Península de Istria (3/3)

may 20, 2009 by     15 Comments    Posted under: Autocaravana, Grandes viajes

En pocas horas cruzamos Eslovenia de Norte a Sur, deshaciendo el camino andado durante días, alejándonos de las verdes cumbres austriacas en dirección a las aguas cristalinas de la costa de Croacia. A medida que íbamos recorriendo kilómetros notábamos como el aire se hacía más cálido y el sol volvía a calentar con mas fuerza.

Poco antes de llegar a la frontera con Croacia nos detuvimos a comer y descansar del empacho de Kilómetros. Aprovechamos además para concretar nuestro primer destino. Teníamos mucha información preparada desde Barcelona pero pocos días nos quedaban de vacaciones por lo que teníamos que centrarnos en visitar la península de Istría, que era la zona que nos quedaba mas a mano. Así mismo, habíamos leído y oído hablar mucho de las islas croatas, y no queríamos irnos del país sin visitar alguna de ellas. Fue por ello que pusimos rumbo hacia la Isla de Krk.

En esta ocasión llegamos a la frontera sin demasiadas retenciones. En ella, los policías miraban muy detenidamente e incluso con recelo la documentación de cada uno de los italianos que pasaban la frontera. Nos sorprendió que a nosotros apenas nos hicieran caso. Lo cierto es que habíamos oído que los croatas no eran gentes demasiado amables. Quizás el aire “chulesco” con el que parecían entrar los italianos al país había creado una cierta animadversión del pueblo croata hacia ellos, por lo que consideramos conveniente dar importancia al hecho que éramos españoles, diferenciándonos de los italiano.

Nada mas entrar al país vimos varias oficinas de cambio de moneda. Debemos recordar que Croacia no tiene el Euro como moneda, sino las Kunas (HRK). Habíamos leído en varios relatos que no cambiáramos moneda en la frontera por que el cambio no resultaba muy atractivo, y así lo hicimos, pero este pequeño detalle sin importancia tomo bastante relevancia mas adelante. Iniciamos nuestras andanzas por territorio Croata en dirección a la población de Rijeka. Como no teníamos Kunas, tuvimos que hacer los pocos kilómetros que nos separaban de la población todos por carretera por lo que pudimos empezar a comprobar que nos encontrábamos en un país con un carácter muy distinto al austriaco. Un denso tráfico combinado con una conducción mucho más agresiva hacían que nos resultara difícil acomodarnos al país.

Por suerte, la señalización era bastante buena y aunque tardamos bastante por el intenso tráfico no nos resulto demasiado complicado llegar hasta el puente por el que se accede a la isla de Krk. Para nuestra desgracia, el puente era de pago, por lo que al no disponer de Kunas con las que pagar tuvimos que desviarnos e iniciar la búsqueda de un lugar donde cambiar moneda: primer problema del día. Lo probamos en una población cercana, y no hubo suerte. Luego en otra, y tampoco. Al final tuvimos que recorrer un montón de kilómetros y regresar a Rijeka, donde afortunadamente encontramos una pequeña oficina de cambio de moneda. Lo cierto es que visto lo visto hubiéramos preferido perder algo en el cambio, antes que perder el valiosísimo tiempo que perdimos en buscar un sitio en el que cambiar moneda…nunca mas!

Después de todo el tiempo perdido, nos volvimos a dirigir hacia el peaje de Krk y allí pagamos con las Kunas que habíamos cambiado. Nuestra primera incursión en Croacia no fue muy positiva, pero con la mejor de nuestras sonrisas nos dispusimos a buscar un kamp para poder descansar del palizón de kilómetros.

El elegido fue el kamp krk, situado a pocos kilómetros de la entrada de la isla, un kamp bastante justito de servicios, pero muy bien ubicado junto al mar. Mas que un kamp … aquello era un descampado, donde se hallaban concentradas decenas de autocaravanas. Lo cierto es que era curioso ver allí juntitas tantas autocaravanas de tantos lugares tan distintos, un ambiente que nos recordó al que se respira en la playa de Leucate. Una vez encontramos un buen lugar disfrutamos de un precioso atardecer y nos fuimos a dar un reconfortante paseo al lado del mar que nos sentó de maravilla.

Día 13: Isla Krk – Pula.

A la mañana siguiente nos levantamos sin prisas, el cansancio comenzaba hacer acto de presencia, y las fuerzas iban siendo ya bastante justitas. El día era soleado y el calor empezaba a apretar con fuerza, se notaba que estábamos en la orilla del mar Adriático. Una vez pagado el kamp, 181 Kunas (un poco carillo, por cierto) nos dirigimos al interior de la isla para intentar llegar a la capital, algo de lo que finalmente desistimos. El tráfico, horroroso, empeoraba a cada kilómetro que recorríamos. Circular por aquella carretera, estrecha y mal asfaltada, era un susto tras otro por los vertiginosos adelantamientos que allí parecían no tener importancia, así que finalmente, cansados de aquel lugar decidimos darnos la vuelta y poner rumbo hacia la Península de Istria.

Nuestra impresión de Croacia comenzaba a cambiar. Por el momento no nos estaba pareciendo nada del otro mundo. Habíamos oído hablar mucho sobre las playas de Croacia, pero las que habíamos visto hasta el momento eran bonitas pero tampoco nos parecieron algo excepcional. Los pocos croatas con los que habíamos tratado nos habían resultado muy secos, incluso desagradables. Lo cierto es que después de disfrutar de la amabilidad eslovena, o de la cordialidad Austriaca, darnos de bruces con el carácter Croata nos dejo bastante desubicados, y nos empezamos a preguntar si realmente había merecido la pena el cambio que habíamos hecho. Pero creo que cada uno tiene que ver las cosas con sus propios ojos y como bien dice el refrán nadie escarmienta en cabeza ajena. Si no hubiésemos visitado Croacia quizás la habríamos idealizado tanto que al final hubiera sido el punto mas fuerte de un viaje que pudo ser y no fue, así que aun a día de hoy no nos arrepentimos de haber tomado la decisión de ir hasta allí, pero si que cambio la idea que de ella teníamos.

