Il Giro d’Italia (I)

jul 17, 2008 by     14 Comments    Posted under: Grandes viajes

De todos los viajes que realizamos a bordo de nuestra pequeña caravana “Bambina”, no sabría decir con cual de todos me quedaría, pero sin duda nuestro viaje a Italia quedará grabado en nuestro recuerdo como nuestro primer viaje al extranjero, en el que teníamos depositadas muchísimas expectativas que se cumplieron con creces.

Fue el Verano de 2004, cuando tras diez meses de aventuras con nuestra caravanilla, comenzábamos a planear nuestro primer gran viaje con ella. Inicialmente habíamos decidido que la ruta seria los Castillos del Loyra, conocida por muchos, sobre todo por la gran belleza y la cierta seguridad que nos ofrecía su cercanía, pero una vez recabada toda la información nos surgió la duda, y un día charlando apareció de pronto la palabra mágica “Italia”, y a continuación un …… y porque no?

Nos hicimos con un mapa de Italia tan pronto como pudimos y comenzamos a señalar en el todos aquellos bellísimos lugares que nos llamaban la atención, ya fuese por el anhelo de volver a visitarlos o por el deseo de conocerlos. Florencia, Pisa, Roma (la ruta empezaba a tomar cuerpo) Pompeya, Venecia, Verona …. y alguna sorpresa que el destino nos depararía por el camino.

Salimos de Barcelona un martes 10 de agosto, temprano por la mañana, con los nervios de aquel niño que va por primera vez al colegio. Eran ya bastantes las escapadas que habíamos realizado con nuestra pequeña caravana pero sin duda el hecho de salir al extranjero hacia de este un viaje especial.

Aproximadamente 1.200 Kilómetros separan Barcelona de nuestro primer destino: Florencia. Evidentemente tal palizón de Kilómetros era impensable de una tirada por lo que buscamos un lugar intermedio que nos llamase la atención y en este punto surgió Saint Tropez.

Retiro de artistas de Hollywood y millonarios, a la sombra de la hermosa figura de Brigitte Bardot, auténtica reina del lugar, quien durante los años 60 y 70 lo eligió como refugio vacacional. Pues bien hoy, como entonces, Saint Tropez es lo más (antes era lo más chic, y hoy es lo más cool), pero sigue siendo el lugar en el que se encuentran más famosos por metro cuadrado. Personajes de los que reinan en las revistas de medio mundo; allí es posible ver de cerca y en pareo a Carolina de Mónaco, coincidir a la hora del aperitivo en el Club 55 –el chiringuito más “in” con George Clooney o tomar un café en la legendaria terraza del puerto, Le Senequier, con Hugh Grant después de la siesta. Con todo este glamour por doquier nos encontramos de bruces, pero realmente no fue nada sencillo llegar hasta allí, tuvimos que cruzar estrechas carreteras atestadas de coches hasta conseguir nuestra meta.

El trayecto desde Barcelona a Saint Tropez fue casi todo por Autopista, bordeando la costa Mediterranea por la AP-7 primero hasta la Jonquera, y por la N15/A9 luego, hasta Nimes. Una vez allí tomamos la E80 /A8 dirección Aix en Provence. Todo el camino lo realizamos de un tirón, haciendo únicamente las paradas para repostar y estirar un poco las piernas. Una vez llegado a la altura de le Cannet des Maures, dejamos la autopista para tomar la D48 en dirección Saint Tropez. Sin duda fue este un grave error ya que esta resultó ser una serpenteante carretera de montaña que nos torturó durante casi una hora hasta llegar a Saint Tropez. La verdad es que en otras condiciones aquella debía ser una carretera muy recomendable por la belleza de los parajes que cruzaba, pero tras mas de 600 Kilómetros lo único que nosotros deseábamos era llegar. Finalmente así fue, y con relativa facilidad encontramos el camping Des Mures, en Grimaud, una población cercana a Saint Tropez, un camping municipal, económico, agradable, y como muchos otros campings en Francia con unas instalaciones algo “anticuadas”, aun que eso si muy limpio.

Quizás lo peor del camping fueron los árboles que crecen en él: Moreras (como bien dice el nombre del camping), algo que a primera vista puede hacer gracia, pero que acabó por teñirnos la suela de los zapatos y en consecuencia el suelo de la caravana de color “mora”, que costo horrores que se quitara.

Una vez ubicados en el Camping nos pusimos nuestras mejores galas ; – ) y nos dispusimos a disfrutar de Sant Tropez “La Nuit”. Había animación por doquier, pequeños restaurantes con velitas y enormes yates amarrados en el Puerto con fiestas privadas a bordo. Realmente Sant Tropez rompió mi Romántica idea del Sant Tropez que había visto mil veces en películas antiguas… “Romántica que es una”, y ciertamente de toda aquella Dolce Vita, solo quedaba el aspecto mas “Petardo”, de todo aquello. Pero aún así como curiosidad, y estilo de vida, merece la pena visitarla…

Después de perdernos por sus calles y divertirnos viendo todo aquel escaparate Glamouroso, volvimos a nuestro nidito a descansar para la siguiente jornada, que nos llevaría hasta nuestra soñada Florencia.

Dia 2. Sant Tropez – Florencia:

Nuestro segundo día de ruta era nuevamente “de viaje”, por lo que a primera hora enganchamos nuevamente la bambina y pusimos rumbo a Florencia. Sin embargo, estábamos en la costa azul, y la pequeña demora que tuvimos entre recoger y salir del camping nos hizo coincidir con todos los veraneantes que iban en dirección a la playa. Fue por ello que el trayecto por la D25 hasta le Muy, lo hicimos con bastantes retenciones y perdiendo un valiosísimo tiempo que al final del día hubiésemos agradecido. Finalmente llegamos a la autopista A8, y ya sin demasiados problemas entramos en territorio Italiano.

El primer contacto con Italia fue como mínimo impactante. La autopista A8 hasta Genova va bordeando la costa y en algunos momentos literalmente volando por encima de las montañas, ofreciendo unas magnificas vistas del Mediterraneo, pero quitándole a uno la respiración en mas de un momento. Desde luego tienen sangre fría estos italianos cuando los ves conducir a esa velocidad por esas estrechas autopistas con esos precipicios a sus pies.

El resto del viaje continuó sin demasiados sobresaltos. Llegamos a Genova, y desde allí continuamos por la E80/A1 hasta Pisa, donde tras abonar la increíble cantidad de 44 euros por todo el tramo de autopista que llevábamos recorrido por territorio Italiano, tomamos la autovía que conduce a Florencia. La verdad es que después de lo que habíamos pagado hubiese merecido la pena pagar un poquito mas y seguir por autopista hasta Florencia, ya que el camino alternativo, la autovía, tenia el asfalto en un estado lamentable, provocando que la caravana fuese pegando botes durante los 100 Kms que separan ambas ciudades.

