo van a saber disfrutar sin estropear nada.

Si la habitación nos había gustado mejor ni os cuento lo que nos pareció el baño, no solo por el esplendido jacuzzi que disponía, sino por lo increíblemente bien decorada que se encontraba. Como curiosidad os diré que la calefacción del baño era por suelo radiante, y disponía de un sinfín de “pijaditas” como calentador de toallas o espejo desempañable, que el dueño del hotel se había encargado de ir haciendo personalmente.

Después de dejar las maletas y descubrir el funcionamiento de todos los artilugios, nos dispusimos a disfrutar de la zona. Empezaba a ser tarde y teniendo en cuenta lo pronto que habíamos desayunado y el palizón de Kilómetros que nos habíamos pegado empezábamos a tener hambre. Por poner un pero a las instalaciones del hotel seria el hecho de que no disponen de servicio de restaurante. Solo existe la opción de desayunar y cenar (en la Haima, comida Marroqui) pero no de comer, lo que nos hizo pensar en buscar un lugar donde saciar nuestro apetito.

Fuimos a dar una vuelta por Tardienta y no encontramos ningún lugar que nos convenciera. La cafetería de la estación y otro pequeño bar que encontramos no nos parecieron demasiado preparados para el tema de comidas, por lo que nos dirigimos a la vecina población de Almudévar. Allí encontramos un restaurante de comidas caseras que tenia buena pinta, el restaurante-braseria O’Lugar, donde nos pusimos las botas por un precio más que razonable. Disfrutamos de una excelente comida y de un servicio mucho mejor que la comida si cabe. Después de un buen postre, y una tranquila sobremesa, salimos a dar un paseo por la población para bajar la comida.

Almudevar, es un pueblecito con mucho encanto. Se encuentra ubicado a 18 kilómetros de Huesca, en la zona denominada “La Violada”. El primer asentamiento humano de esta zona se dio ya en la Prehistoria, se han encontrado restos de construcciones neolíticas en dos salientes del terreno situados a la margen derecha del comienzo del barranco de Villanueva (al norte del término) y también restos entre este barranco y la cabañera que se dirige al Somport. También encontramos restos de construcciones prerromanas en la cima de la Torre Lierta, una de las mayores alturas del término, en el límite oriental de este así como hornos de cerámica en la cantera de Lupiñen y las canteras de Huesca.

El núcleo urbano actual es el heredero de la mansión romana de Bortina, situada en la Vía Lata que unía Zaragoza con Lérida, pasando por Huesca. Según Pedro Carrillo Bortina se hallaba en la milla CCCXII de la citada vía y a XXXIIII millas de Zaragoza, es decir, el lugar exacto de Almudévar.

Es tradición popular que la primitiva localización de la población se hallaba en el paraje denominado “Almudévar o Viejo”, y precisamente este es el lugar donde se encuentra la fuente de tres caños, lo que puede significar que los propios hispano romanos cambiaran su lugar de emplazamiento seguramente buscando mayor seguridad y construirían sus casas alrededor de la torre amurallada del actual castillo. En esta época romana, Almudévar debió de gozar de gran prosperidad por ser una comarca triguera y vinícola con buenas comunicaciones entre Osca y Caesaraugusta que demandaban su producción. Por el abundante número de casas de campo romanas encontradas por los arqueólogos en esta zona la propiedad de la tierra debió de ser principalmente de carácter latifundista.

Nuestra primera parada (casi obligada), por lo impresionante que nos pareció, fue en el Castillo de Almudévar, un recinto fortaleza de origen musulmán situado sobre un cerro, cuya forma redonda dio origen al nombre árabe Almodóvar (el redondo), de donde proviene Almudévar. A partir de la conquista cristiana en 1118 se sucedieron las obras dentro del recinto, gracias a la carta puebla concedida por el rey Alfonso I que donaba el fuerte a los cristianos para construir allí una iglesia, abadía y casas. Las construcciones medievales están en ruinas y junto a ellas se levanta la Ermita de Nuestra Señora de la Corona.