Fue por todo ello que decidimos pasar directamente a uno de los platos fuertes de nuestra estancia en Croacia e ir directamente a la población de Pula. Volvimos a pasar por Rijeka, y nos adentramos rápidamente en la península de Istria, en cuyo extremo sur se haya la población de Pula. El trayecto hasta ella fue bastante mas tranquilo de lo que habíamos tenido ocasión de recorrer hasta el momento. El recorrido era por el interior de la península y aunque no tenía un paisaje excepcional, muchos de los tramos de carretera por los que circulábamos eran antiguas autopistas liberadas de peaje en la actualidad, que nos permitían mantener un agradable ritmo sin sufrir problemas de tráfico. Con este buen ritmo no tardamos demasiado en llegar a la población de Pula.

Nos adentramos en sus calles con la autocaravana, lo que nos permitió ver algunos de los rasgos que definen a esta emblemática población. Evidentemente, su anfiteatro destacaba por encima de cualquier otra construcción, y es que siendo uno de los ocho mayores anfiteatros del mundo resulta sorprendente verlo tan cerca del Mar. Lamentablemente Pula es una población muy turística en la que no nos pareció muy aconsejable dejar aparcada la autocaravana en la calle, y mucho menos pernoctar ya que está prohibido en toda Croacia, por lo que no quisimos complicarnos demasiado e intentamos buscar un Camping. No había muchas opciones ya que apenas hay un par de campings cerca del centro de Pula, así que seguimos las indicaciones del que teníamos información que era el mas cercano, el Camping Stoja.

Llegamos a él sin demasiados problemas, situado al lado de la Playa en un pequeño cabo que sobresale en el mar. Nos adentramos en él, y nos encontramos con un camping súper masificado en el cual tuvimos serios problemas para encontrar una plaza más o menos decente. Al final encontramos una con algo de sombra pues hacia bastante calor. Una vez instalados, y tras haber repostado y comido algo, nos pusimos las mochilas ansiosos por descubrir esta pequeña joya del Adriático y cogimos el autobús en la puerta del camping que nos llevaría hasta el centro de Pula para poder visitarla.

Pula, no necesita ninguna carta de presentación, su belleza habla por sí sola. Sus habitantes se esfuerzan en mantener la buena imagen de la ciudad para que al viajero le queden ganas de volver a visitarla. En Pula encontramos obras maestras de artistas que durante la historia han dejado su huella en esta ciudad, su clima mediterráneo suave, nos sirvió de bálsamo después del frió de Austria y de sus copiosas lluvias. Habíamos oído hablar mucho del Mar Croata, según nuestras informaciones había sido declarado como el más limpio del Mediterráneo.

Pula tiene en la actualidad alrededor de 60.000 habitantes. Su origen mitológico se relaciona paradójicamente con un fracaso, el de unos colquídeos que, después de perseguir a Jasón para recuperar el Vellocino robado, fallaron en su empresa de capturarlo y no se atrevieron a regresar a su país, quedándose y fundando Pula.

Iniciamos la visita a la población por las que eran las antiguas Puertas y Murallas de la ciudad: En épocas antiguas y medievales la ciudad entera estaba rodeada por una muralla con diez puertas. Sin embargo en el siglo XIX, su valor defensivo era irrelevante y condicionaban la expansión de la ciudad. De esta manera se decidió derruirlas, salvo el fragmento de muralla situado entre las puertas gemelas y la Plaza de Giardini que podemos contemplar hoy. Las puertas gemelas, llamadas así por los dos arcos a través de los cuales se entraba a la ciudad vieja, fueron construidas entre los siglos II y III. Las puertas gemelas conducen hoy al museo arqueológico y al Castillo, que fué nuestra siguiente visita.

El Castillo se alza en la colina más alta de Pula, a una altitud de 32.4 m sobre el mar y la arena de las colinas. Esta fortaleza construida por los venecianos en forma de estrella con cuatro bastiones en 1630 tenía la finalidad de proteger la ciudad y su puerto, por la gran influencia que este enclave tenía en el comercio marítimo en el Adriático norte. El castillo alberga hoy el museo histórico de Istria.

Continuamos nuestro paseo contemplando la Puerta de Hércules, situada entre dos torres probablemente de origen medieval. En el lugar donde estaba el arco dañado, apenas reconocible, se preserva la talla de Hércules. Pero más interesante es que cerca del mismo hay una inscripción dañada, que contiene los nombres de dos funcionarios romanos, Lucius Calpurnius Piso y Gaius Cassius Longinus, a quienes el senado romano había confiado el deber de crear una colonia romana en el sitio de la Pula de hoy. Así, se ha llegado a saber que Pula fue fundada entre el año 47 y 44 A.C.

Nos dirigimos despues a visitar la Catedral de la Asunción de la Virgen María (1640), ubicada en la calle principal de la ciudad, en lo que fue la vieja Vía Flavia que unía el Anfiteatro al foro. Fue construida sobre las viejas catacumbas en las que los cristianos se refugiaban durante la época de su persecución (hasta el siglo IV). A partir del siglo V adquirió su forma actual. Hoy los restos más antiguos que se conservan de esta primera basílica paleocristiana se pueden ver en el exterior pues la parte más inferior de la pared posterior pertenece a este período. Delante de la iglesia se construyó un baptisterio, cruciforme, en el siglo V que fue destruido en 1885. A principio del siglo XVI se le añade una nueva fachada renacentista, y delante de la iglesia, un campanario en segunda mitad del siglo XVII (1671-1707) utilizando los bloques del anfiteatro.

Antes de adentrarnos en el centro de la ciudad decidimos aprovechar que era pronto y no habia demasiada gente para visitar sin duda el que era el plato fuerte de nuestra visita a Pula, su impresionante anfiteatro Romano que data del siglo primero. El anfiteatro -Flavijevska ulica / Scalierova ulica-, muy bien conservado, data de la época de Augusto y Vespasiano (siendo coetánea su construcción a la del Coliseo de Roma), y llegó a albergar durante sus espectáculos de gladiadores a 20.000 vociferantes personas. Su planta es elíptica, siendo el eje mayor de 130 m. de longitud, y cuenta con 72 arcos. La piedra caliza local fue utilizada para su construcción.