FLORENCIA

Finalmente llegamos a Florencia, cansados y con ganas de recuperarnos de los 1200 Kilómetros que llevábamos a cuestas, así es que nos dispusimos a buscar un Camping, tarea que resulto bastante complicada. Nosotros veníamos con planes de quedarnos en el Camping Panorámico Fiesole, un Camping realmente precioso situado en lo alto de una colina y con unas impresionantes vistas de Florencia, pero que para decepción nuestra nos encontramos totalmente abarrotado. Nos dispusimos a buscar alguna otra opción urgentemente ya que eran cerca las 8 de la tarde y nos arriesgábamos a quedarnos en la calle. Finalmente encontramos el camping Michelangelo, de la cadena ecvacanze, bastante mas feo que el Fiesole pero muy bien ubicado, casi en el centro histórico de la ciudad.

Pero lo mejor aun estaba por llegar. En recepción nos dijeron que el camping estaba muy lleno, pero que para una caravana tan pequeña como la nuestra probablemente tendrían algún hueco. Colocar la caravana en la plaza que nos asignaron fue una autentica aventura. Ciertamente nuestra caravanilla era pequeña, pero nos la hicieron colocar en el poco espacio que quedaba en lo alto de una subida, entre tres tiendas de campaña, con lo cual nos las vimos y deseamos para colocar a la pobre Bambina en su lugar. Yo creo que hasta entonces nunca habíamos tenido que usar la marcha reductora del todo terreno. Una vez ya en su sitio y con un calor de mil demonios, nos dispusimos a gozar de nuestro merecido descanso, mientras de fondo se escuchaba la música de la discoteca del camping. Realmente aquel era un camping con mucha marcha!

Día 3 Florencia:

En la mañana de nuestro tercer día nos levantamos con muchísimas ganas por empezar a disfrutar de la ruta y descubrir todos los encantos de aquella ciudad: Florencia.

Que decir de Florencia, además de comentar que fue la cuna del Renacimiento y que por cualquier esquina que te pierdas encuentras cultura y fabulosos y emblemáticos edificios. Puedes perderte por cualquiera de sus calles y reencontrarte con un pasado espectacular. Contemplar el atardecer en el Puente Beccio, perderte en sus Uffici, pensar que eres una princesa de cuento de hadas recorriendo sus callejuelas.

Para mi era mi segunda visita, pero para Conrad era su primera vez y su cara lo decía todo. Florencia es mucha Florencia, disfrutamos de todo lo que la ciudad nos ofreció.

Nos dirigimos paseando a la Piazza del Duomo. Situada en medio de la ciudad (la vía Roma, que nace junto al baptisterio, es uno de los ejes de la vieja urbe romana) se alza el conjunto más emblemático de Florencia: la catedral, el baptisterio y el campanile. Al lado de ellos está también la loggia del Bigallo, del siglo XVI, con preciosos arcos de medio punto. Es el lugar donde en la antigüedad se exponía a los niños abandonados, para que el destino les ofreciera otra oportunidad.

El duomo tiene 155 metros de longitud máxima y 107 de altura en la zona de la cúpula. La antigua catedral románica era mucho más pequeña, abarcaba apenas los dos últimos tramos de la nave. Según se entra en la catedral, al lado de la columna de la derecha aparecen unas escaleras por las que se puede acceder a una cripta, donde se ven restos del viejo edificio. El nuevo data de 1296. Arnolfo di Cambio, Giotto y Andrea Pisano estuvieron entre sus maestros. Santa María del Fiore es una catedral con sello propio. En el interior abundan las líneas rectas, casi las superficies lisas, con un aire herreriano y austero; escasea relativamente la luz y la decoración escultórica.

El edificio es todo de mármol y a la luz del sol, irradia mil destellos de distintos colores, que te dejan totalmente hipnotizado contemplando el espectáculo. Si nos detenemos en el interior, merece la pena contemplar el fresco de Domenico Michelino, en el que Dante presenta a Florencia la Divina Comedia. el magnífico arquitecto que resolvió la cobertura de esta parte del edificio. La obra fue la admiración de la Florencia renacentista, que vio cómo la inmensa superficie se cubría por una estructura en la que no se veían otros puntos de apoyo. La fachada actual es del siglo XIX.

El Campanile: El edificio se debe básicamente a Giotto, con una altura de 82 metros. Como muchas otras torres toscanas, los vanos van aumentando a medida que se asciende, lo que da un aire de ligereza a la edificación. A la muerte de Giotto, sólo estaba hecha la parte baja, decorada con paneles de Andrea Pisano y su equipo (Arnoldi y della Robbia). Continuaron la obra Andrea Pisano y Francesco Talenti para terminarla en 1360. Se puede subir a la terraza del edificio, desde donde se contempla una magnífica vista de Florencia.

Piazza della Signoria: Este enclave, originario del medievo, emociona a cualquier persona con sensibilidad. Preside el espacio una estatua ecuestre de Cosme I de Medici, de Juan de Bolonia, siglo XVI. Frente al Palazzo Vecchio se alinean una monumental fuente de Neptuno, del siglo XVI, debida a Bartolomeo Ammannati; un león (símbolo de Florencia) copia de uno de Donatello (el original está en el Museo del Bargello), y frente a la entrada del palacio se halla otra copia del David de Miguel Angel, cuyo original fue retirado en el siglo XIX y está ahora en el museo de la Academia. Es parada también obligada para visitar la losa redonda que hay al lado de la fuente de Neptuno. Ese es el lugar donde se quemó a Savonarola, el fraile dominico que intentó cambiar la moral de la urbe y acabar con el lujo florentino, claro esta que no lo consiguió.

Una vez en la Plazza de la Signoria, buscamos un puestecito de helados, para saborear uno de los deliciosos helados Italianos, nos sentamos en un banco disfrutando del helado y observando el bullicio y la alegría de gente que estaba en aquellos momentos allí y como si de un secreto a voces se tratara, compartiendo ese momento único con gente llegada de todos los confines del mundo.

Comenzaba a atardecer, y queríamos disfrutar de la puesta de sol en el Puente Vecchio. Desde el Puente, las vistas sobre el río son imponentes, especialmente durante la puesta de sol. Una de las mejores vistas del Puente se puede ver desde un Puente cercano llamado Puente de Santa Trinidad. En la puesta de sol, en un día claro, el puente se vuelve dorado, rojo y amarillo, todo un espectáculo. Disfrutamos del ambiente muy concurrido, repleto de espectáculos en la calle, pintores de retratos, grupos numerosos de turistas que vienen a visitar el lugar, lo que propicia una gran atmósfera cosmopolita alrededor de este viejo Puente.

Pero nuestro objetivo era la puesta de sol, y nos dirigimos caminando hasta el embelesados, cuando íbamos acercándonos el sol comenzaba a bajar y en unos momentos disfrutamos de uno de los atardeceres mas bonitos y especiales de nuestra vida, nos quedamos bastante rato deleitándonos con todo aquello, escuchando el susurro del agua, y el ir y venir de la gente, pero para nosotros resulto como si el tiempo se hubiera parado en aquel mismo instante.

