Tabernas, el "Far West" almeriense

oct 9, 2008 by     11 Comments    Posted under: Grandes viajes, Lugares con encanto

Sin duda vivimos en un país curioso, en el que disponemos de una geografía muy variada que nos permite disfrutar tanto de la alta montaña como de un sinfín de magnificas playas que rodean la península. No por ello uno deja de sorprenderse, ya que cuando Loli me propuso escaparnos a un desierto, durante los cinco días que disponíamos en semana santa de 2006, no lo acababa de ver claro.

El secreto reside en Tabernas, un desierto situado a pocos Kilómetros de la ciudad de Almería, que Sergio Leone y Ennio Morricone (con sus magnificas bandas sonoras) descubrieron y lanzaron a la fama internacional gracias a los conocidos Spagueti Western.

Todos recordaremos películas como “El bueno, el feo, y el malo”, “la Muerte tiene un precio” o “Por un puñado de dólares”, lo difícil es creer que esas películas se han rodado tan cerca de casa. Desde entonces otros géneros de cine, recabaron también en Tabernas, películas como Cleopatra, Indiana Jones, e incluso recientemente Star Wars, han tomado sus arenas como escenario. Hoy encontramos en Tabernas restos de aquellos legendarios rodajes, algunos de ellos como el Mini Hollywood convertidos en interesantes parques temáticos, otros como el Fort Bravo, en su estado puro y original, siguen en uso para realizar rodajes.

Aproximadamente 800 Kilómetros separan Barcelona de Almería, y por aquel entonces nos pareció una locura, ir hasta allí con nuestra pequeña caravana. Pero una vez en el lugar, nos arrepentimos de no llevarla, al no poder disfrutar de la comodidad, que nuestra pequeña casa con ruedas nos ofrecía en cualquier parte del mundo. Aun así encontramos un magnifico hostal en el centro del casco antiguo de Mojacar, el Hostal Arco Plaza, que nos acogió durante cuatro días por un precio irrisorio (gato incluido). Quizás lo peor fuera, que al no disponer de bar o cafetería, te obligaba a buscarte la vida por el pueblo a la hora de desayunar, comer y cenar.

Día 1.

Salimos de Barcelona un jueves santo a primera hora de la mañana. Hubo que madrugar pues eran bastantes los Kilómetros y temíamos encontrarnos con las insufribles retenciones que se forman a la salida de las grandes ciudades en Semana Santa. No hubo mayor problema a la salida de Barcelona, si que lo hubo mas tarde en Valencia, pero ayudados por el GPS conseguimos tomar un desvío por el puerto de Valencia y cruzarla sin perder demasiado tiempo en ello. Continuamos nuestro camino, placidamente todo por autopista hasta unos cincuenta Kilómetros antes de llegar a Murcia, donde nuevamente las retenciones nos obligaron a parar la marcha. Aquello pintaba mal, los coches ni se movían, y las noticias por la radio no daban muchas esperanzas, por lo que decidimos encomendarnos al GPS y buscar un atajo. Esa es una maniobra que no suele salir demasiado bien en la mayoría de los casos, pero esta vez nuestro pequeño navegador nos condujo a través de estrechos y encantadores caminos entre viñedos, hasta mas allá de donde se encontraban las retenciones.  No sabría decir cual fue el camino que hicimos, pero lo cierto es que nos permitió continuar con nuestro buen promedio de marcha.

Finalmente llegamos a la que seria nuestra “base” durante nuestra estancia en tierras almerienses, Mojacar, una población preciosa que disfrutamos a tope. En Mojácar pervive, como en ningún otro rincón de Andalucía, una admirable y encantadora fidelidad al pasado árabe.