En la Edad Media fue empleado para torneos medievales y ferias de caballeros y hoy es la sede del llamado Festival de Verano en el que cada año se celebran óperas, festivales ecuestres, grandes conciertos, etc… que pueden dar cobijo a cerca de 5.000 espectadores. Los pasos subterráneos, utilizados en sus orígenes por los gladiadores, son hoy una sala de exposiciones dedicada a la tradición vitícola del cultivo de la aceituna que crece en Istria desde épocas antiguas. Los objetos expuestos incluyen reconstrucciones de las máquinas usadas para la producción del aceite de oliva y del vino (molinos, prensas, recipientes) y las ánforas usadas para almacenar y transportar el aceite y el vino. El anfiteatro se sitúa fuera de las viejas murallas de la ciudad debido a su tamaño y configuración geográfica. La vía que lo unía a la vieja ciudad romana era conocida como la Vía Flavia. Fue construida también durante el mandato del emperador Vespasiano.

Compramos las entradas con la Audioguía ya que nos dieron la opción de poder hacer la visita en castellano y sin dudarlo, nos adentramos en las tripas de este impresionante anfiteatro. Nada más entrar llama la atención lo bien conservado que esta. Con la estupenda información que nos iba proporcionando la audio guía nos quedamos ensimismados sentados en sus gradas disfrutando de una impresionante tarde soleada y en nuestra cabeza revoloteaban imágenes de una época remota, de cómo sus gentes debían vivir y de las implacables luchas que tuvieron lugar dentro de aquel reducto de piedra caliza.

Sus impresionantes arcos nos transportaban a un tiempo en el que los ganadores caminaban entre aplausos y laureles. Por cualquiera de sus rincones se respiraba un respeto casi solemne y al mismo tiempo un lugar en el que antaño se habían cometido tantas atrocidades. Ahora, en una época mucho mas civilizada (entre comillas), nos recordaba un gran escenario en el centro del anfiteatro, las actuaciones que en la actualidad se pueden disfrutar en este indescriptible entorno. Estuvimos un largo rato disfrutando de todo su encanto y por un solo instante pareció que el tiempo se hubiera detenido, nos adentramos aun mas en sus entrañas y pudimos disfrutar del museo que en su interior se hallaba, distintas ánforas y otros utensilios bastante interesantes que nos recordaron los usos y las técnicas que se utilizaban antaño. Verdaderamente fue un placer haber tenido la oportunidad de visitar aquel anfiteatro situado en un precioso emplazamiento con vistas al mar Adriatico.

Después de visitar el Anfiteatro, nos adentramos en el casco antiguo, descubriendo las callecitas y comercios del lugar. Los alrededores de Pula nos habian ofrecido una cierta sensación de inseguridad que una vez en el centro de la población se disipó totalmente. Llegamos hasta el Arco de Triunfo de los Sergios o Puerta de Oro, erigido entre los años 29 y 27 A.C. por la familia de los Sergios, en honor de tres miembros suyos que llegaron a ostentar cargos importantes en Pula en aquella época. Este arco triunfal se orientó a lo que fue la puerta Aurea de la ciudad, llamada así debido a su arco ricamente adornado con elementos dorados. La puerta y la muralla fueron derribadas a principios del siglo XIX como consecuencia de la extensión de la ciudad fuera de sus murallas. El arco fue construido en estilo corintio con fuertes influencias helenísticas y de Asia menor. La calle adyacente es actualmente una zona de compras y la plaza actual donde se ubica el arco un importante punto de encuentro para actos culturales y espectáculos en la ciudad. Fue un placer visitar todas las tiendecitas adyacentes y un espectáculo disfrutar de todos los artistas callejeros que en ella fuimos encontrando.

Continuamos andando hasta llegar a la Plaza del Foro, la que a fecha de hoy sigue siendo la plaza principal de Pula. Se sitúa a los pies de la colina central, en la parte occidental de la ciudad cerca del mar. La costa donde el foro fue construido en el siglo I a.c. tuvo que ser rellenada para ampliar el área. El foro era el núcleo de la vida de la ciudad, de su centro religioso, administrativo, legislativo y comercial. En la parte norte del foro se construyeron dos templos gemelos y uno central dedicados este a Júpiter, Juno y a Minerva. Solamente el templo de Augusto ha llegado a nuestros días mientras que del segundo templo solamente queda la pared trasera.

El Templo de Augusto se dedicó a la diosa Roma y al emperador Augusto. Fue construido siguiendo los esquemas constructivos típicos de los templos romanos entre el año 2 a.C. y el 14 d.C fecha en el que murió el emperador. Sin embargo su función no fue siempre la misma y fue variando con el correr de los siglos, siendo utilizado como iglesia, granero, etc… y a principios del siglo XIX como Museo Arqueológico.

En 1944, en plena Segunda Guerra Mundial, fue bombardeado y destruido totalmente. Fue reconstruido entre los años 1945 y 1947 y contiene hoy en día una importante colección de relieves y esculturas en piedra y bronce.

El otro templo gemelo, del cual solamente se preserva la pared trasera, se cree que fue construido en el mismo tiempo y en el mismo estilo y fue llamado el templo de Diana.

Junto al Templo de Augusto se encuentra el Palacio Comunal, construido en el antiguo foro como sede del gobierno autónomo municipal cuando Pula era una Ciudad-Estado libre, en el siglo XIII. Durante la dominación veneciana fue sede del duque y hoy día continua su función como sede de la alcaldía de la ciudad. Los continuos añadidos a la construcción original han dejado hoy un edificio en el que se aprecian una gran superposición de estilos arquitectónicos desde el Románico hasta el Renacimiento. La inscripción de su fachada principal remonta la fecha de construcción del palacio comunal a 1296. Este año se refiere no obstante a la primera mayor reconstrucción y a su primera ampliación, porque éste emplazamiento era con toda seguridad ocupado con anterioridad por otro edificio anterior con la misma función. Las esculturas del Telamon y de la sirena en las esquinas se completaron por las columnas renacentistas, y las ventanas barrocas.