En la actualidad, el recinto propiamente defensivo se presenta como un conjunto de restos arqueológicos de varias épocas, entre los que pueden distinguirse una parte de murallas en el lado sur, la torre del Homenaje y la primitiva iglesia parroquial, que apoya su muro occidental en aquélla, utilizándola además como torre campanario. Sobre las murallas aparecen dos torreones rectangulares muy chatos, y en el extremo occidental de las mismas una puerta de arco semicircular con grandes dovelas, en cuya clave aparece un escudo y la fecha de 1584. Era la entrada oficial al conjunto, y dado que no parece que hubiera escaleras u otro acceso para salvar el terreno, se supone que quizás hubiera un puente levadizo.

La torre del Homenaje, de difícil datación, es de planta rectangular, distinta de otras de su género por lo desigual de sus lados, que miden 13 metros por 5,30 metros, hecho que la hace parecer un grueso muro cortina, al estilo de los schildmauer germánicos. Es de piedra rejuntada, excepto en su remate, que fue alterado hacia el siglo XVI con una solana de arcos de ladrillo y una espadaña, los vanos son de solución románica.

Después de nuestra visita a Almudevar, teníamos ganas de algo más salvaje, y aprovechando que en esta ocasión íbamos con nuestro todoterreno, hicimos una pequeña ruta perdiéndonos por todos los caminos forestales que pudimos, disfrutando así de toda la esencia de los Monegros. Hicimos decenas de pequeñas paradas para poder fotografiar y admirar tranquilamente el paisaje. El desierto de los Monegros que habitualmente nos había mostrado su tono dorado, en esta ocasión nos ofrecía una explosión de miles de colores. Realmente verlo tan vivo nos dejo perplejos. El propietario del Hotel nos confeso mas tarde que a él le gustaba verlo mas en plan desierto, con sus áridos colores, pero verlo con tanta vida también tenia una parte muy especial.

La pequeña ruta por los caminos finalizó en Torralba de Aragón, un pequeño municipio ubicado al norte de la Sierra de Alcubierre en plenos Llanos de La Violada, que presenta una estructura en torno a una vía principal en la que se levantan buenos ejemplos de arquitectura popular. Elevada en lo más alto del cerro que domina la población, se halla la Iglesia parroquial de San Pedro da Víncula en la que no dudamos en acercarnos a contemplar. Bella construcción del siglo XVI con una preciosa y esbelta torre mudéjar dividida en cinco pisos y vistosa decoración de ladrillo resaltado con esquinillas. Tal es la belleza de la construcción que fue declarada Bien de Interés Cultural en 1982. Debido a la fragilidad de la ubicación donde se halla se encuentra actualmente en rehabilitación, lo que no nos permitió acercarnos a ella tanto como nos hubiese gustado. Aun así disfrutamos de tan singular edificación.

Continuamos nuestro camino dirigiéndonos hacia el este, donde nos adentramos en un bello paraje en el que llanuras interminables de florecillas amarillas se ven interrumpidas por pequeñas muelas que han resistido a la fuerte erosión de la zona. Sobre ellas se han encontrado huellas evidentes de asentamientos musulmánes, el mejor ejemplo lo tenemos en el yacimiento de ”Las Cias”, en Marcén. Aquí podemos contemplar los restos de todo un barrio de artesanos, varias vías, las dependencias, una mezquita y así, un largo etc.

Por esta zona se levantan varios pueblos de colonización creados a mediados del siglo pasado dentro de Plan de Riegos de los Monegros. Como muestra más evidente contamos con Sodeto, donde se halla el Centro de Interpretación de la Colonización, ofreciéndonos la oportunidad de conocer este peculiar proceso de repoblación Monegrina. Esperemos que los especuladores dejen en paz a los Monegros y no lo conviertan en el mastodonte que quieren realizar en aquel increíble paisaje, pero como poderoso caballero es Don Dinero, no me extrañaría que la próxima vez que volvamos a visitar este fantástico y mágico entorno nos encontremos con que estamos visitando las Vegas, versión Made in Spain.