Por la villa de Mojácar han pasado a lo largo de los años civilizaciones y culturas que han convertido a este municipio Almeriense en uno de los más emblemáticos y con más belleza arquitectónica de la provincia. Mojácar está asentada en una atalaya que domina el horizonte y ha sido codiciada por muchos pueblos de la antigüedad. En la Edad de Hierro, llegaron los celtas provenientes del norte y centro de Europa. También los fenicios y cartagineses se sintieron atraídos por la noticia de estos pueblos florecientes donde podían comerciar. Cuando los griegos ocuparon la región, denominaron a esta Atalaya Murgis Akra, Murgis en la altura, de ahí la derivación latina Moxacar, la Muxaca árabe que da pie al nombre actual de Mojácar. En el siglo V se produjo la invasión de los visigodos, que permanecieron en estas tierras hasta comienzos del siglo VIII, momento a partir del cual empezó la etapa musulmana que duró hasta el año 1.488, con la entrega de Mojácar a los Reyes Católicos.

Mojácar conoció su mayor esplendor en su dependencia del Califato de Córdoba, ya que su número de habitantes y su situación privilegiada la hacían plaza inexpugnable. El 10 de junio de 1.488 los jefes moros de Mojácar rindieron obediencia al Rey Fernando el Católico. Esto significó la expulsión de los moros de Mojácar y también de Mojácar. Ésta fue repoblada con cien familias cristianas procedentes en su mayoría del Reino de Murcia. En 1.530 el emperador Carlos V otorgó a Mojácar el título de ciudad y a su escudo de armas, concedido por los Reyes Católicos, se le añadió un águila bicéfala.

Un factor clave del crecimiento de Mojácar fue el inicio de la actividad minera en la región. Dicho crecimiento acabó con el final de la I Guerra Mundial. Se inicia el éxodo hacia Sudamérica y posteriormente hacia Cataluña y Europa. La despoblación adquirió carácter alarmante.

Pero el milagro llegó en forma de turismo, que lejos de destruir la auténtica fisonomía de su pueblo y de sus gentes hizo que el visitante continuara admirando su pasado, su arquitectura, el color blanco de sus casas y el carácter abierto de gentes que heredaron la tolerancia y la convivencia de diversas culturas y religiones.

Era ya tarde cuando llegamos a la ciudad tras nuestro largo viaje, así que tras dejar las maletas y nuestra querida gish en el hostalito nos dispusimos a dar una vuelta para conocer aquella preciosa población y cenar un poco. Mojacar es sin duda un lugar muy especial. Cenamos en un pequeño y exótico restaurante mejicano situado en lo alto del casco antiguo, hasta que finalmente regresamos agotados al hostal para coger fuerzas para el día siguiente.

Día 2

Nuestro segundo día comenzó sin prisas ni agobios. Salimos del hostal para buscar un sitio para desayunar y comenzar nuestra ruta mañanera. Encontramos una preciosa cafetería que hacían unos croissants a la plancha que quitaban el “sentio”, y nos dispusimos a dar buena cuenta de ellos. Después de tener la barriga llena, comenzó nuestra pequeña aventura.

El paseo por Mojacar durante la tarde del día anterior había sido un buen comienzo, pero sin duda el plato fuerte de nuestra ruta tenia un nombre, y es el de Tabernas. Situado a 30 kilómetros de Almería, a 404 metros de altitud y con una población de 3.500 habitantes, se encuentra en Tabernas el Paraje Natural protegido denominado Desierto de Tabernas, un paisaje desértico, donde se goza de casi 3.000 horas de luz solar.

El trayecto de Mojacar hasta la población de Tabernas, centro del desierto de la cual toma su nombre, es de alrededor de 60 Kilómetros, de los cuales la gran mayorías se hacen por la carretera nacional N-340. Este es un camino de buen asfalto, quizás un trayecto algo largo, pero que se hace más ameno de lo que pueda parecer, ya que el paisaje del que se puede disfrutar durante el viaje bien merece la pena. Desde la salida de Mojacar, puedes observar durante el camino el cambio que poco a poco se va produciendo en el entorno, haciéndose el terreno mas árido y carente de vegetación a medida que te vas adentrando en el desierto.