Nuestro primer día termino con este magnifico espectáculo, regresamos al camping y comenzó nuestra primera batalla campal para poder ducharnos. El camping era muy animado, lleno de gente por todos sitios, música hasta altas horas de la noche, ambiente festivo por todos lados, pero el tema del baño era otra cosa, desesperados llegábamos inclusive a intentar ducharnos a la una de la madrugada por que era cuando había menos cola, pero aun así, a esas horas tenias que esperar para hacerlo un buen rato.

Ahora que somos Autocaravanistas y no tenemos la necesidad de visitar campings, te das cuenta de la suerte que en algunos momentos tenemos. Por que hay campings idílicos en los que te encuentras como en casa, pero otros saldrías corriendo y no pararías. Aun así, a día de hoy tenemos unos recuerdos divertidos sobre el Camping Micheangelo.

Dia 4 Florencia:

Empezamos nuestro cuarto día de viaje con ganas de más Florencia, por lo que nos dirigimos a ver otro de los platos fuertes de la ciudad, los Uffici. Al llegar allí nos quedamos realmente asombrados con la cantidad de gente que esperaba para comprar entrada y visitar el lugar. Por suerte, nos dimos cuenta que comprando las entradas anticipadas nos ahorrábamos gran parte de la cola, y al día siguiente, con las entradas en mano, el acceso era casi inmediato. Fue por ello que compramos las entradas para el día siguiente, a primera hora, y continuamos entonces con nuestra visita de la ciudad.

Nuestra siguiente visita fue al Palazzo Vecchio, originario del XIII, seguramente con un proyecto de Arnolfo di Cambio, es un austero edificio gótico destinado a ser Palacio del Pueblo. La Signoría estaba integrada por seis priores de las Artes(gremios) y un jefe de Justicia, personajes elegidos que prácticamente residían permanentemente en el centro durante los dos meses de su mandato. Cuando acabó este sistema político, y se aupó una especie de dinastía hereditaria, el lugar fue residencia de los duques de Toscana. Tiene un patiecillo cuyo centro está presidido por una pequeña fuente hecha por Verrocchio(ahora allí está la copia; y el original en otra dependencia del palacio) En el interior merece una visita la Sala de los Quinientos. Pero realmente nuestras ganas de visitar palacios se derivaban hacia el imponente Palazzo Pitti.

El Palazzo Pitti: Los Pitti eran otra de las familias mas importantes e influyentes de Florencia junto a sus eternos adversarios “Los Medicis”, tuvieron su máximo esplendor con la construcción de este maravilloso palacio, pero al arruinarse la familia, acabó vendiéndolo a sus eternos adversarios los Medici. Lo compró Leonor de Toledo, esposa de Cosme I, en 1549. Fue iniciado en el siglo XV y ampliado en el XVI por Ammannati. La fachada alcanzó su forma actual un siglo más tarde. El edificio alberga una gran colección pictórica, con excelentes obras de Rafael, Tiziano. También cuenta con una galería de arte moderno y un museo de Platería, con los tesoros de las familias Medici y Lorena Detrás del palacio se ubica el Jardín de Boboli, obra de Nicolo Pericoli, siglo XVI. El jardín de Boboli es el típico espacio italiano, de fuentes y terrazas, muy recomendable su visita.

Nuestra estancia en Florencia casi tocaba a su fin, pero antes quisimos visitar el Museo Da Vinci, todo un canto al libre pensamiento y a la gran originalidad de este Genio y a su infinita invención. En el disfrutamos como niños, viendo el funcionamiento de mil inventos, y sobre todo alucinados de como Leonardo había inventado un montón de objetos hace tantos siglos, que hoy en día siguen tan vigentes. Es una visita altamente recomendable, además el museo tiene expuestos bastantes manuscritos y maquetas de sus inventos.

Una vez terminada nuestra incisiva visita, ya por la tarde, nos dirigimos a visitar Pisa, situada a 100 Kilómetros aproximadamente de Florencia.

La verdad es que pensándolo bien, una vez finalizada la ruta, creo que resultaría mas práctico hacer parada en Pisa durante el viaje de ida, antes de llegar a Florencia. Hacer la visita a la ciudad, hacer noche si fuese necesario, y luego continuar hasta Florencia, ya que como hemos comentado la autovía que las une no es demasiado buena, y entre la ida y la vuelta desde Florencia son 200 Kilómetros que te ahorrarías, tanto en económicamente como en cansancio.

Llegamos a Pisa a media tarde y nos pusimos en marcha nada mas llegar. Queríamos admirar la famosa inclinación y disfrutar del entorno. Pisa fue fundada en el S.V a.C. por los etruscos, y desde el S.III a.C. fue aliada de Roma. En el año 180 a.C. se convirtió en colonia romana, pasando a ser una importante base naval, llamada Portus Pisanus. En el S.XII, gracias a su participación en las Cruzadas, se convirtió en el principal centro de comercio con el Mediterráneo oriental. Su declive comenzó en 1284 tras la derrota de su flota en Meloria a manos de los genoveses. En 1405 tras un largo asedio, fue conquistada por Florencia.

Actualmente es parada obligatoria al visitar Italia. Su principal atractivo turístico es el Campo dei Miracoli, donde se encuentran los monumentales Baptisterio, Duomo, y sobre todo, la mundialmente famosa Torre inclinada de Pisa, que fue declarada en 1987 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La torre inclinada tiene 55 m. de altura y es mundialmente famosa por su inclinación de 5º 30′ (4,20 m.) y por su decoración de un marcado claroscuro. Para llegar arriba hay que subir 294 escalones. En la sala de la campana, Galileo realizó sus experimentos sobre la gravedad.

Su construcción fue iniciada en 1173, pero tuvo que ser interrumpida cuando iba por la tercera planta, debido al hundimiento del terreno en el que está asentada, hasta que en 1350 se concluyó la torre cilíndrica de tal forma que se hizo más ligera la parte que se hundía, para evitar la caída. En el S.XVI se consolidó la base, pero en el S.XIX se vio que el problema se agravaba hasta tal punto que en 1990 la torre fue cerrada al público, porque se inclinaba 1,18 milímetros anuales. En el 2002 volvió a abrirse al público tras enderezarla 39,60 centímetros. La técnica empleada ha sido la extracción de la tierra situada bajo el “campanille”, en la parte opuesta a la de su inclinación, para luego dejar caer el edificio sobre el hueco creado.En el S.XVI, Galileo Galilei la utilizaba para estudiar las leyes que rigen la caída de los cuerpos.

Tras admirar la torre desde todas las perspectivas e intentar subir a ella, le dimos varias vueltas al Campo dei Miracoli, pero desistimos de nuestro intento, había tanta gente haciendo cola, que prometimos volver en otra ocasión y terminar de disfrutar de esta Torre caprichosa.

Después volvimos a coger el coche y nos dispusimos a regresar al camping para pasar la que sería nuestra última noche en Florencia.

