Ultimos dias de primavera en Aigües Tortes

jul 18, 2007 by     1 Comment     Posted under: Autocaravana, Deportes, Eskapadas

Primeros días de junio. La llegada de un prematuro calor casi de verano provoca que la mayoría aprovechemos estos días para acercarnos a nuestro litoral mediterráneo para disfrutar de unos magníficos días de tranquilidad. Aun así, no debemos olvidar que son también estas fechas un momento idóneo para explorar aquellas zonas de alta montaña que el frío y la nieve no nos permite disfrutar en otros momentos. Es por ello que aprovechando la festividad de la segunda pascua, decidimos ir a explorar el parque Nacional de Aigües Tortes, en el corazón del pirineo Lleidetà, un lugar al que hacia mucho tiempo queríamos visitar.

Salimos de Barcelona un viernes por la noche tras la jornada laboral. El GPS (ese ayudante insaciable) aconseja tomar dirección a Berga, pasar el túnel del Cadí, y tras cruzar el port del Compte llegar hasta Sort, pero siendo habituales de la Cerdanya y muy conocedores por tanto de dicha zona, preferimos tomar la Autovia A2 dirección Lleida para recorrer nuevos caminos. Una vez pasado Tarrega, dejamos la autovia para tomar la C-53. Ya siendo algo tarde nos detenemos a los pocos Kilómetros, en una pequeña población llamada Castellserra, donde pudimos cenar y pernoctar con total tranquilidad.

Ya por la mañana retomamos el camino por la C53 hasta Balaguer. Desde allí tomamos la C-13 ascendiendo a orillas del río Noguera Paralles hacia los Pirineos. La verdad es que son trayectos como este, los que me recuerdan porque es preferible viajar durante el día. Nada mas pasar la población de Camarasa empezamos a disfrutar de un pintoresco paisaje, en el que un río caudaloso y calmado serpenteaba a través de las montañas que se empezaban a alzar. Ciertamente las paradas a lo largo de su recorrido eran tan complicadas como obligatorias.

Continuamos subiendo a orillas del río pasando por las poblaciones de Tremp, la Pobla de Segur (en el que pudimos disfrutar del Pantano de Talarn) y Sort. Lo cierto es que el paisaje invitaba a parar en cada curva y pueblo por el que pasábamos, pero nuestro destino estaba mas al norte con lo que tendremos que volver mas adelante a descubrir todos los escondites de esta admirable comarca.

Una vez pasado Llavorsí, donde aprovechamos para descansar un poquito y comer viendo pasar las embarcaciones haciendo rafting, nos desvíamos por la LV-5004 en dirección a Espot. A los pocos kilómetros, llegamos a una pequeña población en la que sorprendía ver un gran movimiento de coches y sobretodo Taxis 4×4 cargados de gente que iban y venían. Estos taxis son el servicio oficial que lleva hasta los lagos y que mas adelante utilizaríamos.

Continuamos por el pueblo con intención de encontrar el camping Vora Parc, en el que teníamos pensado hacer noche. Nos sorprendió volver a ver las indeseables señales de prohibido el paso a autocaravanas (y digo yo, que mas dará que pase un coche que una auto sino es por una cuestión de intereses?), por suerte en este caso, ponía: “excepto acceso al camping Vora Park” (que curioso, para eso si te dejan pasar).

Llegamos al camping que resulto ser un pequeño y agradable lugar en los limites del parque Nacional. No conté mas de una decena de tiendas y una camper al entrar, por lo que la tranquilidad del lugar era envidiable para dos urbanitas como nosotros.

Tras acampar en el camping, decidimos ir a dar un vuelta hasta el pueblo que quedaba a un kilómetro atrás, a través de un paisaje encantador. Una vez llegado al pueblo (agradable y tranquilo), hicimos un par de fotitos, compramos pan y decidimos volver al camping ya que el frio empezaba a hacerse notar, y aprovechar para que Gish disfrutase de la tranquilidad del camping

A la mañana siguiente nos levantamos temprano con la intención de subir hasta el lago de Sant Maurici y el de Ratera. Como el camping esta situado en el camino de los Taxis 4X4 hacia los lagos, uno de los servicios que ofrece es la posibilidad de subirse a uno en la puerta del mismo camping, para no tener que mover la auto. El problema lo encontramos ante la masificación que había aquella mañana, por lo que amablemente la propietaria del camping nos acercó en su coche a la parada principal (situada en el pueblo) donde posiblemente nos harían “mas caso”.