Después de nuestra visita pusimos rumbo hacia Huesca. Eran muchas las zonas posibles para visitar al norte de la capital oscense pero ya no disponíamos de mas que un par de horas por lo que decidimos dirigirnos a Quicena, población de la que habíamos oído hablar muy bien, y que realmente no nos defraudo lo mas mínimo.

Quicena Municipio situado a escasos kilómetros de Huesca en pleno corazón de la comarca, es un claro ejemplo de arquitectura popular. Las viviendas forman pequeñas manzanas, son poco voluminosas y construidas con piedra, tapial y en menos medida ladrillo, destacando enormes portadas con arco de medio punto.

La iglesia parroquial de La Asunción es del siglo XVIII, se edificó bajo la orden del abad de Montearagón, don Pedro Nolivos. Cuenta con tres naves divididas en cuatro tramos cubiertos por bóveda de lunetos en la central, y de lunetos en las laterales. En su interior se conserva un bonito retablo y custodia que durante 1858 experimentaron un proceso de decoración mandado por el abad Miguel Asín.

Pero sin duda lo que mas nos impresiono fue su castillo, el Castillo de Montearagón, fundado por Sancho Ramírez a finales del siglo XI. Sus orígenes fueron de convento-fortaleza, de la orden agustina, aunque, actualmente se halla en ruinas tras el incendio del siglo XIX. Se puede contemplar su silueta, desde gran parte de la comarca, destacando la torre albarrana, torre del homenaje y parte del recinto amurallado. El retablo mayor, de Gil Morlanes, se expone en el Museo Diocesano de Huesca. Pero sin lugar a dudas lo que mas nos gustó fueron las vistas que se pueden disfrutar desde allí arriba, ya que el emplazamiento es un privilegiado mirador de toda la Hoya, las Sierras de Guara y el imponente Salto de Roldán, todo ello enmarcado por el telón de fondo que ofrecen los Pirineos. Realmente te podrías quedar horas y horas mirando aquel precioso paisaje sin aburrirte lo mas mínimo, ya que según en que dirección mires tienes paisajes espectaculares desde cualquier ángulo.

Ciertamente fue una lastima no disponer de mas tiempo para poder disfrutar en mas profundidad de la sierra de Guara y de sus impresionantes relieves Kartsticos configurados por grutas, cañones y dolinas y la gran diversidad bioclimática que presenta, pasando por los bosques mediterráneos con enclaves de bosque atlántico a los pastizales de alta montaña. Nos hemos quedado con ganas de descubrir mucho de una zona que dispone de muchísimo patrimonio. Eso si, hemos tomado apuntes para poder regresar próximamente en alguna otra ocasión, pero esta vez con nuestra flamante autocaravana, y poder rematar la faena. No creáis, el Hotel nos ha encantado, pero hemos echado de menos la libertad con la que podemos disfrutar viajando en nuestra autocaravana y así poder descubrir y sacar mucho mas jugo a toda aquella zona.

De regreso nos paramos en Huesca a hacer algunas compras y después agotados nos dirigimos hacia el hotel, para poder disfrutar de todo su entorno. Al llegar nos dio la bienvenida un esplendido atardecer que nos dejo allí petrificados hasta que ya apenas sin luz, nos dirigimos a nuestra habitación.

Iba siendo tarde y comenzábamos a estar realmente cansados. Queríamos pasar una velada tranquila con lo cual decidimos comprar algo de cena fría y comer las viandas en nuestra habitación. Después de una cena romanticona cerramos nuestros ojos entre imágenes y olores evocadores de una cultura mucho más lejana que la nuestra. Nuestra noche Marroquí, acabo con sabor a te con menta.