Dia 5. Florencia – Roma

La mañana de nuestro tercer y último día en Florencia, comenzó a primera hora. Teniamos entradas para los Uffici y queríamos aprovechar la esencia al máximo, así que tras de desayunar y cargar las pilas a tope, nos dirigimos hacia ellos.

La Galleria degli Uffizi está sobre el espacio que ocupó una antigua iglesia románica, entre el Palazzo y el río Arno. Es un edificio en forma de U. Un pasaje elevado une el palazzo Vecchio con la Galería. La pinacoteca está en el primer piso. Alberga una magnífica colección de pintura, básicamente italiana, que sitúa al museo entre los primeros del mundo. Estar dentro de los Uficci, es un regalo para los sentidos, y deambulamos embobados por todas las galerías. El centro está ordenado cronológicamente y se inicia en los primitivos toscanos(hasta la sala 6). Luego aparecen magníficas obras de Paolo Ucello, Domenico Veneziano, Filippo Lippi y Boticelli. De éste último hay dos obras maestras: El Nacimiento de Venus y La Primavera. También están allí interesantes lienzos de Leonardo da Vinci, Durero, Correggio, Miguel Angel, Rafael, Tiziano, Andrea del Sarto, Tintoretto, Rubens, Caravaggio, etc. El pasillo longitudinal alberga excelentes obras de escultura.

Para Miguel Ángel, el trabajo del escultor era liberar la forma que, según él creía, ya se encontraba dentro de la piedra. Esto puede verse de manera más explicita en sus figuras inacabadas, las cuales para muchos parecen estar luchando por liberarse a sí mismas de la piedra. La falta de acabado en sus esculturas se debe a que le desagradaban a medio trabajo y las dejaba sin terminar, hombre exigente donde los haya, era su mas feroz critico. Pero realmente impresiona estar delante de ellas.

Sobre todo hay que tener en cuenta que el David no se encuentra en los Uficci, muchísima gente comete el error de querer visitar el David y luego se llevan el chasco. Para visitarlo hay que hacerlo en la Galería de la Academia. Miguel Ángel rompió con los cánones del David clásico (hasta entonces se representaba como un hombre menudo, con zamarra y zurrón). El David de Miguel Ángel es un Dios, un ser cargado de vida y deseo de victoria, con vigorosa musculatura, que se apoya en una pierna para impulsar la acción, una acción que se intuye en sus propias manos.

Una vez terminada nuestra visita a los Uffici dimos por concluida nuestra visita a Florencia. La visita había sido relativamente temprana, por lo que tras comer en el camping decidimos recoger todo, enganchar de nuevo la caravana y continuar con nuestra ruta en dirección a la impresionante Roma.

os despedimos de Florencia y la Toscana con una sensación extraña, habíamos pasado unos días tan intensos y habíamos vivido momentos tan especiales, que nos daba muchísima pena alejarnos de aquella preciosidad de tonos ocres. Pero teníamos mucha ruta por delante aún y muchísimas aventuras por seguir disfrutando.

ROMA

Después del buen sabor de boca de Florencia, teníamos aun mas ganas de degustar nuestro siguiente plato fuerte, nos acercábamos a otra de nuestras ciudades especiales, la Milenaria Roma, esta ciudad es totalmente distinta a cualquier otra ciudad del mundo, tiene tantas peculiaridades que nos costaría relatarlas, y es que donde puedes disfrutar de una ciudad en la cual vivan en total armonía el Coliseum con los edificios mas modernos y vanguardistas. Roma es el Kaos, pero es un Kaos tan perfecto que no le cambiaría ni una coma.

El trayecto de Florencia a Roma es realmente sencillo, tomando la autopista E15/A7 y recorriendo los aproximadamente 200 Kms que las separan. La verdad es que las carreteras Italianas no tienen demasiada buena fama sobretodo en cuanto a su señalización se refiere, y por aquel entonces tampoco disponíamos de sistema de navegación GPS, pero he decir que las autopistas son bastante buenas y es fácil llegar a cualquier parte. Eso si, acordaros que hay que ir siempre con las luces encendidas!

Una vez llegado a Roma encontrar el camping fue algo mas complicado. Teníamos varias opciones, todas ellas en las afueras de la ciudad, y tras dar muchísimas vueltas el Camping elegido (aunque casi fue el único que conseguimos encontrar) no defraudo nuestras expectativas, muy al contrario, creo que fue el mejor de los que estuvimos en toda Italia.

El camping escogido fue el Camping Tiber a las afueras de Roma, en un entorno privilegiado, y con un servicio de autobús gratuito cada media hora que te llevaba hasta la estación de tren. Una vez allí en 15 minutos estabas en el centro de Roma donde con el Metro te podías mover como pez en el agua. El transporte en Roma funciona muy bien, y realmente no merece la pena ir en coche, o con cualquier vehículo, ya que el tráfico en Roma es totalmente caótico e impredecible.

Colocamos la Bambinilla en las amplias y verdes plazas, bajo la sombra de aquellos enormes árboles, y dedicamos el resto de la tarde a descansar, conocer el camping y sus alrededores, y hacer los deberes para lo que nos esperaba al día siguiente: Roma.

Dia 6 Roma:

Nada mas llegar a Roma, nos dispusimos a visitar la Fontana de Trevi. Realmente Roma siempre te recibe con una amplia sonrisa, es como las mamas italianas que te toman en su regazo y te lo ponen muy fácil. La Fontana de Trevi es indiscutiblemente uno de los sitios más románticos del mundo. Recordemos las películas de Fellini: Anita Ekberg bañándose en la fuente. Este fue en su origen el lugar donde moría el acueducto de “Acqua Virgo” y, según la tradición, para asegurar nuestro regreso a la ciudad eterna tenemos que tirar una moneda, y en honor a la verdad la primera vez que visite Roma tire la moneda con muy poca convicción todo hay que decirlo, pero realmente la magia romana funciono.

La leyenda cuenta que los soldados de Agripa en el año 19 a.C. decidieron conducir el agua a Roma por medio de un canal de 20 Km, el (“Acqua Virgo”). Fue una joven virgen quien decidió el lugar del manantial a unos soldados romanos.

Adosada a la fachada de un palacio, es un arco triunfal, una alegoría al Rey de los Mares. La figura principal es Neptuno tirando de su carro de caballos marinos, lo acompañan la Abundancia y la Salud. Obra de Nicola Salvi. La tradición indica que se deben lanzar dos monedas, la primera pidiendo volver a Roma y la segunda con un deseo.

Pues eso, una vez disfrutado de esta maravilla y de ponernos romanticones como manda la tradición… una vez tiradas las susodichas monedas y haber intentado hacer una fotografía decente, tarea altamente dificultosa cuando hay cientos de personas por todos lados intentando lo mismo que tu… En fin, con paciencia se consigue casi todo. Nos dirigimos hacia nuestro siguiente punto de referencia “El Foro Romano y el Coliseum”.

