Valderrobles y Calaceite

ene 8, 2014 by     No Comments    Posted under: Autocaravana, Eskapadas

Puedes leer la anterior parte de este viaje en “Terra Alta: La Franqueta y Horta de Sant Joan

El parking de Horta de Sant Joan es, sin duda, un lugar excelente en el que pernoctar pues permite disfrutar de un lugar tranquilo, con buenas vistas y a un paso del centro de la población. De hecho, en posteriores viajes lo hemos seguido utilizando y, hasta el momento, todas nuestras pernoctas han sido realmente tranquilas.

Nuestro cuarto día de viaje había amanecido algo turbulento pues, si bien el sol se asomaba entre las nubes, el viento soplaba con fuerza, zarandeando la autocaravana desde primera hora de la mañana.

Nuestra intención era volver a coger las vicis pues, el parking de Horta, se encuentra a muy poco metros de la vía verde, pero decidimos esperar a que mejorara el tiempo y dirigirnos a la comarca del Matarraña, perteneciente ya a la provincia de Teruel.

El primero de nuestros destinos era la población de Valderrobles, clasificada como uno de los Pueblos más bonitos de España por una recién creada iniciaba. Hasta ella llegamos en poco tiempo pues únicamente tuvimos que regresar a la carretera T-330 en dirección a Arnes, que se convierte en la A-231 al entrar en la comunidad Aragonesa, y nos conduce directamente a Valderrobles.

DSCF1771

Realmente interesante y cargada de historia es la visita a Valderrobles, una población sin embargo desconocida para la mayoría de viajeros. Situada en lo alto de una colina, con el rio Matarraña a sus pies, el acceso de los autocaravanistas a Valderrobles es relativamente sencillo pues dispone de un amplio aparcamiento, que recientemente ha sido convertido en Área (GPS N 40º 52′ 2600 / E 0º 09′ 22”). Desde él podremos acceder al caso antiguo de la población, mediante su puente gótico, que cruza el rio Matarraña y atraviesa la antigua puerta principal del recinto amurallado, a través del Portal medieval de San Roque, que nos dará la bienvenida a la población ofreciéndonos una entrada espectacular.

Valderrobles es una población en la que merece la pena perderse por sus pequeñas callejuelas, disfrutando de cada detalle, pero sin duda sus lugares más representativos son la plaza Mayor, con mucho ambiente gracias a los bares y comercios allí existentes y rodeada de edificios como  la Casa de los Moles, de finales del gótico, con la clásica logia aragonesa en la parte alta, el Ayuntamiento, alojado en un edificio inspirado en el ayuntamiento de Alcañiz que data del 1599, o el Palacio, una imponente construcción cuyos primeros documentos lo situan en el siglo XVI, pero es muy posible que estuviera en pie desde principios del XV, pero que sin embargo ha sido uno de los que más ha sido transformado con el paso del tiempo.

DSCF1794

Pero si hay en edificio emblemático en esta población es el castillo que lo corona, declarado monumento nacional en 1931 y cuya imagen se ha convertido en el rasgo más reconocible de Valderrobles. Su origen es realmente incierto, pero las teorías más fundamentadas lo sitúan a finales del siglo XII, aunque no se descarta que pudiera ser mucho más antiguo.

Inseparablemente unida al castilo hallamos la iglesia de Santa María la Mayor, uno de los más espléndidos ejemplos de gótico levantino de la provincia de Teruel.

La visita a Valderrobles nos llevó prácticamente toda la mañana, entre rayos de sol y algún aguacero, por lo que decidimos que sería aquel un buen lugar en el que detenernos a comer. La sobremesa se alargó algo más, aprovechando que una repentina lluvia empapó los tejados de la población. A los pocos minutos el sol volvía a brollar con fuerza, momento que aprovechamos para reemprender la marcha hacia nuestra siguiente población, Calaceite.

DSCF1783

Situada a escasos 20 kilómetros de Valderrobles, esta pequeña población nos ofrece un bello centro histórico, formado alrededor del antiguo castillo, del cual no quedan restos visibles, al que merece la pena hacer una parada. Su menor tamaño hace que la visita nos lleve mucho menos tiempo, pero aun así tiene un gran valor y belleza arquitectónica. Declarado Conjunto de Interés Hostórico Artístico y Bién de Interés Cultural en 1973, el centro de la población se ubica entorno a la plaza Mayor y el centro parroquial, con una estructura con dos núcleos urbanos, la Torreta y el Castel, en los que destacan la abundancia de casas solariegas.

La visita a Calaceite había sido relativamente corta. No lejos de allí se encontraba la comarca del Maestrazgo Turolense, en la que merece la pena perderse pero para lo cual necesitábamos más tiempo. Parecía que se presagiaba bien tiempo para lo que lo quedaba del día por lo que decidimos era buen momento para volver a descargar las bicis.

No lejos de allí, concretamente en la carretera A-1413 que comunica Calaceite con Valderrobles, existe un pequeño desvío a la izquierda, bien señalizado, que nos conduciría a la estación de Cretas de la Vía Verde de la Val de Zafan, que enlaza con la de Terra Alta. Junto a la estación, que se encuentra en ruinas (como la mayoría), encontramos un cómodo aparcamiento con un par de autocaravanas aparcadas. Allí estacionamos, descargamos las bicis y emprendimos la marcha, nuevamente rumbo al oeste.

DSCF1902

Lo cierto es que era tarde por lo que, a pesar de nuestro entusiasmo no pudimos hacer más que unos pocos Kilómetros. Sin embargo, fueron más que suficientes para descubrir que la Vía Verde de la Val de Zafán tiene muchísimo encanto. Cierto, no discurre a través de altas montañas, no tienes que cruzar largos viaductos ni túneles, pero el encanto y tranquilidad del paisaje, y su menor masificación hacen de ella un recorrido realmente recomendable.

A pesar de cuánto nos estaba gustando, el sol empezaba a esconderse en el horizonte, por lo que tuvimos que dar la vuelta. De hecho, tanto apuramos que llegamos a la autocaravana con las últimas luces del día. Tuvimos dudas de si quedarnos allí a dormir pues el lugar respiraba mucha tranquilidad. Por otra parte, nuestros planes para el día siguiente aconsejaban regresar a dormir a Horta y, no sin pena, así lo hicimos.

Por delante una última y placentera noche, para descansar y coger las fuerzas suficientes para afrontar el último día de una ruta que, a pesar de nuestras fuerzas, estábamos disfrutando al 100%.

El viaje continua en “Terra Alta: Vía Verde

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>