El lugar era sin duda el centro social de pula, ya que la animación del lugar era increíble. De pronto un grupo se arremolinó junto al Palacio Comunal e iniciaron un pequeño concierto del que todos los que nos encontrábamos en la plaza pudimos disfrutar. Decidimos sentarnos en una de sus peculiares terracitas, y tomarnos un pequeño refrigerio mientras escuchábamos ensimismados aquella pequeña banda de música. Allí sentados, mientras charlábamos, comentamos que probablemente Pula no sea la población con mas encanto de las que hemos visitado hasta el momento, pero sin duda el encanto del lugar, y las maravillas que el imperio romano dejó en aquella pequeña ciudad, hacen que podamos decir tranquilamente que Pula es una visita cien por cien recomendable para los amantes de la belleza sin aditivos.

Tras disfrutar del ambientazo de Pula, que iba aumentando por momentos, decidimos volver al camping para descansar tranquilamente. El calor era bastante sofocante y habíamos pasado un día muy intenso, con lo cual había llegado el momento de sentarse tranquilamente junto a nuestra autocaravana y hacer un poco de panxing disfrutando de aquel magnifico anochecer en el adriático.

Día 14: Pula.

Nuestra mañana comenzó con buenas vibraciones. Hacia un día resplandeciente y tras desayunar nos pusimos en marcha para visitar el archipiélago de Brijuni. Salimos del camping en cuya puerta tomamos el autobús que conduce al centro de Pula. Nos dirigimos a la estación central de autobuses, situada detrás del Anfiteatro, donde debíamos tomar el autobús a Fazana, población desde la que salen los barcos hacia Brijuni. Esto que teóricamente debía ser “cosa fácil” nos resultó más farragoso de lo que imaginábamos. La estación la encontramos con facilidad, no así cual era el autobús que debíamos tomar. Nos dirigimos a las ventanillas de información de la estación, y en ellas nos fueron mandando de un lado para otro, topando una y otra vez con el “tosco” carácter croata. No es que fueran antipáticos, simplemente parecía que se nos querían quitar de encima. Finalmente, logramos averiguar el número del autobús que iba a Fazana, y el andén en el que tenia prevista su llegada, así que esperamos pacientemente.

Tras cerca de una hora llegó el autobús, y subimos a él. El ticket se compraba al mismo conductor del autobús, con quien tuvimos una nueva toma de contacto con la “amabilidad” croata. Estuvimos discutiendo con él durante unos momentos, chapurreando una mezcla de italiano e inglés, y finalmente nos entendimos. Llegamos entonces a la conclusión que no es que estuviéramos haciendo nada mal, sino que hablan así, con ese tono “desagradable” que a nosotros nos sorprende y allí resulta normal.

Llegamos sin demasiados sobresaltos a Fazana, lugar donde el conductor nos indicó que nos bajáramos. Milagrosamente nos había entendido, y es mas, hasta había tenido la delicadeza de avisarnos. Unos personajes realmente curiosos estos croatas. Nos dirigimos al centro de la población donde fácilmente encontramos la oficina donde vendían las entradas, ya que un numeroso grupo de gente hacia cola en la puerta. No tardamos mucho, apenas unos 5 minutos en comprar las entradas, eso si, nuestro barco salía en algo mas de una hora, tiempo que aprovechamos para dar un paseo por la costa de la población. A la hora en punto, nos dirigimos a la pequeña embarcación, abarrotada de gente, que en algo más de media hora nos condujo hasta nuestro destino.

El archipiélago de Brijuni y el mundo submarino a su alrededor disfrutan del estatus de único parque nacional de Istria que, gracias a la riqueza de su flora, fauna y patrimonio cultural e histórico, se clasifica entre los archipiélagos más bellos del Mediterráneo. Brijuni está compuesto por dos islas grandes y doce más pequeñas. El templado clima mediterráneo con abundantes días soleados y temperaturas agradables ha favorecido el crecimiento de centenares de especies de plantas. Hace unos cien años el jardín botánico de Brijuni comenzó a recibir animales de diferentes partes del mundo, de modo que, en 1912, fue creado también un jardín zoológico. Actualmente Brijuni es, entre otras cosas, el hábitat de distintas especies de aves, ciervos, muflones y otros animales de caza. A la isla de Veliki Brijun la adornan también un olivo milenario, yacimientos romanos, un parque safari, huellas de dinosaurios.

La visita se realiza desde un barco que te lleva hasta allí, y te deja que explores todo el islote, pero las vistas más bonitas del archipiélago sin lugar a dudas las tienes desde el aire. Realmente el lugar estaba muy concurrido, había un montón de gente bañándose o simplemente tomando el sol. Después de recorrer todo el islote te das cuenta de la belleza exultante del archipiélago, la lastima es que haya tantisima gente y no puedas disfrutarlo mas a tu aire, pero aun así fue una visita que nos gusto mucho.

Después de coger nuevamente el barco, y los correspondientes autobuses regresamos al camping. Hacia calor y la verdad es que llevábamos ya bastantes días de intensa ruta por lo que decidimos reservarnos la tarde libre para hacer una salida en kayak, y poder disfrutar así de las aguas azul intenso del Mar Croata.

Así fue como después de comer y coger fuerzas nos calzamos los neoprenos y nos dispusimos a hinchar otra vez nuestro kayak. Nada mas entrar en la playa comenzamos a pisar los guijarros y las piedras de que están compuestas las playas de aquella zona. El agua estaba bastante fría, pero nos metimos sin pensarlo demasiado. Como el calor apretaba el contraste con el agua tan fría aun se notaba más. Comenzamos a remar con calma, disfrutando del paisaje, y saludando a la gente que nos íbamos encontrando con pequeñas barquitas o con barcas de pedales que alquilaban en el camping. Nos fuimos adentrando en aguas mas profundas en las cuales solo nos encontramos alguna lancha rápida que hacia que nuestro kayak bailara en exceso, pero realmente estuvimos tres horillas de travesía que nos supieron a gloria.