Finalmente llegamos a Tabernas. La primera parada del día nos llevó hasta el Mini Hollywood, uno de los antiguos escenarios cinematográficos de las históricas películas del oeste americano que se ha convertido en un parque temático sobre el oeste y los años dorados de la industria del Western, al que además han añadido una pequeña reserva Zoológica con más de 150 especies de animales.

El Poblado del Oeste fue construido para el rodaje de la película “La Muerte tenía un precio”. Visitamos la oficina del Sheriff, el salón, la tienda de aprovisionamiento, el banco, telégrafos, la funeraria, la barbería, el museo de carrozas, el museo del cine y demás lugares donde es posible revivir la vida del Oeste Americano.

El Poblado del Oeste dispone de salón y tienda, así como la posibilidad de montar a caballo, visitar el magnífico jardín de cactus y disfrutar de las áreas de juego tanto para los pequeños como para los mayores, además con restaurante con servicio buffet y piscina integrada.

Diariamente se realizan espectáculos en vivo donde se recuerda la vida del duro y lejano Oeste, con asaltos al banco o a la diligencia y el Sheriff imponiendo su autoridad.

La lista de películas que allí se han rodado es tremenda, desde “La muerte tenía un precio” a “Indiana Jones y la última cruzada”. En este inhóspito lugar, de una belleza pura y sobrecogedora, se construyeron grandes decorados, pueblos enteros a semejanza del lejano oeste americano, fuertes y poblados indios. Eran los 70, cuando los productores cinematográficos escogieron el desierto de Tabernas para ahorrarse un dinero en sus producciones “fichando” a muchos de sus figurantes en la propia Almería. Fue el paraíso cinematográfico de Hollywood durante dos intensas décadas. Por allí han paseado actores ilustres, como Clínt Eastwood, Brígitte Bardot, Anthony Ouinn, Claudia Cardinale, Alain Delon, Sean Connery, Raquel Welch, Orson Welles.

Sobre él parque quizás únicamente comentar que nos pareció demasiado “comercializado” para nuestro gusto, ya que las modificaciones sufridas por las edificaciones originales de los rodajes son importantes, convirtiéndose en un parque temático mas orientado a familias con niños que a los amantes de los Spaghetti Western.

• Horario del parque:
• en verano, de 10 a 21 h. – En Invierno (solo fines de semana de 10 a 19 h)
• Lunes cerrado, excepto Festivos.
• Precio: adultos, 17 €. Niños hasta 12 años , 9 €. Precios especiales para grupos.

Por la tarde, de regreso a Mojacar, aprovechamos que íbamos con nuestro todo terreno para perdernos por pequeños caminos forestales de la zona más externa del desierto que rodea al parque Nacional, en los que estaba permitido circular, para contemplar un poco mas de cerca la vegetación de la zona y deleitarnos haciendo fotografías de tan árido e impresionante lugar.

Ya en Mojacar, disfrutamos nuevamente de un agradable anochecer por las calles de la población, y aunque no conseguimos encontrar un lugar de tapeo, mas típico de otras provincias andaluzas que no de Almería, cenamos tranquilamente en una terracita y regresamos a nuestra pequeña y agradable habitación del hostal a descansar.

Día 3

Nuestro tercer día comenzó un pelín nublado, lo que nos hacia presagiar lo peor, pero realmente el día nos dio bastante tregua. Además, el día anterior había hecho un sol de justicia que nos provocó las primeras quemaduras de la temporada, por lo que nuestra piel probablemente agradecería un día un poquito mas nublado.

Regresamos nuevamente a Tabernas, ya que el día anterior, junto al parque de Mini Hollywood, habíamos contratado una ruta guiada en 4 x 4 para poder saborear el centro del desierto. Hay que recordar que el Desierto de Tabernas está catalogado como Parque Nacional en su mayor parte, por lo que únicamente es posible acceder a el a pié, o mediante las excursiones organizadas que en él se realizan, muy recomendables y cuyo precio es bastante ajustado.