El Foro Romano: La antigua capital del mundo “El foro romano” actual representa apenas una sombra de la gran urbe que fue Roma dos mil años atrás, de todas maneras estar delante del Foro impresiona y te hace sentir muy pequeñito ante tanta grandiosidad. El Foro es un encantador rincón de la Roma clásica que concentró la vida política y comercial de la antigua capital del imperio. Íbamos paseando imaginándonos como vivirían aquella gente en la época dorada de Roma, nos deleitamos especialmente con el Arco di Settimo Severo, la Basilica Giulia, la casa de las Vestales o el precioso Arco de Tito. Miraras donde miraras no podías mantener tu vista posada durante un mucho rato. Roma es espectacular y grandiosa.

A continuación accedimos al Coliseum. Tened en cuenta que la entrada para el Pallatino y para el Coliseo es la misma. La mejor opción si no quereis hacer colas en el Coliseo es comprar la entrada en el Pallatino y con la misma entrada acceder a ambos, y en concreto entrar al Coliseo por la entrada especial (y sin cola) de los que ya traen el billete, para que luego digáis que no os hacemos la vida mas fácil… :-) . Ademas, la entrada vale para dos dias, por lo que si no os quereis pegar la paliza podeis ver uno un dia, y otro al dia siguiente. Esta abierto todos los días desde las 8.30 hasta una hora antes de la puesta del sol.

Nada mas entrar alquilamos una pequeña audio-guiá que nos vino genial. Pagas un poquito mas, pero realmente merece la pena, visitar el Coliseum escuchando su historia hasta el mas pequeño detalle no tiene precio.

De pronto te ves inmerso en el escenario de películas que has visto cientos de veces, películas como Ben-Hur o Gladiator: cristianos siendo devorados por fieras o luchas de gladiadores con animales salvajes.

En la Antigüedad era conocido como anfiteatro Flavio, su construcción se inició en el año 72 durante el gobierno de Vespasiano, emperador de la dinastía flavia, concluyéndose las obras hacia el año 80 reinado de su hijo Tito. El nombre de Coliseo, procedente de “coloso”, le venía dado porque en sus cercanías se levantaba una escultura colosal del emperador Nerón, hoy desaparecida, tenia un aforo de 50.000 espectadores.

Disfrutamos de nuestro recorrido y fuimos inspeccionando palmo a palmo todo el Coliseum, a veces incluso intuyendo los gritos y los vítores de la muchedumbre. Después de salir de nuestra pequeña película nos dirigimos hacia Plaza España, comenzaba a atardecer y queríamos visitar muchas mas cosas. Estábamos habidos de descubrir mas historias y disfrutar mas de Roma.

Cogimos el metro y nos bajamos en la estación de Spagna. La Plaza España es realmente el punto de encuentro de todos los Romanos, aquí puedes disfrutar de todo el ambientazo de Roma. Es una de las plazas más famosas del mundo. Su nombre proviene de la embajada española cercana y desde 1600 es el lugar favorito de los visitantes a Roma, de ahí que esté siempre llena de turistas. La maravillosa escalinata une la plaza con la iglesia de Trinità dei Monti. Estas escaleras respiran arte y refinamiento herencia de los intelectuales que desde siempre la han recorrido. Desde arriba la vista es preciosa.

Nos comentaron que en el mes de Julio la escalinata se transforma en la pasarela del desfile “Donne Sotto le Stelle” (Mujeres bajo las estrellas). Las modelos más codiciadas pasean sus elegantes cuerpos por esta plaza. Otra atracción típica es la casa rosada de los poetas John Keats y Percy B. Shelley, al costado izquierdo de la fuente, que se mantiene igual a como la dejaron. Ahora está transformada en museo. La zona que rodea la plaza es una de las más exclusivas de la capital con calles como Vía Condotti.

Si queréis ver algo diferente os recomendaría un pequeño museo bastante curioso dedicado a los poetas románticos ingleses Keats, Shelley y Byron, solo para gente enamorada de los Poetas Románticos.

Después de salir como flotando en una nube, bajamos caminando hasta plaza Navona, una maravillosa plaza, en la cual puedes tomarte un café esquisto en cualquiera de sus preciosos cafes, con pequeñas mesitas en el exterior simplemente saboreando el momento.

La plaza Navona es fácilmente accesible ya que está en el corazón de Roma. Cualquier medio de transporte que se acerque a Coros del Rinascimento os vendra bien. Esta plaza fue un antiguo estadio romano donde se llevaban a cabo competiciones atléticas y carreras. Ya en la edad media se pavimentó y se convirtió en mercado. Hoy es uno de los centros turísticos de Roma y una de las plazas más encantadoras del mundo.

Despues del cafecito nos dirigimos a ver la Fontana de Quattro Fiumi, de Bernini, que representa los ríos Nilo, Danuvio, Ganges y Rio de la Plata. Junto a la fuente se puede disfrutar de la Iglesia de Sant´Agnese in Agone de Borromini. En el sur de la plaza están la Fontana del Moro y la de Nettuno.

Comenzaba a atardecer y quisimos volver a la Fontana de Trevi para verla iluminada, ya que nos habían comentado que la iluminación era preciosa. Si ya por la mañana nos pareció bonita al atardecer era impresionante. Miles de parejitas ronroneando en cualquier esquina, miradas cómplices, y sobre todo buen rollo por doquier. Seguimos disfrutando del momento y nos metimos por una callejuela mas pequeña.

De pronto no encontramos con una chica que hacia “Speed Painter”, una modalidad de pintura rápida con aerosoles que era alucinante. Nos quedamos contemplando pintar a la chica en medio de un gran revuelo de gente, era muy curioso, la persona que quería uno de sus dibujos tenia casi que pujar por el. Varios de los cuadros que hizo los vendió casi en el acto, y al final nosotros levantamos tímidamente la mano para que nos hiciera uno a nosotros. Ella levanto la cara y nos sonrió, pensé que con lo peculiar que era, preferiría vender su cuadro a otras personas que estaban haciendo cola antes que nosotros, pero no fue así. Me llamó y me dijo que me acercara, me pregunto de donde eramos y me hizo esta preciosidad de pintura. Roma esta repleta de pequeñas sorpresas que hace que sea tan grande.

Después de un día agotador, volvimos a coger el metro y el tren, y volvimos hacia el camping para descansar lo que quedaba del día. Cenamos en el camping con nuestra mesita y unas velas, para que la noche fuera igual de especial que el resto del día. Pero los mosquitos no estaban de acuerdo con nosotros y nos acribillaron literalmente. Que se le va a hacer, no va a ser todo perfecto.

Día 7 Roma:

A la mañana siguiente nos levantamos bastante cansados, y decidimos tomarnos el día con un poquito mas de tranquilidad, que para nosotros ya es, y nos dirigimos hacia nuestro primer destino del día.