Después de todas las aventuras que hemos vivido en esta intensa ruta, estar en medio del océano dejándote llevar solo por el dulce balanceo de las olas es todo un lujo que no todo el mundo puede permitirse, y hay que ser agradecidos por poder disfrutarlo.

Salimos del agua con pocas ganas, era como si ya intuyéramos que las vacaciones llegaban a su fin y te resistieras con todas tus fuerzas a que eso no sucediera. Pero éramos conscientes que esta noche seria nuestra ultima noche en tierras Croatas.

Dejamos el kayak que se secara mientras nosotros íbamos preparando algo de cena. Comenzaba a oscurecer y las vistas que teníamos desde nuestra parcela eran magnificas Pusimos unas velitas en la mesa y cenamos con una agradable y calida brisa que nos traía miles de aromas. Tuvimos una noche romanticona, en la estuvimos recordando las vivencias del viaje. Habían sido tan solo quince días pero después de tanto trote nos parecía una eternidad, … y lo que era peor aun nos apetecía mas. Después de cenar fuimos a dar un paseo por la playa y cuando estuvimos cansados volvimos a la auto a descansar.

Nuestra estancia en tierras Croatas finaliza así, con un sabor agridulce, sueños cumplidos pero expectativas no superadas.

Día 15: Pula – Verona.

Nos levantamos despacito, con calma… y sobre todo con cara de tristeza. Nuestra aventura ya casi esta tocando a su fin. Teníamos dos días para llegar a Genova, donde tomaríamos el Ferry que nos llevaría de vuelta a casa, pero nos habíamos dejado un pequeño regalo para el camino de vuelta, otro plato fuerte para visitar y que seria la guinda del viaje… Verona.

Tras pagar el camping, y repostar en las instalaciones que disponia, iniciamos el camino de vuelta. Tomamos rumbo norte, en dirección a Koper, y sin grandes contratiempos llegamos a la frontera con Eslovenia. El tráfico empezaba a ser intenso teníamos miedo de volver a sufrir las retenciones del viaje de ida así que decidimos no entrar a Italia por Trieste y dar un pequeño rodeo para evitar la autopista en la que habíamos perdido tantas horas durante el viaje de ida. Además los peajes en Eslovenia los teníamos pagados al disponer de la Viñeta, así que tomamos la autopista A1 y luego el desvío por la H4 hasta Nova Gorica, ciudad fronteriza entre Eslovenia e Italia. Una vez en ella nos despedimos finalmente de Eslovenia, y nos adentramos en Italia, donde ya no abandonaríamos la autopista hasta llegar a Verona.

Llegamos a ella cerca de las seis de la tarde, bastante cansados tras varias horas de viaje. El calor allí era asfixiante sin la brisa del adriático que nos refrescara así que lo primero que hicimos fue buscar un sitio donde dejar a Suny. Encontramos un guardia urbano a quien preguntamos por algún lugar donde poder dejar la autocaravana y muy amablemente nos ofreció un plano y nos indicó donde se hallaba un área especifica para autocaravanas. -“increíble”-, pensamos; ya quisiéramos tener en España agentes de la autoridad tan preparados y amables como este. Seguimos sus indicaciones y fácilmente encontramos una fantástica área que estaba cercana al núcleo de la ciudad, pero al mismo tiempo lo suficientemente retirada para descansar tranquilamente. Nada más llegar nos encontramos con una pareja de Bilbao con la que estuvimos charlando animadamente un buen rato, pero les dijimos que mas tarde continuaríamos la charla, por que Verona nos esperaba.

En nuestra primera ruta por Italia, allá por el año 2004, habíamos pasado por Verona, pero no tuvimos la oportunidad de poder disfrutar de ella en condiciones, y esta vez nos propusimos poder hacerlo y así poder descubrir mejor esta antigua ciudad. Verona es una ciudad de la región del Véneto a pocos kilómetros del lago di Garda. Tiene una poderosa economía gracias a que se encuentra en un núcleo geográfico del que parten todos los sistemas de transporte terrestre y acuático del noreste de Italia. Ya en la época romana era punto de encuentro de cuatro vías consulares: Vía Gallica, Vía Augusta, Vicum Veronensium y la Vía Postumia.

Verona es una ciudad encantadora con una catedral rodeada por un río y decenas de puentes por los que puedes pasear. La Piazza delle Erbe fue un antiguo foro romano en la que se encuentra la Madonna de Verona, una fuente del siglo XIV. Es así mismo una ciudad donde se organizan muchas actividades culturales, especialmente en su anfiteatro romano, la Arena de Verona, en la que se realizan numerosos festivales.

William Shakespeare inspiró su obra Romeo y Julieta en esta ciudad. Esta historia de riñas entre los Capuletto y los Montesco, es archi-conocida, pero no deja de ser una obra Maestra de la Literatura. Esta romántica ciudad ya tenía su encanto en la época del Imperio Romano, pues el emperador Julio César la eligió para pasar sus días de descanso. Además es el lugar de nacimiento del poeta romano Cayo Valerio Catulo.

Verona ha creado una importante industria turística alrededor de los personajes de Shakespeare. Es tradicional visitar la casa de Julieta, una reconstrucción de una vivienda de la época en la que Shakespeare creó al personaje. También hay una estatua de este personaje en Bronce en el patio de la casa. La tumba de Julieta es una cripta pequeña en el que está el sarcófago, por supuesto, vacío.

Con esta carta de presentación y muchísimas ganas nos dispusimos a iniciar la visita a la ciudad. Del Área al centro de Verona hay un pequeño camino, unos diez minutillos andando por un agradable recorrido. Nada más llegar al centro la impresión fue fantástica. Es una ciudad realmente preciosa, con todas sus calles empedradas y ese no se que de los Italianos, hacían de ella una estampa única.