Después de equiparnos y conocer a nuestra guía, comenzamos nuestra aventura. El recorrido fue como ir paseando por un espacio en el que muchos de sus lugares están gravados a fuego en tu retina, es como si llevaras un álbum de fotos y esas mismas fotos aparecieran ante tus ojos ofreciéndote un espectáculo único… De pronto te ves sumergido en la película Cleopatra o sacando tu sable láser al recordar que aquí también se rodó parte de saga de la Guerra de las Galaxias, ciertamente no tiene desperdicio. También hay que decir que tuvimos muchísima suerte con la guía que nos tocó, ya que era gran experta del lugar, y nos explico con pelos y señales el origen geológico y posteriores sucesos de este antiguo desierto durante casi toda su longeva vida. Durante todo el recorrido nos acompaño una lluvia finísima que hacia agradable un día caluroso, pero con lo embelesados que íbamos casi ni la notamos.

Mas tarde nos dirigimos hacia Fort Bravo, otro parque temático, pero con un sabor mucho mas autentico que el que visitamos ayer. Realmente nos encantó, ya que fue como si realmente estuviésemos viviendo una aventura en pleno Oeste Americano, toda una experiencia.

La verdad es que pero puestos a escoger entre este y el Mini Hollywood que habíamos visitado el día anterior, nos quedamos con los escenarios de cartón piedra del Fort Bravo y sus actores tipo 800 Balas, película basada en la actualidad del lugar, mucho mas cercanos y divertidos. Detrás de los escenarios un entorno natural envidiable. Un desierto en el que es fácil encontrar, rasgos conocidos gracias al cine, y al que recomiendo hacer una ruta guiada y descubrir así el origen del lugar, único desierto natural de la península y con un gran interés geológico.

Supongo que será cuestión de gustos pero dudo que alguien quede indiferente al pasar por allí. Al final te vas con una sensación agridulce, el brillo de antaño deja paso a una patina dorada totalmente deslucida, pero que al mismo tiempo te recuerda la grandiosidad en la que vivió en el pasado.


A nosotros desde luego nos gustó y nos sorprendió. Un lugar de cruda belleza, en el que tanto adultos como niños pueden disfrutar, eso si, mejor en primavera porque no quiero ni imaginar el calor que debe hacer en Verano.

Día 4.

Nuestro cuarto día empezó perezoso. Los días pasaban rápido y nos hacíamos los remolones en la cama resistiéndonos a que nuestra aventura llegase a su fin, y con unas ganas locas al mismo tiempo de disfrutar al máximo de lo que nuestro corto tiempo nos permitiera.

Nos pusimos otra vez en marcha hacia nuestro próximo destino: “Cabo de Gata”. El Parque Natural del Cabo de Gata o cabo de Ágata se encuentra en la comarca de Cabo de Gata situada en la provincia de Almería. Fue declarado Parque Natural en 1987, siendo el primer parque natural marítimo-terrestre del país. Es probablemente uno de los últimos reductos de costa virgen del Mediterráneo. Es la región más árida de toda Europa continental (200 mm de precipitación anual), por lo que cuenta con multitud de especies vegetales xerofitas endémicas y hasta hace pocos años fue santuario de las últimas focas monje de Europa.

La composición del terreno está compuesta fundamentalmente por roca sedimentaria, (areniscas, etc.) de antiguos fondos marinos, pero en la zona también existen multitud de rocas volcánicas en muchas de sus manifestaciones (coladas, bombas, órganos, etc). Por estas y otras características está declarado Reserva de la biosfera por la UNESCO.

Iniciamos nuestro camino hacia el Cabo de Gata descendiendo por la carretera AL-5105 que une Mojacar y Carboneras por el litoral, una carretera de curvas con unas magnificas vistas del litoral mediterráneo almeriense y desde la que se puede descender por complicados caminos a pequeñas y escondidas calas donde poder disfrutar de aquel magnifico lugar al cien por cien.