A la mañana siguiente, nos despertamos poco a poco. Nos habían avisado que el desayuno no se serviria hasta pasadas las diez de la mañana, lo que puede daros una idea del carácter tranquilo y relajado del lugar, por lo que nos desperezamos y levantamos tranquilamente. Pasaban pocos minutos de las diez cuando fuimos a desayunar y “pillamos” a la hermana del dueño que justo estaba acabando de dar de comer a los animales de la finca. Ella misma nos propuso desayunar en una de las terrazas exteriores de la cafetería y pensamos que era una inmejorable idea!!!!! Era abril y la mañana amaneció fresquita pero un extraordinario sol nos hacia en ocasiones cerrar los ojos y quedarnos adormilados escuchando el sonido de los pájaros, nos permitió disfrutar de un delicioso desayuno casi primaveral.

Después de dar buena cuenta de todo lo servido nos fuimos a despedir de los propietarios, dándoles las gracias por todo y expresándoles nuestra gratitud por todo lo que habíamos vivido en este día tan intenso. Ya solo nos quedaba volver a cargar todos los bártulos y regresar a Barcelona, con pocas ganas pusimos rumbo hacia casa. Habíamos disfrutado de un espectáculo verde y luminoso en los Monegros y lo habíamos visto como jamás lo habíamos podido disfrutar antes, lleno de vida… con millones de flores multicolores por todos lados, pero durante el viaje de regreso el tiempo se volvió loco.

Fue al entrar a la provincia de Tarragona cuando después de disfrutar de un placido y soleado viaje de vuelta, de pronto el cielo se torno negro y nos empezaron a caer chuzos de punta. Tuvimos truenos, relámpagos y mucha lluvia hasta que llegamos a casa, pero realmente ha sido un fin de semana distinto y muy intenso.

Hemos disfrutado de nuevas experiencias y hemos aprendido una gran lección y es que con la imaginación también se viaja y realmente hubo momentos en los que creímos estar en tierras Marroquis y estar disfrutando de todo su sabor, con lo cual solo nos podemos despedir de una manera, y es dicendo “Salam Malecum”.

Los Monegros from conrad y echobelly on Vimeo.

Créditos vídeo: Cake- Perhaps, perhaps, perhaps

17 Comments + Add Comment

  • Hola otra vez:

    Madre mia me acabo de enamorar, que cosa mas bonita de relato, lo has contado con tanta delicadeza y cariño que te ves inmersa en aquel fantastico marco, disfrutando de una enviada mala, mala jajaja…

    Siempre me encanta los relatos que escribis, pero realmente este me ha parecido muy especial. Me parece que a Bernardo le va a caer una sorpresilla jeje.

    Gracias de verdad por contar las cosas de la manera que las contais, y hacerno soñar, que como bien dices al final del relato, verdaderamente tambien se viaja con la imaginacion.

    Un beso enorme. ufff me has dejado pajara, pajara … jeje

    Maria.

  • Hola Maria:

    Mil gracias por tu comentario, me van a subir los colores. Me alegro un monton que te haya tocado la fibra sensible, al fin y al cabo de eso se trata.

    Si necesitaras mas info para hacerle una sorpresilla a Bernardo, ya sabes que aqui me tienes para todo lo que necesites.

    Un besazo gigante.

  • Me impresiona la foto de los camellos pastando en una pradera totalmente verde y llena de vida.

    También las habitaciones excavadas en la roca.

    Sólo dos palabras. Im-presionante.

    No conocía esta zona ni ese hotel pero a partir de ahora los tendré en cuenta.

    Un saludo.

  • Hola Deprisa y bienvenido a nuestro blog. Realmente la zona de los monegros es una preciosidad, nosotros habíamos estado en varias ocasiones pero como bien dices, nunca la habíamos visto con tanta vida.