Vimos una enorme cola para entrar al anfiteatro, y nos enteramos que esa misma tarde había una representación, una opera en aquel escenario. Nos quedamos boqui-abiertos; que delicioso seria escuchar cualquier opera en un entorno tan privilegiado, además para nosotros seria la primera vez, ya que nunca hemos podido disfrutar de ninguna. Estuvimos informándonos si quedaban entradas, pero a la hora que llegamos ya estaba todo vendido.

Hicimos una pequeña promesa y fue que volveríamos algún día para poder disfrutar de lo que en esta ocasión nos fue imposible. Siempre es bueno hacer propósitos, con lo cual tendremos una excusa perfecta para poder volver.

Anduvimos por aquellas encantadoras calles y nos paramos ante una heladería que era una obra de arte, no solo por las delicias que allí se vendían si no por lo increíblemente decorada que estaba. Le pedimos incluso al chico que nos atendió y nos vendió unos deliciosos granizados de fresa, el poder hacer unas cuantas fotos al local, realmente maravilloso. Salimos con nuestros granizados y una gran sonrisa dibujada en nuestras caras; que el mundo se pare en este mismo instante, creo que en ese momento éramos las personas más felices del mundo.

Continuamos caminando por el centro y llegamos a un cartel que indicaba la cercanía de la casa de Julieta. Había muchísima gente por todos lados pero llegar ante aquel santuario fue precioso. Se que os parecerá una tontería por que seguramente allí no vivió Julieta, o lo que sea, pero realmente la gente durante años y años había hecho de aquel lugar un santuario real, con miles de mensajes de amor escritos en las paredes. Parecía mentira pero no había un centímetro de pared sin un nombre escrito, o sin un mensaje prometiendo amor eterno, me pareció realmente muy bonito… romántica que es una! Nosotros intentamos dejar también nuestra impronta pero nos dimos cuenta de que no llevábamos un papel a mano, con lo cual dejamos nuestros nombres escritos en la pared. Hicimos una fotografía y en ese batíburrillo de nombres, perdidos en el infinito de los distintos colores de tinta, estaban nuestros nombres. Realmente hemos estado en Venecia, en Paris, las típicas ciudades entre comillas del “Amor”, pero ninguna de ellas nos pareció tan romántica como Verona.

Después de deambular por toda la ciudad y de comprar algunas cosillas, volvimos dirección a la auto para poder descansar un poquillo. Nada mas llegar volvimos a coincidir con la pareja de Bilbao. Sacamos a pasear un poquito a Gish para que no se agobiara, y voila! Fue sacar a Gish y en un momento teníamos media área de Autocaravanas haciendo cucamonas al gato : -) Es lo que tiene llevar un peluche viajero.

Tuvimos una agradable charla con todos ellos, en castellano, en italiano, en ingles, es lo bueno de este mundillo la cantidad de gente que conoces. Los chicos de Bilbao no tenían muy claro que dirección seguir, les comentamos nuestra aventura austriaca y el tema de la Karteen Card y se mostraron muy interesados. Nosotros íbamos ya de vuelta por lo que les dimos nuestras dos Karteen Card para que ellos pudieran disfrutarlas, ya que tenían quince días aun de validez. No se si al final pudieron utilizarlas o no, ya que no hemos seguido en contacto con ellos, pero espero que así fuera.

Nos acostamos realmente agotados. Tantas emociones en tan poco tiempo te dejan totalmente exhausto, pero también hacen que merezca la pena vivir la vida de esta manera tan peculiar. La noche era calurosa, pero afortunadamente una suave brisa empezó a soplar en el área acunándonos en aquella noche de verano.

Día 16. Verona – Genova

Nos levantamos con una sensación ya conocida, la de pena en el alma, la ruta ya estaba en su zenit. Habían sido 15 días más que intensos recorriendo tres países y conociendo miles de detalles que no olvidaremos fácilmente.

El ferry no salía hasta las nueve de la noche por lo que decidimos que teníamos tiempo de dar otro paseo por Verona y disfrutar de tan magnifica ciudad a la luz del día. Un sol intenso calentaba la ciudad y hacia brillar con fuerza las piedras de granito del anfiteatro. Nos deleitamos durante largo rato fotografiando la ciudad, disfrutando de sus bulliciosos y coloridos mercados, resistiéndonos a dar por finalizada la visita e iniciar ahora si, el camino de regreso a casa. Verona era una ciudad increíble… pero hemos de reconocer que el encanto que tiene por la noche es otro.

Regresamos finalmente a la autocaravana y tras recoger los bártulos y despedirnos de algunos autocaravanistas que por allí se encontraban iniciamos el camino hacia Genova. Aproximadamente 300 Kilometros separaban Verona de Genova, trayecto que hicimos tranquilamente, sin prisas, ya que íbamos con tiempo de sobras. Sobre las seis de la tarde llegamos al puerto, y con bastante mas facilidad que en Barcelona llegamos al muelle en el que se encontraba esperándonos nuevamente el Ferry con el que habíamos llegado hacia mas de dos semanas, el Tenacia. En este caso se accedía como si de un peaje se tratara, sin tener que pasar por ninguna taquilla antes.

Esperamos pacientemente la salida de nuestro ferry de regreso a Barcelona junto a una larga cola de turismos, motocicletas, y alguna que otra autocaravana. Una vez dan luz verde comenzamos a subir todos a la gigantesca ballena, como si de pececillos se tratara. Los que hacemos “camping on board” lo hacemos por otra rampa, la que accede a la planta superior de la bodega, donde acompañados de alguna otra autocaravana nos acomodan. Esta vez la distribución fue distinta a la del viaje de ida. Situaron las autocaravanas en el centro, y los camiones a nuestro alrededor, algo que no nos acabó de gustar ya que nos quitaba las vistas de los amplios ventanales de las que pudimos disfrutar durante el viaje de ida. Tras quejarnos un rato a los empleados del Ferry, desistimos y le quitamos hierro al asunto. Nos dirigimos a las zonas comunes para poder disfrutar de las instalaciones del Ferry. Salas de estar con televisión, bar-cafeteria, restaurante self-service, nos permitieron descansar el resto de la tarde hasta que finalmente regresamos a la bodega donde se encontraba la autocaravana para pasar una tranquila noche acunados dulcemente por el vaivén de las olas.

