Benabarre, tierra de leyendas

oct 3, 2012 by     3 Comments    Posted under: Autocaravana, Lugares con encanto, Propuestas

Son muchas las aventuras que estamos acumulando durante estos meses pasados. El buen tiempo nos ha permitido ponernos al día y disfrutar tanto de unas esplendidas vacaciones de verano como de alguna que otra salida con un resultado realmente satisfactorio. Supongo que cuando hay ganas y el buen tiempo acompaña, todo sale bien, y de esa suerte es de la que estamos disfrutando en nuestras últimas salidas con la autocaravana. De todas ellas os daremos buena cuenta, pero antes os queremos ofrecer unas pinceladas de un pequeño lugar que tuvimos ocasión de visitar. Se trata de una pequeña población, situada en el límite entre las provincias de Lleida y Aragón, denominada Benabarre. Con ella nos une un importante vínculo familiar y fue precisamente ese el motivo que nos llevó hasta ella recientemente.

Es Benabarre una población que habíamos visitado en muchas ocasiones pero a la que, por obligaciones familiares, nunca habíamos destinado el tiempo suficiente para conocerla. Población de paso obligado para muchos de los que se dirigen a la Vall d’Arán, muchos únicamente conocerán de ella su famosa fábrica de chocolates, Chocolates Brescó, de la que nuevamente tuvimos ocasión de disfrutar y recomendamos encarecidamente, pues en ella puedes llegar a sentirte dentro de la novela de “Charlie y la fábrica de chocolates ”.

Sin embargo, Benabarre dispone de muchos otros tesoros como el casco antiguo de la población y muy especialmente su castillo, que se encuentra en proceso de rehabilitación desde el año 1991. Sus orígenes se remontan a finales del siglo X, época en que Benabarre se encontraba bajo dominio musulmán. Fue a finales del año 1062 cuando el rey aragonés Ramiro I conquistó la fortaleza, de cuya época data la defensa perimetral del cerro en que asienta, con cubos de muralla de sección rectangular. El Castillo de Benabarre pasó a ser residencia condal y su iglesia románica se transformó en un imponente templo gótico. En 1.322 Jaime II otorgó el título de conde de Ribagorza para su hijo D. Pedro de Aragón y la villa se convirtió en capital ribagorzana. A finales del primer tercio del siglo XVII, el castillo se mandó rehacer ante el advenimiento de la Guerra de Secesión Catalana. Más adelante, la guerra de Sucesión Española, la Guerra de la Independencia y las Guerras Carlistas, convirtieron al Castillo en ruinas y por último, durante el último cuarto del siglo XIX, los restos de la iglesia gótica fueron adaptados como pabellón militar dotándola de dos pisos y trasladando el arco del coro al piso superior.

Como veréis, los restos del Castillo son en realidad la superposición de tres recintos fortificados, dos iglesias y una cisterna, que hacen de su visita algo realmente excepcional, pues se podría decir que el castillo de Benabarre es un auténtico archivo en piedra que permite arrojar luz sobre la historia de la zona.

Pero no solo el castillo merece la pena la visita en Berabarre pues, situada en las afueras del municipio, se encuentra al lado de un enorme nogal, la hermita de San Medardo, en un bonito paraje acondicionado como merendero. Entre sus curiosidades se atribuye el carácter milagroso del cerrojo de la ermita pues se dice que quien lo toca puede recuperar la fertilidad perdida. Pero sin duda, una de las mayores curiosidades de San Medardo es la Leyenda que sobre ella existe.

Dícese que en un breviario antiquísimo de la Iglesia Mayor de Benabarre, consta que las reliquias de San Medardo fueron dejadas por el emperador Carlomagno. Parece ser que en alguna retirada fueron escondidas bajo tierra en un lugar del valle de Linares para evitar que fueran profanadas por la “impiedad” de los bárbaros y la posterior ocupación del país por los árabes. Cerca del valle de Linares había una masía, desde la que acudía todos los días un buey que, cuando le quitaban el yugo y lo dejaban suelto después de trabajar, se llegaba al valle de Linares a escarbar en un lugar concreto. Intrigados por el comportamiento de la bestia, sus dueños decidieron terminar lo que el bovino no acababa, hallando una arqueta de madera que contenía los restos de San Medardo. Sin tocarla, avisaron a los monjes de San Benito quienes trasladaron la arqueta al santuario de Santa María de Linares, mientras que en el lugar del encuentro apareció un hermoso manantial. A la vista de tal prodigio, se nombró a San Medardo patrón del pueblo.

En el lugar donde se encontraron las reliquias se construyó la actual ermita con una artística verja rodeando el mismo manantial. Dicho manantial se conserva dentro de la ermita y su caudal sale al exterior todavía hoy por las bocas de dos cabezas de buey de bronce.

3 Comments + Add Comment

  • Enhorabuena por el artículo y las bonitas fotos. Muchas gracias por difundir el patrimonio de Benabarre.

  • vivo en benabarre y me ha encantado leer tu escrito!!!! gracias por tus cariñosos comentarios acerca de Benabarre!! enhorabuena por tu articulo y por compartirlo con todos!!!

  • Gracias a ambos por vuestros comentarios. Lo cierto es que los trabajos de rehabilitación tanto del Castillo como del Pozo de Hielo son excelentes. San Medardo … está fantástico como siempre!

    Un saludo

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>