Al llegar al lugar desde donde salían los Taxis 4×4 hacia los lagos descubrimos el motivo del problema. Varios autocares y decenas de turismos se hallaban allí aparcados. Junto a la caseta donde se vendían los tickets, había una verdadera marabunta, con lo que decidimos ponernos a la cola y tener un poquito de paciencia. Lo bueno de ir solo dos, es que lógicamente si en un Jeep de siete plazas, sube una familia de cinco… les sobran dos plazas… Y para eso estábamos nosotros, para rellenar huecos … : -) Tardamos unos veinte minutos en encontrar plaza y nos dirigimos escopetados hacia nuestro destino, El Lago de Sant Maurici…

El entorno es una verdadera preciosidad, rodeado de montañas y espectaculares árboles que parecen tocar las nubes. El tiempo parece que nos esta respetando. Nos armamos de valor y comenzamos a subir (no os podría decir cuantos kilómetros hemos hecho) pero os puedo asegurar que siendo todos ellos en pendiente bastante pronunciada, resulta bastante durillo…

Los primeros metros, hasta llegar a la primera catarata, se van haciendo amenos, vamos tranquilamente empapándonos de todo lo que nos vamos encontrando a nuestro paso. Lastima que cuando llegas a la Catarata, es como estar en las Ramblas en hora punta. Eso si, el encanto en incuestionable…

Una vez realizado el primer tramo, nos dirigimos sin duda, a la parte mas complicada del trayecto, hasta llegar al segundo lago “El Ratera”, las vistas no son tan impresionantes como en el primero… Pero no deja de tener un encanto propio y especial (mucho mas abrupto y espartano). Una vez allí, decidimos empezar a bajar y creimos que la mejor opción con el cansancio que llevamos, era hacerla por el camino de cabras que transitan los 4×4, que suben hasta allí…

Que deciros, que el paisaje nos vuelve a sorprender, es como si estuviésemos flotando entre lagos y montañas, vas escuchando mil sonidos, agua por todas partes y de una naturaleza tan abrupta que sorprende.

Llegamos hasta el punto de encuentro exhaustos, esperamos la aparición del 4×4 que nos devolverá a la civilización, empezamos a tener mucho hambre y necesitamos descansar. En diez minutos ha venido el transporte y en media horilla mas, estamos a la puerta del camping. Nos despedimos de la amable Señora y ponemos ruta hacia Andorra.

El hambre aprieta, y hacemos una pequeña parada junto a un precioso lago para planear nuestros siguientes movimientos. Fue entonces cuando decidimos probar una pequeña aventura y llegar hasta Andorra por un camino alternativo. “ El atajo” empezó tomando el desvío en Llavorsí en dirección Tírvia. Una amplia y agradable carretera nos conduce hasta Alins. Una vez allí, nos desviamos por un pequeño sendero en dirección Tor, desde donde teníamos intención de cruzar hasta Andorra.

El camino empieza su ascensión hacia lo alto de las montañas. La estrechez de la calzada nos hacia temer lo peor, pero la maravilla del paisaje invitaba a continuar hacia delante. En la misma medida que el camino se complicaba, el paisaje se hacia cada vez mas increíble. Finalmente llegamos al pueblo de Nonis. Una vez allí el camino dejaba de estar asfaltado, lo que unido a que la calzada hacia ya kilómetros que no permitía el paso de dos vehículos simultáneamente decidimos dar media vuelta y tomar el camino conocido, el Port del Compte.

Finalmente decidimos pasar nuestra ultima noche en Andorra y acercarnos por la noche al Balneario de Caldea (Conrad sigue con la espalda bastante fastidiada, y pensamos que le vendría bien, después del palizón de viaje, que estamos haciendo)…

Tras la larga y sinuosa carretera N-260 llegamos a la Seu d’Urgell, y poco después a Andorra a eso de las 18,00 h. Intentamos aparcar en el parking que hay cerca de Caldea, pero nos resultó IMPOSIBLE. En Andorra se han aliado en contra del Turismo Itinerante, estos señores no te dejan permanecer en un parking aunque lo pagues. En todos los parkings estaba prohibido el estacionamiento a partir de las 8:00 de la tarde (ya me diréis quien piensa en pernoctar a esas horas) con lo que nos impedía estar en caldea hasta su hora de cierre como teníamos previsto. En fin, son cosas totalmente inentendibles, pero lo que tenemos claro, que si alguna vez, nos encontramos cerca de Andorra no dejaremos nuestro dinero por aquellas tierras.

Eso si, hemos enviado a Caldea un escrito comentándoles lo que nos ha sucedido, y diciéndoles educadamente que somos asiduos a su centro, pero que esta vez por la política que tienen allí, nos ha sido imposible entrar a sus instalaciones por la imposibilidad de dejar aparcada nuestra AC. Espero que si se reciben quejas, al final Andorra vea el Error garrafal que esta cometiendo con nuestro Sector.

Una vez tomada la decisión de no quedamos en Andorra, decidimos poner punto y final a nuestro viaje, volviendo en ese momento hacia Barcelona. Conrad, sigue dolorido y decidimos que será mejor llegar tarde, pero dormir tranquilamente en casa. Además, después del cabreo ante tal rechazo, tampoco nos apetece seguir dejando nuestro dinero en semejante sitio.

Y colorín, colorado, hemos visto paisajes hermosos, nos llevamos recuerdos inolvidables, tanto buenos como regulares. Nos acostamos a la una de la madrugada, agotados pero felices de estar convencidos de la manera de viajar que hemos elegido, aunque algunos se obcequen en hacernos las cosas mas difíciles.

1 Comment + Add Comment

  • Hola chicos:

    Que pasada, solo leeros da buen rollo. Pero que cansancio. La verdad que me ha gustado mucho el relato. Os seguire visitando.

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>