Un sueño… MADEIRA

jul 31, 2006 by     No Comments    Posted under: Lugares con encanto, Propuestas

Madeira es una preciosa joya perdida en medio del océano Atlántico y además es Patrimonio de la Humanidad, no se puede pedir mas, no? … Pues si, es un sitio perfecto para hacer trecking, tiene un clima perfecto y uno de los paisajes volcánicos mas bonitos e increíbles que he visto, con permiso de Santorini … Además de una flora que cubre las montañas esmeraldas de la isla, los jardines tropicales y las aguas atlánticas forman la ecuación perfecta para que éste sea un rincón idóneo para el descanso.

Nada más llegar, se entiende por qué cada día son más los que aquí se protegen del invierno. Estamos a casi 1.000 kilómetros de la capital portuguesa, pero en Madeira se tiene la sensación de que las distancias no existen. Es otro mundo, lo único que hay que hacer es alquilar un coche y lanzarse a descubrir esta isla, donde todo es paz y encantos naturales. Es la isla de la eterna primavera, ya que sus temperaturas siempre oscilan entre los 19 y 23 grados.

Camino de la capital de la isla, por la carretera R-101, llegamos a Caniço, donde es obligatorio detener nuestro modo de transporte, en el mirador de Garajau para observar una panorámica de la bella bahía de Funchal, cuyas casas cuelgan sobre las colinas que descienden al océano.

En Funchal, hay monumentos que no se pueden dejar de ver, como la catedral y las iglesias de San Juan Evangelista y Santa Clara, aunque para entablar contacto con los lugareños lo mejor es perderse por el Mercado dos Lavradores, donde el trabajo de los vendedores se mezcla con el colorido de las flores y de las frutas. Desde Funchal, el acceso a cualquier punto de la isla es fácil y rápido, especialmente a Câmara de Lobos, que está conectada por autovía.

Llegando a Câmara de Lobos sorprende encontrar la visión de la soberbia bahía de la ciudad, cuya belleza y la de los viñedos que la rodean se contempla desde el mirador del Pico de la Torre. Un poco más adelante se encuentra el Cabo Girao, con 580 metros de altitud: aquí el mar parece más abierto. Al llegar a Ribeira Brava, dejamos la R-101 para girar a la derecha y adentrarnos, a través de la R-104, en el Parque Natural de Madeira.

La carretera nos lleva a Serra de Agua. El trazado del asfalto serpentea entre riachuelos, prados y elevadas cumbres. Lo mejor es conducir sin prisas para descubrir los secretos de Madeira. Las más de doscientas levadas de agua que atraviesan el Parque Natural, entre valles y montañas, son perfectas para hacer rutas de senderismo y para descubrir su exótica vegetación, con especies florales únicas como la laurissilva.

Las casas blancas de la pintoresca villa de Sao Vicente marcan el final de la R-104. En Sao Vicente tenemos dos opciones. La primera de ellas nos lleva hasta Santana, donde sale una pequeña carretera que asciende hasta el Pico Ruivo, una de las dos montañas volcánicas que están en el corazón de la isla sobrepasando los 1.800 metros de altitud.

Sin embargo, en dirección contraria, la segunda opción a tomar en Sao Vicente es la carretera que corre en paralelo a la costa durante 18 kilómetros salvando túneles y cascadas para llegar a Porto Moniz. La belleza de la carretera aumenta al contemplar las piscinas construidas entre las rocas del mar en Porto Moniz. Un lugar único.

Madeira es otra de nuestras asignaturas pendientes, este Verano queríamos acercarnos desde Lisboa, pero nos parecía demasiado lio, con la ruta tan amplia que hemos escogido para este año, (ya que haremos desde Oporto hasta la zona mas rencondita del Algarbe) pero no desistiremos del intento, y puede ser que en alguno de los puentes que quedan hasta finalizar el año, nos ofrezca la posibilidad de acercarnos unos días… ya os iremos informando…

Got anything to say? Go ahead and leave a comment!

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>