Día 17: Llegada a Barcelona

Después de un placido viaje en Ferry llegamos a Barcelona a las cuatro de la tarde, con todas las expectativas cumplidas y con la morriña correspondiente al final de un viaje de estas características, ahora solo queda volver a la rutina y en tres días regresar al trabajo.

Nuestra casita con ruedas se ha comportado como una verdadera campeona, hemos disfrutado como hacia tiempo que no lo hacíamos, nos llevamos experiencias inolvidables y momentos tan especiales que se irán acumulando en nuestra cajita de vivencias. Pienso en todos los Kilómetros recorridos; cojo un mapa, miro la ruta que hemos hecho, y me doy cuenta de que hemos dado muchas vueltas. Pienso: -“Nos podríamos haber ahorrado muchos kilómetros si la hubiésemos realizado de otra manera”-, pero luego pienso que quizás esa es la gracia de un viaje, que tenga su propia vida, sus sorpresas y desilusiones, sus alegrías y decepciones, que hacen de todas ellas un momento único, una experiencia que difícilmente podremos olvidar y volver a repetir.

Cierro los ojos y en mi cabeza se agolpan cientos de imágenes, veo los colores turquesa y los paisajes casi lunares de Eslovenia, las risas en el campanario de Bled, la inmensidad de las cuevas de Scojkan, las preciosas cumbres Austriacas, y el mar azul intenso de Croacia, y solo pienso en que el próximo año nos pueda ofrecer un sin fin mas de aventuras…

Fin del viaje…

Peninsula de Istria, Croacia from conrad y echobelly on Vimeo.

Créditos video: The Cardigans: Sick and tired

ROAD BOOK
Total días: 17
Total Kilómetros: 3.000 (aproximadamente)

Gastos:

Total Gasoil: 284 euros.
Total Ferrys: 587,40 euros.
Total peajes: 104,07 euros
Total Visitas: 247,90 euros.
Total pernoctas: 233 euros.

Lugares de pernocta y vaciado:

Día 1. Ferry
Día 2: Camping fusina (pernocta y vaciado)
Día 3: Puerto de trieste.
Día 4: Parking camping Bled
Día 5: Camp Danika. (pernocta y vaciado)
Día 6: Camp Dujceva Domacija
Día 7: Area de Bovec. (pernocta y vaciado)
Día 8: Area de Ferlach. (pernocta y vaciado)
Día 9: Parking Bad Eisenkapel (junto supermercado Spar)
Día 10: Falkert See.
Día 11: Camping Seecamping Haupt. (pernocta y vaciado)
Día 12: Camp Krk. (pernocta y vaciado)
Día 13: Camping Stoja
Día 14: Camping Stoja. (pernocta y vaciado)
Día 15: Área de Verona. (pernocta y vaciado)
Día 16: Ferry

15 Comments + Add Comment

  • y por fin la última de estas emocionantes entregas!
    cómo agradeceros esta dedicación?
    imprimiendo y encuadernando el relato, para ponerlo en la carpeta de los viajes pendientes.
    por supuesto, pedir derechos. nosotros estaremos encantados de pagar lo que pidáis.
    un placer, viajero, leeros.
    (creo que ya os lo he dicho alguna vez)

    un cariñoso saludo!

  • Hola Jimmy:

    Las gracias te las damos nosotros, por ser tan majete y a parte leernos… y encima escribir!!! Realmente ese es nuestro mejor premio, por que no te imaginas lo contentos que nos ponemos cada vez que alguien deja un comentario…es como la recompensa por un trabajo bien hecho.

    La verdad que la dedicación es grande… pero te puedo asegurar que nos lo pasamos genial escribiendo todas las anécdotas y peripecias que vamos viviendo, al fin y al cabo es un buen trabajo de retentiva y memoria jajaja….

    Lo dicho, que mil gracias por tus comentarios y espero que sigas participando cuantas veces quieras.

    Un saludete enorme.

  • BUF: yo empecé un relato y lo dejé antes de llegar a las 3/4 partes del viaje. Claro que era de un viaje de 35 dias, y me desanimó el ver que no aportaba tantos datos como vosotros. Esta cualidad es esencial para quien os copiamos. Nuestros viajes al extranjero se basan en vuestros relatos. Es muy importante saber con cierta precisión si podrás dormir en un sitio o si sabes que te echaran, o tendrás un botellón!!
    en fin, es parte de nuestro envidiable suplicio, no?

    un placer leeros, incluso los comentarios!!

  • 35 dias!!! Un viaje así nos daria para un relato con mas episodios que la saga de Rocky! :-D Lo cierto es que es un “curro” esto del blog pero son comentarios de algunos asiduos lectores como tu los que nos animan a continuar. Ademas es un honor que alguien nos utilice para planear sus viajes, pero ojo no os metais en los mismos “fregados” en los que a veces nos metemos nosotros ;-)

    Lo dicho … que es un placer escribir nuestras aventuras para gente como vosotros!

  • Es un placer leer vuestros viajes. Aún no he tenido la suerte de conoceros personalmente, aunque os sigo desde que tenias el Yaris y demás. Siguiendo vuestros relatos visitamos Asìs, entre otras ciudades, que nos encantó. Hoy hemos encargado nuestra primera auto y espero que cualquier día coincidamos por algún lugar. Gracias por vuestros relatos, son estupendos. Saludos desde Canet. Luis

  • El placer es nuestro al verte por aquí! Hacia mucho que no sabíamos de ti .. y como bien dices es una lastima que nunca hayamos coincidido. A ver si ahora que comienza tu nueva andadura en el mundo autocaravanista tenemos ocasión de encontrarnos. Felicidades por tu nueva adquisición que deseamos os ofrezca tantos buenos momentos como a nosotros nos los está proporcionando.

    Saludetes!

  • CREEIS QUE ESTOS VIAJES TAMBIEN SE PUEDEN HACER CON CARAVANAS????

  • Hola Teti:

    Por supuesto que se pueden hacer en caravana, teniendo en cuenta las ventajas y limitaciones que te puedes encontrar a la hora de moverte con una caravana.