    Es una escapada totalmente recomendable, es perfecta para cerrar los ojos y soñar.

    Saludetes.

  • Buenas, acabo de descubriros buscando en la red blogs sobre viajes y me ha gustado mucho.
    Y dentro de que me ha gustado mucho, este post me ha encantado, me da la sensación de que voy a perder gran parte de la mañana leyendo el resto del blog.
    Si me lo permitís os pondré un enlace desde el mío y tomo nota de este sitio tan bonito y encantador para poder llevar a mi chica.
    Un saludo

  • Hola Jony:

    Primero darte la bienvenida a nuestro blog y después agradecerte tu comentario… Realmente es un lugar muy especial en el cual podrás sorprender hasta al mas escéptico jajaja

    Gracias también por el linkeo y con tu permiso nosotros también te linkeamos y felicitamos por tu blog… ya nos daremos una vuelta con mas tiempo, ya que acabamos de regresar de otra rutilla y estamos aun “out”…

    Saludetes.

  • Buenos días Echobelly… lo dicho, muy interesante esta zona de Aragón, los “Monegros”… y vuestro artículo… nos vemos en el Hotel Kafka
    Un saludo

  • Hola otra vez Salvador, desgraciadamente nosotros no podremos asistir al evento que tienen preparado en el Hotel Kafka, ya que las obligaciones laborales nos lo impiden. Aun así espero que lo pases genial y que a la vuelta nos cuentes los detalles…!!!

    Saludetes.

  • Como me ha gustado , vamos que me dan ganas de ir para alla.
    Voy a investigar las posibilidades.

  • jjajaja, hola guapa, la verdad que el hotel es una preciosidad y sobre todo es muy peculiar, si necesitas cualquier información ya sabes que estamos aqui para lo que necesites…

    Pero si quieres preparar una sorpresa romántica jajaa, no lo dudes…!

    Besitos.

  • Despues de leer este relato me acabo de acordar que en los monegros, que tanto encanto tiene ese desierto en medio de la nada, el proximo dia 1-mayo-2010 hace una de las pedaladas mas conocidas por los amantes de la BTT ( como a conrad no le gusta la bici y parece que los desiertos tanpoco le van ja ja ja ) he pensado que igual le gusta la idea, yo como el año pasado me he apuntado a hacerla, ya sabes le podrias dar otra sorpresa y de paso hacer ejercicio , te paso la pag. y te lo miras saludos desde “can corco” http://www.extremsport.es/carreras-ver.asp?idCarrera=93

  • Hola Gralla ya veo que conoces a Conrad jaja Pero no me conoces a mi jajaj… Hace dos días que puse el enlace en nuestra pagina en Facebook y le comente la aventurilla en btt que habia en los MOnegros. Pero todavía no lo tiene claro… dice que son demasiados kilómetros. El esta mas acostumbrado a salidas tipo Cabreres.

    Aun asi como tu hiciste la carrera el año pasado, estaría genial que dieras tus impresiones sobre la misma…!!!

    Ala, a contar que tenemos los dientes largos.

    Saludetes y gracias por la aportación.

  • Vuestro relato,va a ser de gran ayuda para nosotros.
    Mañana salimos rumbo a los Monegros y llevo muchas anotaciones sacadas del relato.
    Muchisimas gracias por compartilo…
    Saludos.

  • Hola Toño:

    Me alegro que te haya gustado el relato y sobretodo que te pueda servir de ayuda. Ya nos contarás como os ha ido por aquellas fantasticas tierras.

    Saludetes.

  • me gustaria pedir presupuesto de un findesemana en la jaima de monegros

  • Hola Xavier:

    Tendrias que ponerte en contacto con el hotel y pedir información, ya que nosotros simplemente fuimos unos clientes en su establecimiento.

    Saludos y bienvenido al blog.

  • Que buen regalo de cumpleaños y que gran relato, una maravilla.

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>