Precisamente en esta carretera es donde se encuentra un polémico macro-hotel cuyas obras se detuvieron meses antes de finalizarlo.  Viendo aquel monstruo allí a pié de playa uno entiende el porque de tanto alboroto y es que hace daño a la vista ver como han destrozado el explendido paisaje. Por otro lado piensas en los inversores que pusieron su dinero allí con todos los permisos en la mano, y en el bien que podría haber hecho a la zona con la creación de cientos de puestos de trabajo. Un dilema difícil de resolver es el que se crea en ese lugar.

Continuamos por la costa hasta llegar a Carboneras, otra de las visitas programadas en nuestra ruta. La existencia de Carboneras como núcleo habitado permanentemente se sitúa en torno al siglo XVII a raíz de la construcción del Castillo de San Andrés y la consiguiente repartición de tierras de labor a los soldados en el año 1577, así como a la creación de una almadraba. Todo ello por iniciativa del Marqués de Carpio, Don Diego Lope de Haro y Sotomayor, como consecuencia de las constantes acciones de los piratas berberiscos y de los turcos sobre el territorio de su soberanía, y que ocasionaban grandes daños, como fue el famoso saqueo de Cuevas por el pirata El Doghali tras recorrer toda la zona. Realmente es un pueblecito encantador con sus casitas de un blanco inmaculado, en el cual te puedes perder por cualquier rincón para poder disfrutar de la quietud y de la amabilidad de sus habitantes.

Una vez visitada Carboneras continuamos nuestro camino primero por Autopista y luego por estrechas carreteras a través de pequeñas poblaciones hasta llegar al Cabo de Gata. Nos adentramos como en un sueño, el paisaje que allí nos encontramos era desconcertante. Por un lado el fortísimo viento que allí soplaba  hacia que las lágrimas cayeran por nuestras caras, y por otro lado una explosión de preciosos colores lo inundaba todo. El Cabo de Gata es precioso, e impresionante al mismo tiempo.

Recorrimos sus playas, nos acercamos a sus acantilados y disfrutamos de todo aquel paisaje de ensueño durante largo rato. Creo que no se nos olvidara fácilmente, por que realmente nos impresiono su fuerza y su fragilidad al mismo tiempo, una lucha colosal para mantenerse tan puro y que no pase como en un montón de playas de nuestra España que al final parecen nidos de avispa. En fin, esperemos que siga tan virgen por muchos años.

Ya en el coche, tras secarnos los lagrimones  decidimos finalizar nuestra ruta aquel día en la ciudad de Almería. La verdad es que no estaba inicialmente incluido en nuestros planes visitar la ciudad, y tampoco había oído hablar mucho de ella, pero sin duda la cercanía nos obligaba a visitar la capital.

Almería, la más oriental de las capitales andaluzas domina un litoral de playas casi vírgenes y un interior marcado por peculiares ecosistemas semidesérticos. El que fuera uno de los puertos más importantes del Califato de Córdoba, nos descubre su Alcazaba y su Catedral a orillas del Mediterráneo. Calles estrechas de fachadas encaladas componen parte del panorama de su casco histórico. Además de historia y cultura, Almería nos brinda playas, parques naturales, tanto de alta montaña como de costa, y una gastronomía riquísima.

Con esta tarjeta de presentación nos adentramos en la ciudad, pero lo que primero encontramos fueron edificios destartalados y muchísima pobreza y suciedad, quedándonos totalmente fuera de lugar. A veces pensamos que la gente que malvive esta a muchos kilómetros de nosotros, pero realmente solo tienes que ir unos pocos kilómetros para darte cuenta, que hay gente que no lo pasa nada bien.

Después del  mal trago nos dispusimos a intentar disfrutar del resto del día y nos encaminamos hacia la Alcazaba, situada en lo alto de un cerro aislado que domina la bahía, en la calle Almanzor del barrio de La Chanca. Sus 1000 años de historia están unidos a la ciudad, acompañando sus momentos de esplendor y decadencia, como un testigo privilegiado desde ese promontorio que se asoma como atalaya a la bahía de Almería. En el año 955, Adb al-Rahman III, primer califa de AI-Andalus, concedió la categoría de medina al núcleo de Almería, mandando construir la Alcazaba, la Mezquita Mayor y fortificando el espacio urbano, entre la propia alcazaba y la orilla del mar.