Tomamos el metro y nos bajamos en la estación de “San Giovanni”, donde encontramos la Iglesia de San Giovanni in Laterano. La basílica abre de 7 a 19 horas Esta iglesia es uno de los templos más destacados de la cristiandad, durante mil años, desde el año 324 hasta el 1400 (época en que los Papas se fueron a vivir a Avignon, en Francia), la casa contigua a la Basílica y que se llamó “Palacio de Letrán”, fue la residencia de los Pontífices, y allí se celebraron cinco Concilios (o reuniones de los obispos de todo el mundo). En este palacio se celebró en 1929 el tratado de paz entre el Vaticano y el gobierno de Italia (Tratado de Letrán). Cuando los Papas volvieron de Avignon, se trasladaron a vivir al Vaticano. Ahora en el Palacio de Letrán vive el Vicario de Roma, o sea el Cardenal al cual el Sumo Pontífice encarga de gobernar la Iglesia de esa ciudad.

El interior se compone de cinco naves con un amplio crucero y un enorme ábside, restaurado en el XIX, en tiempos de León XIII. La decoración y la arquitectura del interior pertenecen a la intervención llevada a cabo en el XVI por Borromini. La parte más interesante del crucero es el hermoso baldaquino realizado por Giovanni di Stefano en la segunda mitad del siglo XIV. Debajo del baldaquino, en el interior del altar papal, se conservan las reliquias de lo que, según la tradición, es el antiguo altar de madera sobre el cual en las edades paleocristiana y medieval habrían celebrado los Papas. En el exterior merece la pena ver el obelisco, que es el más alto del mudo. En su interior hay una tienda de recuerdos llevada por unas monjitas con artículos religiosos.

Después nos dispusimos a visitar otro de los platos fuertes de la ruta, las Termas de Caracala.

La Termas de Caracalla son tras el Coliseo y el Foro romano, los mejores restos que puedes encontrar en la ciudad de su época clásica. Servían como baños y zona de ocio para los ciudadanos romanos. Fueron construidas en el año 216 d.C, en el reinado de Marco Aurelio Antonino Bassiano llamado Caracalla. El complejo termal fue concebido como una obra grandiosa, de grandes muros altos, jardines rodeando al bloque central y con una rica decoración distribuida en dos plantas superiores y dos subterráneas que podía albergar unas 1500 personas. La ornamentación consistía en mármoles policromados, metales preciosos, fuentes, mosaicos y esculturas.

Las termas propiamente dichas tenían una configuración simétrica, ocupando el centro la basílica y las tres salas con aguas a distintas temperaturas: el FRIGIDARIUM, el TEPIDARIUM y el CALIDARIUM. Las instalaciones se completaban con un gimnasio y un baño turco (llamado laconicum) y formaban un circuito que se seguía de forma ordenada según las costumbres de la época. Había incluso un biblioteca. El agua se calentaba mediante unos hornos que cuyo calor se dirigía a las tuberías que desembocaban en las piscina cálidas. El sistema hidráulico era extremadamente delicado y sofisticado.

Las Termas tuvieron una vida corta ya que en el año 537 dejaron de funcionar, pero en la actualidad las siguen utilizando para hacer obras de teatro, todo un espectáculo debido a lo impresionante y privilegiado entorno.

Después de recrear todo el ambiente romano, nos dirigimos a uno de los barrios mas típicos de Roma: el Trastevere. Hay muy pocos barrios en Roma que puedan definirse verdaderamente “romano” como el Trastevere. Será por su atmósfera, por su gente (los que se llaman “trasteverinos”), por el encanto que es posible ver y percibir en cada placita, en el conjunto mágico de sus callejuelas y callejones, en las magnificas arquitecturas religiosas y publicas que nos han llegado prácticamente intactas…El hecho es que es casi imposible no quedarse con un recuerdo de él lleno de colores, olores y emociones. El Trastevere enamora, y es lugar donde sin lugar a dudas, mas se paladea la vieja Roma.

Todo en Trastevere nos recuerda el pasado y el presente. Un pasado que empieza desde lejos. Precisamente en el siglo VIII a.C. cuando toda esta parte, situada, como decían los romanos, “mas allá del rio Tiber” (de aquí el nombre latino “TransTiberim” y el consecuente Trastevere) era propriedad de los Etruscos. A partir de la época imperial, es decir a partir del reino de Augusto (63 a.C.-14 d.C.), fue el barrio mas poblado de Roma sobre todo porque era el lugar donde vivían, entre todos, las comunidades extranjeras, en particular familias de orígenes orientales como sirios y judíos, que trabajaban en el cercano puerto llamado “Emporium” desarrollando actividades de tipo comerciales y mercantiles.

Los ricos ciudadanos romanos, entre los cuales se pueden mencionar Clodia, amiga de Catullo, y el mismo C. Julio Caesar (101-44 a.C.), construyeron aquí villas maravillosas con jardines lujosos – llamados “Horti” – con estatuas y pequeños estanques. Es curioso tambien la cantidad de gatitos que te encuentras por cualquier callejuela del Trastevere, estan como esperando al viajero para que les den el consiguiente mimo. También disfrutamos de la preciosa iglesia de Santa Maria in Trastevere, que es la basilica màs antigua de Roma (año 337, construida bajo el pontificado de Julio I), la de S. Crisogono, de S. Cecilia y, por ultimo, la de S. Francesco a Ripa.

Pero el Trastevere es mucho mas, puedes saborear una magnifica pizza en cualquiera de sus magníficos restaurantes y volverte loco en cualquiera de sus librerías y galerías de arte.

Mas tarde nos dirigimos hacia La fuente de las tortugas y el barrio judío, en el que abundan las joyas encubiertas en pequeñas calles. Saliendo del bullicio de largo Argentina y adentrándose en el barrio podemos disfrutar de una paz increíble. Hay esculturas por todos lados. Una de las cosas más hermosas es sentir el agua de la fuente de las tortugas que da una sensación de tranquilidad y por eso es tan visitada.

Después de la fuente de las tortugas nos dirigimos a La Isla de la Medicina. Esta isla es la protagonista de un mito romano y dice que antes era una nave en la que había viajado la serpiente de Esculapio traída desde Epidauro para que librase Roma de una terrible epidemia de peste. La isla tiene ya de por sí un gran parecido con una nave pero la mano del hombre ha hecho su aporte para forzar aún más esto, ya que se ha colocado a modo de mástil en el centro de la isla un obelisco. La serpiente, que simboliza a la medicina, fue colocada en el primer edificio de la isla llamado “Esculapio”.

Nuestro día seguía siendo bastante intenso, y menos mal que el año que visitamos Italia no hacia excesivo calor, si no hubiera sido casi un milagro moverte a cualquier hora del día. Ya atardecía cuando visitamos la Bocca de la Verita. La lastima fue que cerraban la entrada no recuerdo a que hora, y cuando llegamos nos tuvimos que conformar con verla desde las rejas. Aun así es bastante curiosa de observar.

