Pura adrenalina!

abr 21, 2009 by     3 Comments    Posted under: Eventos

El primer Domingo de Abril tuve la oportunidad de conducir uno de los vehículos mas rápidos del mundo, el Lamborgini Gallardo, cuyos 520 CV de potencia hacen que uno sienta pura adrenalina al conducirlo. El lugar escogido para tal evento fue el Circuito de Calafat, en Tarragona, al que desde hacia varios meses estábamos citados a acudir.

Fue durante las pasadas navidades en las que como regalo me ofrecian la posibilidad de subirme durante unos Kilómetros en uno de estos bólidos y desde entonces he estado con los dientes largos esperando que llegara dicho momento. El evento, lo contrataron por Internet con la empresa “Gt emoción” quienes desde hace algún tiempo ofrecen la posibilidad de probar varios de los vehículos deportivos más rápidos del mundo, como son el Ferrari 550, el Porsche Cayman, o el Lamborgini Gallardo, en varios de los circuitos estatales.

En nuestro caso inicialmente elegimos  probar el Porsche Cayman en el circuito de Can Padró a finales del mes de Enero, pero unas malas condiciones climatologicas en un circuito muy angosto para nuestro gusto, nos obligo a posponerlo hasta el mes de abril. Aprovechamos el cambio para escoger otro circuito, el de Calafat, mucho más amplio y a nuestro entender apto para alguien sin experiencia en circuitos como lo soy yo. Aprovechamos también el percance para cambiar la elección del coche, y optar por probar el Lamborgini, cuyas líneas y fuerte rugido de su motor nos cautivaron.

Así fue como tras muchas peleas conseguimos una nueva fecha para hacer la prueba, y digo esto porque lamentablemente lo peor de todo ha sido la precaria organización del evento. La empresa organizadora, con muchos años de experiencia organizando eventos de este tipo en Francia, acaba de aterrizar en nuestro país para ofrecer este novedoso producto, y según nuestra humilde opinión tienen mucho que mejorar si quieren que las cosas les vayan bien aqui. Empezando por una publicidad que ofrece muchas dudas sobre las posibilidades que el evento ofrece, tales como si se puede ir acompañado o no durante la prueba, numero de vueltas a realizar, etc., continuando con la poca seriedad a la hora de concretar la fecha y lugar para realizar el evento, habiendo sufrido constantes cambios en lo concretado inicialmente, y acabando por la imposibilidad de devolución del importe en caso de desacuerdo y las dificultades a la hora de hacer una reclamación oficial.

Tras estos inconvenientes que como entenderéis le hacen a uno perder un poco la “ilusión” del evento, nos personamos a la una del medio día en punto en el circuito de Calafat el primer Domingo de Abril. En esta ocasión el tiempo si acompañaba, y un resplandeciente sol primaveral brillaba en lo alto del cielo. Tras aparcar nos dirigimos al interior de la zona de “boxes”, donde en un pequeño mostrador un par de señoritas ofrecían la información a los asistentes. Primera impresión: Descontrol. Apenas dos listados en “Excel” eran toda la información que disponían, los que además estaban incorrectos o incompletos. En nuestro caso el número de vueltas a realizar no coincidía con lo que habíamos contratado. Por los comentarios que oímos de muchos de los asistentes no habíamos sido los únicos que habíamos tenido problemas durante la contratación del evento, y la decepción en muchos casos era evidente.

Primer acto: El “pica-pica”. Cualquier merienda de cumpleaños de niños de primaria era mejor que eso. Apenas un par de botellas de litro de agua y refrescos que tu mismo te podías servir, y un par de bolsas de galletitas saladas eran el aperitivo para mas de treinta personas. Digo yo que con el dineral que habíamos pagado no era tan difícil currárselo un poco más.

Segundo acto: El breefing, aunque casi lo podíamos llamar la eterna espera. La hora de encuentro eran las 13:00 horas, pero no se muy bien porque hasta cerca las 14:00 horas no se hizo nada. El aperitivo hacia rato que se había acabado (casi desde nuestra llegada) y allí de pie la gente empezaba a desesperarse al ver que allí no sucedía nada. Finalmente nos invitaron a acudir al breefing, en una pequeña sala en la que uno de los instructores nos ofreció una breve explicación del funcionamiento de los vehículos, dos de ellos con cambio secuencial, y las normas básicas de conducción y seguridad. Por suerte, tampoco duró demasiado y poco a poco nos íbamos acercando al momento clave.

Tercer acto: La vuelta de reconocimiento en un Hummer. Otro de los puntos que causó mas controversias entre la gente. En teoría, en la publicidad se daba a entender que el conductor junto a un máximo de dos acompañantes, tenían la posibilidad de dar una vuelta de reconocimiento al circuito subidos en un Hummer pilotado por uno de los organizadores. Lo que no quedaba tan claro es que cada uno de los acompañantes tenía que pagar un sobreprecio de 20 euros para dar la dichosa vueltecita. En nuestro caso, al darnos cuenta antes de acudir conseguimos tras muchas peleas que echobelly pudiese dar la vuelta conmigo gratuitamente, pero la cara de decepción de muchos de los acompañantes era evidente.