La Alcazaba fue levantada sobre las ruinas de una fortaleza anterior en un cerro aislado que domina la bahía. Bajo su protección Almería se convirtió en la salida marítima más importante de Al-Andalus, siendo a la vez el cuartel general de la flota omeya y de su almirante. En sus atarazanas se construían grandes navíos de guerra.

Los textos musulmanes reconocen Almería como el mejor mercado de la España musulmana. No sólo venían a su puerto los mercaderes musulmanes de Egipto y Siria sino también los cristianos de Francia e Italia. Mercaderes y viajeros abundaban en sus calles, y los impuestos que se recaudan sobrepasaban con creces los de cualquier otro puerto de mar.

En el Conjunto Monumental actual se pueden observar tres recintos diferenciados: los dos primeros responden al diseño musulmán, siendo el tercero de origen cristiano.

Primer recinto: Actualmente aparece ocupado por jardines, sin embargo, su función original era bien distinta. Las recientes investigaciones han puesto de manifiesto que este primer recinto estuvo totalmente urbanizado, con numerosas casas, baños, dependencias, etc. Un espacio residencial con los problemas de abastecimiento de agua solucionados a través de la noria y del aljibe que aún hoy podemos contemplar.

En el extremo más oriental se localiza el Baluarte del Saliente, del que partía hacia el mar la primitiva muralla que cerraba la ciudad en el siglo X. Desde aquí se puede ascender hasta la explanada del Muro de la Vela, un libro abierto que nos permite leer las continuas transformaciones arquitectónicas que han ido acumulándose en la Alcazaba. Sobre el muro se levanta una espadaña con una campana, denominada Santa María la Mayor, que fue fundida en 1763 reinando Carlos III. Esta campana en principio servía para avisar de las incursiones piratas, pasando posteriormente a marcar los turnos de riego de la vega.

Al norte de la explanada del Muro de la Vela, se puede contemplar el impresionante lienzo de muralla que, atravesando el barranco de la Hoya, sube hasta el Cerro de San Cristóbal. Esta fortificación corresponde a la ampliación de las defensas de la ciudad que ordenó realizar el rey taifa Jayrán, entre los años 1014 y 1028.

Segundo recinto: Formaba una pequeña ciudad palaciega dotada de las dependencias más necesarias: casas, mezquita, baños, aljibes, etc. Aunque en gran parte destruido, constituye un recinto de enorme interés histórico, arqueológico, arquitectónico y urbanístico.

Uno de los edificios mejor conservados es el de los aljibes califales. A su lado, se encuentra una ermita mudéjar mandada construir por los Reyes Católicos. En esta zona podemos visitar una vivienda musulmana, reconstruida a partir de sus zócalos. Por otra parte, existen los llamados baños de la tropa, divididos en tres estancias siguiendo el modelo de los baños romanos.

En este recinto estuvo el Palacio de Almotacín. Hoy es posible pasear por lo que fue su gran patio de crucero, rematado con estancias al norte, perfectamente delimitadas por el actual muro de la ventana de la Odalisca. En la esquina sudeste de este gran patio se localiza el baño privado de la reina.

Tercer recinto: Tras la toma de la ciudad en 1489, los Reyes Católicos mandaron construir un Castillo en la parte más occidental y elevada de la Alcazaba. Su ejecución provocó la desaparición de gran parte del área palaciega anterior. Sus fuertes muros de sillería, la forma circular de sus torres y la propia estructura del conjunto corresponden a las nuevas necesidades militares, que ya han incorporado el uso de la artillería.