Dice la leyenda que un marido celoso llevó a su mujer hasta la Bocca della Verità(Boca de la Verdad) para comprobar si le engañaba con otro, ya que según historias antiguas del lugar, si uno decía una mentira mientras tenía la mano en la abertura de piedra, inmediatamente ésta se cerraba aplastando la mano del mentiroso. El amante de la mujer, alertado por los gritos del marido en plena calle, se dejó caer por el lugar justo en el momento en que la pareja estaba delante de la Bocca. La mujer, al ver llegar a su amante simuló marearse cuando éste pasó por su lado, con lo que el amante no tuvo más remedio que recogerla en sus brazos para que no cayera al suelo. El marido, agradecido, se giró hacia su mujer dispuesto a seguir con el ritual y comprobar si le había sido infiel. Así que metió la bella mano de su mujer en la boca de piedra y le preguntó si había estado con algún otro hombre que no fuera él. La mujer le dijo entonces que podía estar tranquilo, que nunca había estado con ningún otro hombre, y que solo había estado en sus brazos y en los del joven mozo que la acababa de salvar de una caída al marearse. Y así fue como pudo conservar su mano, todo en la vida tiene su moraleja.

Dice la historia que este símbolo de Roma, situado en la iglesia medieval de Santa Maria in Cosmedin, es en realidad una boca de alcantarilla romana que simula una antigua máscara del dios Tritón.

Era ya tarde, y el cansancio empezaba a notarse en nuestros cuerpos. El insufrible calor y la “pateada” realizada durante el día habían sido considerables, así que tras tomar los correspondientes transportes públicos llegamos nuevamente al reposo de nuestra parcela en el camping.

Curiosamente, junto a nosotros se había instalado un matrimonio con dos niños, que estaban plantando una tienda, y de inmediato reconocimos en ellos un idioma que nos resulto muy familiar: “Españoles?” preguntamos, y a partir de ahí enlazamos en una charla que acabaría a las tantas de la mañana. Leo y su familia, nos explicaron como desde Logroño iniciaron su viaje pasando por Burdeos, Paris, Suiza, y de ahí hasta Roma. Nosotros, con cara de asombro al descubrir los Kilómetros que dicha familia llevaba recorridos en apenas una semana, les dimos algunos consejos sobre lo que habíamos visto en Roma, hasta que ya por agotamiento, decidimos aplazar la charla hasta el día siguiente. Rendidos … caímos en la cama.

Día 8 Roma:

Iniciamos nuestro tercero y ultimo día en Roma acompañados de Leo y su familia. Ellos querían ver el Coliseo, y nuestro planning nos conducía al vaticano, así que con un “hasta luego”, continuamos cada uno por su camino.

Comenzamos el día visitando la Basílica de San Pedro. Este es sin lugar a dudas uno de los lugares más bonitos y llamativos de toda Roma.

La basílica de San Pedro es algo imponente, es una cita obligada aunque un poco incómoda si se quiere subir a su cúpula debido a que siempre hay larguísimas filas de gente esperando su turno. La Plaza de San Pedro es un punto esencial para cualquier visitante en Roma, que se sentirá expectante ante la majestuosidad arquitectónica del entorno.

El Vaticano es un minúsculo estado independiente enclavado en el corazón de la capital Italiana. Para llegar se puede coger cualquier autobús que vaya a la “Piazza del Risorgimento” o el metro en la parada “Ottaviano”.

La enorme plaza abraza a la cristiandad con sus columnatas. Fue proyectada por Bernini en el siglo XVII y cuenta con 285 columnas y 140 estatuas de santos. La Basílica suele estar llena de visitantes, curiosos y fieles que concurren a alguna de las misas constantes que se suceden en las capillas anexas o acuden a los confesionarios permanentes en las más diversas lenguas. Hay que tener en cuenta que no se puede visitar la basílica enseñando los hombros o las piernas y si no llevas pañuelo, te lo dejaran amablemente en la puerta.

Entramos ya nerviosos por ver la Piedad de Miguel Angel, el Trono de San Pedro de Bernini y por supuesto el Baldacchino de este mismo autor situado frente al altar mayor construido en bronce. La lastima es que la Piedad esta protegida por unos paneles como de metacrilato, para que los desaprensivos no puedan causarle ningún daño. Realmente la cara de la Piedad habla por si sola, nadie como Miguel Angel ha cincelado rostros tan bellos, aun así estar delante de la Piedad hace pensar en la persona que Miguel Angel se inspiraria para crear su obra, por que realmente cada detalle es perfecto.

Mas tarde, nos dispusimos a visitar la Capilla Sixtina de Miguel Angel y los Museos Vaticanos.

La Capilla Sixtina es especial por muchos motivos, pero realmente estando allí contemplando la impresionante obra de Miguel Angel te das cuenta de lo pequeño que eres, y entiendes que se quedara ciego pintando aquella increíble e impresionante obra de arte. Cumbre del renacimiento, la Capilla Sixtina se sitúa en el interior del recinto de los museos vaticanos. De reciente actualidad, ya que albergó el famoso cónclave de elección del Papa Benedicto XVI, fue obra de Miguel Angel.

Los Museos Vaticanos son enormes y para conocerlos a fondo se requiere más de un día, es una visita que no recomendamos, pero como siempre para gustos los colores. Se encuentran a cinco minutos a pie de la Plaza de San Pedro y tienen una estación de metro específica: Cipro-Musei Vaticani. El precio general de la entrada es de 14 euros, con diversas reducciones. El mejor momento para visitarlos son días entre semana a partir de las 13 horas. Hay que evitar los lunes (ya que es de los pocos museos en Roma que abre este día) y el sábado. El domingo está cerrado.

Después de terminar nuestra visita al Vaticano, salimos casi corriendo para poder contemplar el Moises de Miguel Angel. Esta en una pequeña iglesia llamada San Pietro in Vincoli, cerca de la zona del Esquilino. El Moises es una de mis obras favoritas, la habíamos visto muchísimas veces en fotos pero verlo de cerca impresiona, puedes admirar su gesto fuerte, las venas de sus brazos, la perfección de su rostro y la majestuosidad que tiene. Estuvimos bastante rato observando la obra de Miguel Angel y admirándonos de su genialidad.

Miguel Ángel pensaba que el Moisés era su creación más realista. La leyenda cuenta que, al acabarlo, el artista golpeó la rodilla derecha de la estatua y le ordenó que hablase, sintiendo que la única cosa que faltaba por extraer del mármol era la propia vida. En la rodilla se puede encontrar una marca, tal vez el martillo de Miguel Ángel al golpear a su Moisés. Fue la única de sus obras que quiso mantener con el hasta el final de sus días.

Salimos con la cara de alucinados y con los pelos como escarpias, nos pusimos a andar sin rumbo fijo, cuando nos dimos cuenta que nuestra siguiente parada era el Castillo de Sant Angelo. Se accede a él a través de uno de los puentes más bonitos del mundo: el Puente Sant’Angelo. Es curvilíneo y está decorado con ángeles diseñados por Bernini. Esta situado en Lungotevere Castello 50. Construido a orillas de Río Tiber en 123 d.C., el Castillo de Sant Angelo es visible desde varios rincones de la ciudad.