    En el caso de los tres paises que reseñamos en este relato, tienes una gran amplitud de campings y minicamps que os pueden servir de base para visitar todo lo que querais.

    Si tienes cualquier duda, o necesitas ayuda, ya sabes donde estamos.

    Saludos y bienvenido/a al blog.

  • Hola,
    Estaba preparando mi primera experiencia en autocaravana y me he encontrado con vuestro impresionante blog casi por casualidad, dejandome impresionado.
    Estabamos pensando en hacer este agosto un viaje por Croacia, y la parte de Eslovenia nos quedaba un poco de duda. Aunque siendo justos, despues de leer los sitios que habeis visitado nos habeis despertado la curiosidad de conocer el país.
    Quería preguntaros por las guias en papel que me recomendais para este viaje, y si creeis necesarios los mapas de europa del Este para el GPS o esta suficiente señalizado.
    Muchas gracias por tener un blog con estos relatos que por lo que veo ayudan a todos para preparar los viajes (la idea del Ferry no lo habia contemplado hasta leerlo en vuestro relato).
    Ibai

  • Hola Ibai:

    Siendo la primera vez que vais a viajar en autocaravana, decirte que Croacia precisamente no es un país demasiado amable a la hora de viajar con este tipo de vehículos, ya que a parte de que esta prohibido pernoctar fuera de campings, los Croatas tienen un caracter un tanto especial, que no pone las cosas demasiado faciles a la hora de moverte.

    Eso si, hay algunas area especificas para nuestros vehiculos, tambien te encontrarás algunos mini-kamps que son parecidos a los campings pero con menos servicios, en los cuales podrás pernoctar pagando un precio menor.

    Eslovenia, es todo lo contrario, a parte de que su gente es super amable, tiene bastantes mini-kamps que os pueden ayudar a la hora de planear una ruta mas libre y en condiciones.

    Yo te recomendaria que llevaras la maxima información posible de casa, ya seán guías de papel, información que hayas cogido a traves de internet, y como no, coordenadas gps, y mapas en papel y tambien para el GPS…

    Comentarte que la opción que hicimos nosotros de ir en ferry haciendo camping on board, en estos momentos no es posible, ya que han cambiado la flota y ya no realizan este tipo de viaje. Eso si, cualquier naviera, ya sea Grandi Navi veloci, Grimaldi o Trasmediterranea, te pueden ofrecer ofertas especiales si viajas en autocaravana, simplemente te tendrás que informar de las orfertas que hay en cada momento.

    En nuestro caso, cogimos bastante información de las oficinas de turismo tanto de Eslovenia como de Croacia, si te pones en contacto con ellos, te enviaran un monton de información de forma gratuita.

    No se me ocurre nada más que comentarte, pero si quieres preguntar algo en concreto, o tienes cualquier otra duda, no dudes en preguntar, que todos al principio hemos ido igual de perdidos.

    Nos alegra que te haya gustado nuestro blog… ya sabes donde estamos, con lo cual espero volver a verte por aqui.

    Os deseamos que vuestra primera experiencia en autocaravana os vaya fenomenal, aunque hemos de deciros que para ser la primera vez, habeis escogido un país un tanto complicado, eso si, muy interesante turisticamente hablando.

    Saludetes

  • Hola,
    Muchas gracias por la información.
    Habiamos elegido Croacia por la atraccion turistica del país ya que llevamos tiempo queriendo visitarlo.
    leyendo el distintos foros mucha gente coincide con lo que comentas que a pesar de ser un pais con mucho interes quizas no es mejor sitios para bautizarse en esto.
    Os contaremos el resultado de nuestra primera experiencia, tampoco descartamos el cambio de destino por algo como el norte de Europa (Paises bajos y Francia).
    Lo dicho, muchas gracias.
    Ibai

  • Ibai, si teneis tantas ganas de visitarlo, adelante… Pero es mejor que vayais preparados para lo que os podeis encontrar, carreteras bastante deficientes, conductores con bastante poca etica, y caracter croata un tanto agrio ;-) Por lo demás es un país que bien merece una visita.

    En nuestro caso, el primer problema que encontramos en Croacia, fué el de la movilidad, no nos hace ninguna gracia, que te digan donde tienes que pernoctar por narices, a mi me fastidia mucho que me tengan que decir lo puedo o no puedo hacer.

    Pero lo dicho, si seguis con vuestros planes de Croacia, disfrudlo a tope y despues contais ;-)

    saludetes.

  • Hola!!
    me ha encantado vuestro blog. En Julio nos vamos a Eslovenia, Croacia y Bosnia dos parejas, y como Ibai, sería nuestra primera vez en caravana. ¿Está realmente complicado dormir por libre?, ¿recuerdas el precio aproximado de los campings y de los minikamps?
    Saludos

  • Hola Risha:

    Como ya le comente a Ibai en Eslovenia no tendreís problemas, ya que hay bastantes mini-kamps y varias areas para AC, con lo cual ir a camping es una “opción”, pero en el caso de Croacia, esta prohibido pernoctar fuera de camping en todo el país. En los foros podrás leer un poco de todo, gente que te dirá que ellos han dormido fuera de camping y no han tenido problemas, etc… pero la prohibición ahí está.

    En cuanto a los precios, hay bastantes diferencias, dependiendo de las instalaciones de que disponga, con lo cual podreis pernoctar desde 6 a 10 € en areás, a 12 a 18 € en minikamps, por eso os comento que es importante elegir bien el lugar en el cual vais a descansar. En cuanto a los campings, suelen ser más caros, pero no llegan a los precios de los de aquí… Nosotos al ser dos personas, creo recordar que a los pocos que fuimos durante ese viaje, la media serían unos 30 € para dos personas.

    Nos alegra que te haya gustado el blog. Espero te sirva la info, si necesitas algo más, ya sabes donde estamos.

    Saludetes.

  • Qué recuerdos…. Pasé unas vacaciones inolvidables en Istria hace 3 años y este verano me gustaría volver…esta vez en coche y camping.
    Un saludo a todos los viajeros

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>