A este recinto, protegido por tres torres semicirculares y un foso, se accedía a través de un puente levadizo. El interior se organiza en torno al Patio de Armas. Todo el conjunto está dominado por la Torre del Homenaje, que presenta una portada gótica, con un arco conopial coronado por el escudo de los Reyes Católicos. En el centro del patio existe un aljibe rectangular y un silo acampanado que en ocasiones se utilizó como mazmorra. Los otros dos elementos principales son: la Torre de la Noria del Viento y la Torre de la Pólvora, con excelentes miradores sobre el puerto.

Nos perdimos por todos sus recovecos e hicimos muchísimas fotografías, nos pareció un lugar mágico, además habíamos llevado mucha información e ir leyendo toda la historia de aquella magnifica fortaleza y estar nosotros allí dentro, nos pareció muy emocionante. Nos empapamos de toda su historia y intentamos llegar a ciertas conclusiones de como un episodio concreto puede marcar el curso de la historia.

Y poco más. Tras nuestra visita a la capital andaluza regresamos a nuestra habitación de aquel pequeño y entrañable hostalito a hacer las maletas. Al día siguiente nos levantamos casi de madrugada para no llegar demasiado tarde a Barcelona, e intentar no pillar demasiadas caravanas a lo largo de nuestro viaje de vuelta. Fueron cinco días muy intensos en los que nos quedamos totalmente enamorados de todos los lugares que visitamos, y en los que nos quedamos con ganas de mucho mas. Esperemos que el destino sea benevolo con nosotros y nos devuelva a aquellas magnificas tierras algún día.

Tabernas, El Far West Almeriense. from conradechobelly on Vimeo.

Créditos vídeo:Jack Johnson- Do you remember

11 Comments + Add Comment

  • Hola pareja! La verdad es que pinta divertido el sitio. Hace tiempo vi 800 balas y tiene que ser muy curioso recorrer los escenarios de aquellas miticas peliculas de los westerns americanos. Habrá que guardar unos dias para perderse por allí.

    Por cierto, he leido que el viaje lo hicisteis en coche, pero recordais que tal estaba el lugar para pernoctar con la auto? Y en los parques que tal esta para dejarla allí aparcada?

    Un saludo y felicidades por el blog.

  • Hola Luis.

    Pus la verdad es que si merece la pena escaparse unos días por allí a hacer un tipo de turismo distinto a lo que estamos acostumbrados.

    Sobre el tema de pernoctas no te puedo ayudar demasiado. Por aquel entonces íbamos en caravana y no nos fijábamos tanto en si se podía o no pernoctar. Si que nos fijamos que había algún camping, que no tenia mala pinta, y que no creo que fuese muy caro. Aun así a excepción de Almeria (capital) el resto de lugares parecían ser muy seguros.

    Lo que si recuerdo es que en los parkings de los parques temáticos no creo que tengáis problemas para aparcar. Con no llegar demasiado tarde, e intentar aparcar cerca de la puerta no creo que haya mayor problema.

    Un saludo.

  • Hola Conrad y familia, precioso el blog.

    Sobre Almería, Cabo de Gata, Tabernas y los estudios de grabación, tengo que decir que nosotros estuvimos por esa zona hará un par de años… y nos gustó muchísimo, es tal y como lo describes, jejeje…

    Decirle a Luis, ya que pregunta sobre el tema, que nosotros sí que estuvimos con la auto, y pernoctamos en el pueblecito de Tabernas… al mismo entrar a la localidad, que había unos aparcamientos en batería, nos pusimos mi hermano y nosotros… y dormimos muy tranquilos… y en los estudios, había un parking muy grande, en donde después de ver todo, pudimos comer tranquilamente… o sea, que no lo tiene mal para ver esa zona… a mí lo que más miedo me dió fué el cabo de gata… tiene unos tres o cuatro kilómetros de un solo sentido al borde del precipio…. que yo lo pasé fatal durante la ida.. y durante la vuelta… pero todo estupendo… el viaje, una maravilla.

    De nuevo, Conrad, enhorabuena por tu blog… está genial.