Afortunadamente, en la lista éramos los primeros en correr, así que acompañados de otros dos conductores subimos al poderoso Hummer para dar la vuelta de reconocimiento. La verdad es que apenas nos dimos cuenta de nada. El monitor iba dando indicaciones de donde debíamos frenar y acelerar mientras los cuatro allí subidos íbamos mas pendientes de las mil “pijaditas” de que disponía aquel impresionante vehículo. Llegamos nuevamente a boxes y bajamos del Hummer preparados para el plato fuerte del día.

Último Acto: La prueba. Ante mi el Lamborgini Gallardo Spyder, un vehículo provisto de un motor de 10 cilindros con 4.961 cm³ y una potencia máxima de 520 CV, tracción integral permanente y cambio secuencial en el volante, que ofrece una velocidad máxima de 314 Km/h y una aceleración de 0 a 100 Km/h de 3,95 segundos. Como imaginareis, estos datos para alguien acostumbrado a viajar por el mundo en un vehículo de 3.000 Kilos y poco mas de 100 CV son abrumadores!

Me puse el casco y subí al vehículo junto al instructor. Éramos los primeros en probar los vehículos por lo que teníamos los ojos de todos los asistentes clavados en nosotros. Sino estaba bastante nervioso solo me faltaba eso!!!! Arranqué el vehiculo cuyo motor empezó a rugir con fuerza. El vehiculo que me precedía, el Ferrari, no se decidía a salir por lo que el instructor me indicó que iniciara la prueba. Por delante tenia únicamente dos vueltas para poder disfrutar de las bondades de aquella máquina de precisión. Mi intención era clara: una primera vuelta para conocer el vehículo y el circuito, una segunda para disfrutar. Así fue que poco a poco fui descubriendo el trazado del circuito, a la vez que probaba el preciso funcionamiento de aquel impresionante vehículo.

Casi sin darme cuenta había finalizado la primera vuelta, y el instructor fue claro: -“llegamos a la recta así que… métele caña!!!!”- Pedal a fondo el motor empezó a rugir ferozmente. Cambiaba de marchas más por costumbre que porque el motor lo pidiera, ya que el impresionante motor del Lamborgini subía de vueltas sin que pareciera tener un límite. Llegamos al final de la recta en un suspiro y ahora si, empecé a enlazar una curva con otra comprobando el increíble aguante del vehículo en curva. Pegados al suelo y con tracción integral hay que saber circular muy rápido para conseguir poner aquel coche en apuros. Apenas sin darme cuenta había agotado mi segunda vuelta y el instructor me indicó  que entrara en boxes. Una vez parado, bajé del coche con las piernas temblorosas y el pulso acelerado. El cuerpo pedía “mas”, pero estaba contento por haber podido saborear ese momento.

Para un enamorado de los coches y la velocidad como yo, esta es una experiencia única que me ha encantado vivir. Es sin duda una buena idea poner al alcance de cualquiera vehículos de ensueño que jamás nos hubiésemos imaginado que podríamos conducir. En este caso tan solo lamentar evidentemente el precio, que hace que a uno se le quite de la cabeza repetir, y sobretodo una organización bastante pobre del evento. Es una lastima que ofreciendo un producto tan bueno como el que ofrecen, no lo estén sabiendo acompañar de una organización que haga de este un momento irrepetible.

3 Comments + Add Comment

  • qué casualidad!!!
    este fin de seman pasado le regalaron a un familiar muy cercano el mismo regalo!!
    su esplendida mujer, al cumplir la bonita cifra de 40 años, le obsequió con este detallito.
    magnífico, no?
    nosotros, de acompañantes, fuimos al circuito de Can Padró.
    Puedo confirmar tus impresiones, respecto a la organización. Referente a la conducción, no. Mi mujer sólo me tiró en parapente cuando cumplí los 40. Quizá a los 50, caiga una sorpresa como esta.
    Si ya has estado en este circuito, ya lo conocerás. Cuenta que nosotros, al haber llovido, casi que precisamos un 4×4 para acceder. Mi coche lleva 2 lavadas y aún no sale el barro. Aperitivo? galletitas de pez y coca cola.
    Breifing? una charla de 5 minutitos. Publicidad? son los mejores y los más seguros.
    El caso es que después de pagar 79 € un piloto se pone a hacer trompos, a 5 metros del público, separados por una valla de obras. Nosotros salimos casi que “por patas”
    Como tantos otros negocios, juegan con tu ilusión.
    Todo y con eso, un “momentazo” el ponerse con esos coches a esa velocidad, no?
    un abrazo!!

  • Cierto jimmy es todo un momentazo, la lastima es que teniendo todos los ingredientes fallen en lo mas sencillo! Con lo facil que seria hacerlo bien ….

    En cuanto a lo de correr en Can Padro yo me negué. Fuimos hasta allí, con la autocaravana (imaginate para llegar hasta allí con ella), pero cuando vimos el circuito, el día lluvioso, y la niebla que habia, dijimos que no habiamos pagado ese dineral para correr en esas condiciones! Pero bueno … de todo se aprende, no?

    Un saludo!

    PD: A lo del parapente yo me hubiese negado! Con lo pokito que me gustan a mi las alturas …. ;-)

  • qué crees que me preguntaron? cuando me di cuenta ya estaba en el camping de Àger, con todo pagado y la família delante. Como para negarse!
    lo dicho, un abrazo!

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>