En su origen fue el mausoleo del emperador Adriano, y posteriormente finalizado por Antonio Pío en el 113, un año después de la muerte de Adriano. La Tumba Imperial donde se guardan las urnas con las cenizas de los emperadores, se encuentra en el segundo piso. El castillo continuó como mausoleo hasta la muerte de Caracalla en el siglo III, cuando pasó a ser una fortaleza conocida como la Ciudadela de Roma. La estatua de San Miguel corona las almenas y fue agregada en 1753. El papa León IV cercó con una muralla el Vaticano y el Borgo, convirtiéndolo en una fortaleza donde se refugiaban los papas en épocas de peligro. El pasadizo que une el Vaticano con el Castillo fue hecho por Alejandro VI en el siglo XV. Este enigmático edificio, por muchos siglos temido, símbolo de la represión vaticana, llama poderosamente la atención su planta en forma de estrella de cinco puntas.

Después de otro agotador día, regresamos al Camping, pero cansados como estábamos nos resistíamos a abandonar Roma y nos quedamos sentados disfrutando de ella un buen rato mas. Charlamos con Leo y su familia, riéndonos con las anécdotas que los viajes y Roma en particular nos habían deparado. Mas tarde ya instalados en nuestra pequeña caravana cerrábamos los ojos recordando todos los momentos vividos hasta ese mismo momento y revoloteando en nuestra cabeza miles de instantáneas que se agolpaban y no nos dejaban conciliar el sueño. Nuestras cabezas bullían con tanta información y también con tanto cansancio. Cansancio que nos impedía inclusive conciliar el sueño…

El relato continua en Il Giro d’Italia (II).

14 Comments + Add Comment

  • Aggggg, por favor parar ya… ! Que pasada, esta muy bien relatado, sobre todo el tema de transporte, en que metro te puedes bajar para visitar depende que cosas, parecen chorradas, pero luego a la hora de visitar una ciudad ayuda mucho.

    Lo dicho, sois una mala influencia…

    Nos ha gustado muchisimo, esperamos con ansias la segunda parte.

    Felicidades como siempre.

    Maria y Bernardo.

  • Pues espera que falta la segunda parte!!!!! ;-)

    Gracias por las felicitaciones! Lo de los detalles del trasporte intentamos que sean lo mas detallados posible, aunque ciertamente esta vez, después de tanto tiempo, hemos tenido que hacer muuuuucha memoria! Aun así, si vosotros o cualquiera necesita mas información solo tiene que preguntar!

    Un saludo y lo dicho, gracias por leernos y por vuestros apreciadisimos comentarios!

    Conrad y echobelly

  • Muchas felicidades, vaya pedazo de viaje, y oyer está super bien relatado. Me encanta como lo habeis escrito. he tomado muchas notas.

  • Hola guapa:

    Gracias por visitar nuestro Blog y dejar un mensajito que siempre nos gusta… jajja. Me alegra que te haya gustado el relato y si necesitais cualquier otra información, ahora ya sabéis donde estamos… ; . )

    Por cierto, en nuestro viaje del año pasado visitamos también Verona, todavía no lo tenemos escrito, pero estar atentos, por que realmente merece la pena.

    Muchos besitos a los tres.

  • Muchas gracias por este magnifico relato, es una joya que ha descubierto mi chico buscando información para viajar a Italia. Nosotros nos vamos el día 26 y vamos a tener de base parte de vuestro relato. Ya os contaremos, gracias por todo
    Mª Eugenia

  • Hola Mª Eugenia y bienvenida a nuestro blog. Me alegra un monton que nuestra ruta os pueda servir de ayuda, si teneis cualquier duda sobre alguna de las informaciones que contiene el relato, no dudes en preguntar que todo lo que este en nuestra mano… sin problemas!!!

    Saludetes y gracias por escribir… espero volver a leerte : – )

  • Hola, mi nombre es Sabrina y estube buscando por internet, fue entonces que encontre tu blog, el cual me gusto mucho, el cual es bastante agradable para leer. Regreso la proxima semana para leerte de nuevo. Saludos Sabrina

  • Hola Sabrina y antes que nada bienvenida a nuestro blog! Disculpa que no te hayamos contestado antes pero andamos un poco liados con la actualización. Disculpa si en algunos momentos salen “cosas raras” ;-)

    Solo queriamos darte las gracias por tus halagos! Nos alegra que te haya gustado nuestro blog y esperamos verte por aqui amenudo.

    Un saludo!

  • Conrad y Loli, buscando información para nuestras vacaciones he encontrado vuestro relato y, sobre todo la primera parte, me servirá para planificar las visitas a Florencia. En principio estaremos sólo por la Toscana y La Spezia, no creo que nos dé para ir hasta Roma, pero ya veremos. Además, me toca planificar alguna actividad para Alba y Pau (algún parque temático, o de aventura) porque no todo va a ser museos e iglesias. Bueno, ya os explicaré a la vuelta. Un beso muy fuerte para los dos, a ver cuando volvemos a coincidir.

  • Hola Merce, que alegría verte por estos lares… Espero que la información te sirva y sobre todo que lo paseis genial. Que decirte de la Toscana, a parte que es una zona preciosa!!!!

    En cuanto llegar hasta Roma, si teneis oportunidad, yo no lo dudaria. Es una ciudad imponente y caotica que a mi particularmente me encanta. Pero vaya, si no os da tiempo hay tantas cosas que visitar en la Toscana, que tendreis mas que suficiente.

    En el camping Michel Angelo en Florencia, hay mucho ambientillo para “adolescentes”. No se si ireis para alli, pero creo que a tu hija sobre todo le encantara… a vosotros no tanto! jajaj

    Bueno guapa, nos ha gustado mucho verte aunque sea “virtualmente”. Espero coincidir con vosotros en alguna ocación.

    Un besazo gigante a los cuatro.

  • Loli, en principio tenemos reserva en el camping Luxor, entre Florencia y Siena, mejor que Alba no se entere de lo del “ambientillo”, jeje.

    Y este año, ¿dónde váis?

  • jajaja Pues nada, Top Secret.

    Este año comenzaremos visitando las Cataratas del Rhin e iremos subiendo por la zona de Sajonia en Alemania, Republica Checa y todavia no tenemso claro si llegar hasta Berlin o adentrarnos en Hungria.

    Pero este ultimo punto no lo sabremos hasta que no estemos “In Situ” jaja

    Besitos Merce y pasarlo genial.

  • Me encantó vuestro detallado relato. Estaba buscando información para mi viaje familiar por Italia y me encontré este maravilloso y detallado informe. Me servirá de mucho… seguro!!!
    Saludos y Felicitaciones!!!!!!!!!!

  • Gracias Miki y bienvenido al blog. Esperamos que nuestro relato te haya servido de ayuda. y si te faltara algo mas, no dudes en pedir.

    Un saludete desde Vienna

    Conrad & Loli

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>