  • hola Conrad & Echobelly!
    acabo de leer vuestro mensaje en nuestro blog y aquí estoy! (Sr. Caracol)
    pues nosotros hemos estado 3 veces por Cabo de Gata con la auto y con camper y no hay ningún problema para pernoctar, al contrario! el único problema es si uno no se esconde bajo un árbol, ya que a primera hora de la mañana el sol aprieta fuerte!
    He leído mucho sobre problemas con la Guardia Civil y demás, pero como siempre, mi experiencia es otra. Incluso han dado un par de vueltas alrededor de mi auto una noche y no me han dicho ni “mú”. Si os interesa hacer algún viaje, tengo guardadas las coordenadas de algún sitio donde pasé la noche.
    Lo que más recuerdo ahora mismo es levantarme a las 7 y bañarme desnudo con el sol como único espectador…
    saludos!

  • Te tomo la palabra con lo de las coordenadas Sr. Caracol, ya que es un viaje que tenemos pendiente repetir con la autocaravana. Además supongo que el amigo Luis agradecerá los buenos consejos. Por cierto … lo de bañarse seria en verano, no? Pq nosotros estuvimos en Semana Santa y no había quien metiera ni el pie ;-)

    Alundra, me alegra saber que coincides con lo de que no hay problemas para pernoctar por allí. Lo que no recordaba era el mal camino hasta Cabo de gata y ahora que lo dices …. recuerdo que en algún tramo lo pasamos mal hasta con el coche!!! Con los autobuses de cara!!! Olvidamos poner ese “pequeño detalle” en nuestro relato!!!!

    Un saludo a los dos, gracias por vuestros comentarios y felicidades por los respectivos blogs!

  • Que bien ¿eh? con el 4×4 pudiendose meter por todas las pistas y caminos.
    Con lo cerca que tengo Almería y lo que me cuesta tirar para el Sur. No tengo perdón y menos después del relato.
    Saludos

  • Hombre apegao, que alegria leerte otra vez! realmente si que no tienes perdón, Andalucia tiene lugares preciosos donde perderte y estar flotando en cualquier nube : – ) Fuera de coñas, la ruta que hicimos fue muy divertida, yo me lo pase como un niño con zapatos nuevos. Ya sabes si te animas, aqui estamos para lo que necesites…

    Por cierto me pase el otro dia por tu blog y vi cosillas interesantes, ya he tomado notas para futuras escapadas…

    Saludetes.

    echobelly.

  • Precisoso relato! Gracias

  • Gracias Chris. Bienvenida a nuestro blog.

  • Nosotros de improvisto esta año hemos acabado en Tabernas. Salimos el viernes por la noche de Barcelona con la intencion de dirigirnos a la costa murciana y almeria ciudad. La primera noche dormimos en el area de servicio de la AP7 en Benicasim, el dia siguiente lo pasamos en Cabo de Palos y La Manga donde tambien dormimos, seguimos para Cartagena y por la tarde nos dirigiamos hacia Almeria ciudad, pero los planes cambiaron y acabamos en Tabernas. En Tabernas hay un parking pequeno en bateria al final del pueblo, que no nos gusto demasiado..por lo que fuimos a preguntar al restaurante Las Eras (en la entrada en la calle principal junto a la gasolinera), una gente muy amable. Cenamos en su restaurante y nos dejarón quedar en su parquing. Hoy visitaremos el Fort Bravo i realizaremos alguna excursion en bici, pensamos en quedarnos otra noche aqui y Almeria a lo mejor vayamos a partir de mañana o en otra ocasion. Esta zona del desierto de Tabernas tiene su encanto!

  • Tomamos nota pues es un destino al que nos gustaria regresar.

    Eso si, permitenos que hagamos un pequeño inciso a tu comentario, para recordaros que no es aconsejable pernoctar nunca en áreas de autopista con la autocaravan, pues son objeto de muchos “amigos de lo ajeno”.

    Un saludo

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>